Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 9 de junio de 2014

Relato nº 64 Un héroe sin gloria




Sonreí. Adoraba los momentos previos a la batalla. Era entonces cuando más fuerte y poderoso me sentía. Desconocía el temor y los nervios. Disfrutaba del instante en el que el peso de la coraza oprimía mi pecho y la afilada hoja de la espada me arañaba la mano. Una sensación de superioridad recorría mis entrañas cuando me convencía de que los espíritus de la tempestad velarían por mi seguridad.
     Aquel iba a ser un gran día. La batalla se presentaba compleja e imposible. La muerte parecía la única capaz de salir victoriosa de aquella llanura, pero eso no me asustaba. Carecía de familia y los pocos amigos con los que contaba lucharían a mi lado. Si caían, lo haríamos juntos.
   Anhelaba un destino glorioso de sacrificio y dolor para que mi recuerdo perdurara junto con el de todos los valientes kalandryanos que estábamos dispuestos a morir en aquellas montañas.

   La Guardia del Témpano tardaría al menos una jornada más en llegar. Ellos serían capaces de vencer a aquellos desgraciados, estaban adiestrados para triunfar y contaban con la inestimable ayuda de sus vakhalis. Pero mientras llegaban, nuestra escasa guarnición era la encargada de plantar cara a los utsurianos.
     Lo que parecía una mera maniobra de persuasión se transformó en un ataque en masa. Resistimos durante al menos dos jornadas y debíamos hacerlo una más para que llegara la Guardia del Témpano. No pretendíamos sobrevivir, sólo impedir que aquellos animales cruzaran las montañas y destruyeran las aldeas cercanas. Su armamento y sus máquinas de guerra eran terroríficos. Destruían a hombres y animales como si de muñecos de trapo se tratara.
    Posiblemente fuera mi última batalla, pero estaba dispuesto a afrontarla con honor y valentía. A mi lado se colocaron mis compañeros de siempre, hombro con hombro. Todos sonreían altivos, animando a la muerte a que los llevara con ella.
    La lucha no se hizo esperar. Los utsurianos atacaron con todo su arsenal. A izquierda y derecha llovían flechas de fuego que incendiaban todo lo que rozaban. Pude ver a uno de mis camaradas arder encogido con una de esas saetas atravesándole el vientre. Sabíamos que el valor sería nuestra principal arma, así que lo blandimos con pasión. Avanzamos a pesar de la superioridad enemiga y, sin que los utsurianos pudieran creerlo, alcanzamos su retaguardia. Durante horas atacamos a aquellos malnacidos. Rompí brazos y piernas, abrí estómagos y atravesé corazones con mi espada. Mi cuerpo, mi templo, también sufrió los envites enemigos. Con cada golpe descubría un nuevo hueso y un nuevo músculo que se fortalecían con el dolor.

    Vi caer a todos mis amigos y compañeros, pero no me rendí. Sabía que la muerte me esperaba y estaba ansioso por hallarla para alcanzar el destino de los héroes kalandryanos de los que siempre hablaban las leyendas. Los bardos escribirían proezas sobre mis acciones.

    Cuando la noche se acercaba sentí un fuerte golpe en la cabeza; el final había llegado…



    Desperté dolorido y con una fuerte resaca, como si hubiera pasado muchas jornadas saboreando la dulce hidromiel kalandryana. ¿Qué ocurría? Debía estar muerto, tenía que haber alcanzado mi destino glorioso, pero en lugar de eso me hallaba en una cama caliente, tapado por unas pieles de oso. Reconoció la estructura de aquella choza, seguía en Kalandrya, sin lugar a dudas.

    Me vestí con las ropas que encontré y me cubrí los hombros con la piel. No tuve que andar mucho, ya que nada más salir de aquel cuarto encontré a una joven de gran belleza que sonrió al verme.

    — Has regresado del mundo de los espíritus —me dijo.

    — ¿Cómo he llegado hasta aquí?

   — Mi nombre es Aijazsu. Te encontré en plena batalla, cubierto de sangre y con un fuerte golpe en la cabeza. Como pude, te oculté en una cueva de las montañas cercana al campo de lucha y esperé a que la noche cayera para sacarte de allí.

    — ¿Qué hiciste qué? —pregunté indignado.

    — Llegué hasta allí en busca de mi hermano. Es apenas un niño. Os siguió con la intención de ayudaros pero es incapaz de sostener una espada. Lo encontré al poco de comenzar la lucha y nos ocultamos juntos en una cueva. Entonces vi cómo te herían. Cuando el guerrero utsuriano que te atacó iba a rematarte con su espada en el corazón, una flecha le atravesó el suyo y cayó sobre ti, ocultándote del resto de enemigos. Aproveché que nadie observaba y me acerqué hasta tu cuerpo moribundo, arrastrándote hasta la cueva para protegerte.

    Me arrodillé incrédulo. No podía creer lo que estaba escuchando. Una muchacha me había robado el destino heroico al que estaba llamado. La sangre fluyó ardiendo por mis venas y alcanzó mi cabeza a la velocidad del rayo, obligándome a levantarme del suelo. Sin pensarlo agarré a aquella joven por el cuello sin parar de gritar:

    — ¡Me has robado la gloria!

56 comentarios:

  1. Hola.
    Me ha gustado bastante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nacho.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me encanta este relato :-)) Soy fan de lo que yo llamo fantasía real, es decir, eso que aun siendo fantástico podría ocurrir. Muy bueno el final O_O
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Cruz.
      Bueno, esperemos que éste en concreto nunca se haga realidad.
      Un beso

      Eliminar
  3. Buenas noches Miguel!! Es una historia muy entretenida con un inesperado final. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Ya puedo imaginar el anuncio en el periódico: "Heroe sin gloria mata a mujer por arrebatarle la gloria de su muerte"
    Lo siento, no pude evitar colgar el chiste.
    Siempre es un grato placer pasear entre estas páginas.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por poder contar con tu presencia, aunque sea virtual, Richard.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues a mí me encanta que te encante ;)
      Un saludo

      Eliminar
  6. XD A mí me ha parecido una historia muy divertida. Has sabido impregnar el ambiente de una trama de tensión y conflicto para luego darle ese giro que roza lo cómico cuando el soldado se da cuenta de que no ha muerto. Felicidades.

    Besotessss!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Rosa, no sé yo si la mujer que lo salva lo verá todo tan divertido ;)
      Gracias por pasarte y comentar.
      Un beso

      Eliminar
  7. Lealtad, compañía, afecto, camaradería....cualidades inperturbables entre hombres de honor. ¿A quéin se le ocurre privarlo de la muerte en compañía de sus amigos? ^_^

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Espectacular, para que decir más. La forma de contar la historia y el desenlace me encantan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias, Martina.
      Maravilloso es tenerte por aquí una semana más.
      Un beso

      Eliminar
  10. ANTE TODO QUISIERA FELICITARTE POR TU PÁGINA WEB Y POR EL LIBRO QUE HAS PUBLICADO.
    ME HA PARECIDO UN TRABAJO EXCELENTE Y DIGNO DE ADMIRACIÓN. UTILIZAS UN LENGUAJE CAPAZ DE ATRAPAR A ADULTOS Y A JÓVENES, CON UNA NARRACIÓN SENCILLA Y DIVERTIDA.
    EL MUNDO QUE HAS CREADO ES APASIONANTE Y DEMUESTRA QUE TU IMAGINACIÓN NO TIENE LÍMITES.
    SALUDOS DESDE ALGECIRAS DE UNA ADMIRADORA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Lorena, y bienvenida a Mundo Conocido.
      Espero que te quedes mucho tiempo por aquí.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Es un relato delicioso con el que he disfrutado mucho porque de principio a fin te engancha, además me he sentido identificado en muchas de las excentridades del protagonista. Ese ego subido de tengo que ser un héroe por encima de todo y todos.


    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya gustado, Narciso.
      Un saludo

      Eliminar
  12. al principio reconozco que no lo entendí y que he tenido que leerlo dos veces para comprender el final. debe ser que estoy un poco disperso ultimamente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo importante es que al final lo has captado, Salva ;)
      Gracias por pasarte y comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  13. ...excelente relato Miguel!
    Felicidades y buena semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana.
      También te deseo una estupenda semana.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Cada relato tuyo es una nueva experiencia y un sin fin de sensaciones agradables.
    ^^
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Demasiado buena para ser tan corta. Siempre me dejas con ganas de leer mas cuando entro a tu blog. Tengo curiosidad, ¿Al final la mata?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabría decirte, Juan, estoy en una disyuntiva y no sé que hacer. ¿Tú que opinas? ;)
      Un saludo

      Eliminar
  16. Ayyyy, que se nos ha puesto brabucón... Me da a mí que en el fondo va a estar encantado de haber sido salvado por una mujer. Un saludo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quién sabe! Aunque yo creo que en su caso no se trata de brabuconería sino de auténtica desesperación. :)
      Un saludo

      Eliminar
  17. Demasiado tiempo sin poder pasarme por aquí. Tengo que ponerme al día!!!
    un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de tenerte de nuevo por aquí. Espero que disfrutes con tu puesta al día.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Pobre mujer, encima que lo salva :(
    Ojalá no apriete demasiado fuerte n _ n
    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que llegue la sangre al río... No es culpa de ella pero a veces hay que dejar solo al que no desea ser salvado. ;)
      Besos

      Eliminar
  19. Una historia inquietante de búsqueda de venganza. Una carga difícil de soportar con la que tendrá que convivir el resto de su existencia si la mata.
    Felicidades por este relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es cierto que si la mata no habrá logrado nada, seguirá frustrado y, como dices, se sentirá culpable. No creo que llegue la sangre al río.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. ¡Hola!
    Me parece genial este relato, aunque me hubiera gustado mas si hubiera le dado un abrazo en vez de intentar ahogarla :)
    Gracias por compartirlo
    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendré en cuenta de cara a los próximos relatos, Susana.
      Un beso

      Eliminar
  21. jeje, te has cargado el final que todos esperábamos en el que el se despierta y le agradece con un apasionado beso que le haya salvado la vida XD ¡¡saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que no me gusta demasiado ser previsible. Jajaja.
      Saludos

      Eliminar
  22. Muy bueno Miguel. Me he divertido leyéndolo. Besos!!!!!

    ResponderEliminar
  23. Muy muy bueno. Supongo que si pregunto por el futuro de la mujer me remitirás al libro, así que no lo haré y esperaré impaciente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me vas conociendo, Luisa María... Jajaja. En el libro no se habla de esta dama, habrá que esperar al segundo...
      Un saludo

      Eliminar
  24. Excelente relato, como siempre.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Buen relato y libro ledio. He quedado prendada por el mundo que has creado y por tu talento al escribir. Espero que no tardes mucho en sacar el siguiente.
    Besitos!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Laura. Me alegro muchísimo de que el libro te haya gustado, al igual que el mundo que sigo creando cada día. Ya estoy trabajando en el segundo, aunque la promoción del primero no me permite ir al ritmo que desaría, pero cumpliré mi palabra de que esté listo el próximo año.
      Besitos

      Eliminar
  26. Un relato genial. Me encanta cómo dibujas al personaje masculino, cómo desea ser un héroe y cómo, a pesar de que le salvan la vida, se siente frustrado por no haber muerto en el campo de batalla.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mar. Me alegro de que te haya gustado y de que hayas sabido captar la esencia de la historia.
      Un beso

      Eliminar
  27. jejejeje, muy acertado el final....
    ¡¡¡¡¡¡¡¡saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
  28. Siempre me sorprendes con los finales de tus historias y eso hace que cada semana que pasa esté más enganchada a tu mundo conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer, María. Intento que mis finales sean atractivos para que podáis disfrutar de ellos.
      Un saludo

      Eliminar