Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

domingo, 20 de julio de 2014

Relato nº 70 Un salto al vacío



La comitiva real salió de Barkilea a primera hora de la mañana. Al rey le gustaba madrugar y era frecuente verlo marchar al frente de las expediciones con ese espíritu jovial y aventurero que lo caracterizaba. Había partido del castillo de Lundilia tres días atrás con la intención de visitar el norte del reino. Llevaba un ciclo completo sin dejarse ver por las costas bañadas por el Mar de Sylvilia; demasiado tiempo para un monarca al que le gustaba presumir de la cercanía que mostraba hacia sus vasallos.
            Afgruín era un soberano diferente. Si algo caracterizaba a los reyes de Sylvilia era su carácter despótico y tiránico hacia el pueblo. El reino del viento se regía por unas leyes que dotaban al rey de poder absoluto para hacer y deshacer a su antojo. No debía responder de sus acciones ante nadie y jamás un sylviliano había osado contradecir una disposición real por miedo al castigo que dicha acción supondría. Pero a Afgruín le gustaba conocer los problemas de sus súbditos e intentar buscarles solución. Siempre decía a los que lo rodeaban que de nada servía el poder sin respeto. Si un gobernante, decía, era capaz de conseguir que sus vasallos le obedecieran por el respeto que sentían hacia su persona, más que por el miedo al castigo y a la muerte, tendría allanado la mitad del camino hacia un reinado próspero y sin incidentes.
            Quizás por obrar de esta manera, en Barkilea lo recibieron como si de un héroe se tratara. Los habitantes de la villa engalanaron las calles con flores y guirnaldas, que el viento se encargó de destrozar en varias ocasiones. Todos los aldeanos salieron a las calles para vitorear al cortejo real. A mediodía, en la plaza central, Afgruín realizó una audiencia pública que nadie quiso perderse. Uno a uno, todos los barkilanos desfilaron frente al monarca para narrarle sus intranquilidades, para contarle sus problemas, o, simplemente, para desearle una larga y próspera vida.
            En la noche, el banquete, que una vez más no pudo celebrarse a la intemperie por culpa del viento, congregó a decenas de sylvilianos que rieron y disfrutaron con la compañía del rey, que se comportaba como uno más de ellos. Incluso algunos habitantes de Barkilea, sabedores de que al rey le gustaba madrugar a la hora de emprender viaje, no durmieron para verlo salir del pueblo y poder brindarle una última sonrisa y despedirlo hasta su siguiente visita.
            La comitiva real abandonó la aldea acompasada por el cántico de los gallos anunciando la llegada del alba. El trote de los caballos era ligero. Afgruín quería llegar a su siguiente destino, Vienlia, antes de que anocheciera. Todo transcurrió con normalidad hasta que llegaron al Ojo de Ilyumán. Al arribar a aquel pozo sin fondo, el séquito detuvo su marcha y todos desmontaron para cruzar por uno de sus bordes. El espacio era tan reducido que los jinetes debían vendar los ojos de sus caballos para que no sintieran vértigo al aproximarse al abismo. 



El rey marchaba el primero y sin motivo aparente mandó a todos detenerse y guardar silencio. Afgruín soltó las riendas de su corcel y se arrimó al filo del precipicio.
— Majestad, estáis muy cerca, tened cuidado — advirtió uno de los sirvientes del monarca.
Pero el rey ni si quiera lo miró. Permanecía con la vista clavada en la oscuridad  
Y entonces ocurrió.
Afgruín giró la cabeza hacia su comitiva, que contemplaban tensos la figura del monarca al borde del Ojo. Les brindó una tenue sonrisa y después volvió a centrar su mirada en las profundidades. Inspiró con fuerza y, justo antes de saltar al vacío, dijo con un tono de voz apenas perceptible:
— Ya voy.



Episodio correspondiente a la cronología de Sylvilia y que tuvo lugar en el año 413 del Segundo Comienzo.

lunes, 14 de julio de 2014

Relato nº 69 Instinto de madre



Se despertó sobresaltada sin saber con certeza dónde se encontraba. Miró a su alrededor y tardó unos instantes en reconocer su habitación. Estaba en su cama y acababa de tener la más horrenda de las pesadillas que una madre podría soñar. Cerca de ella, en la chimenea, las últimas brasas resistían antes de apagarse para siempre, proporcionando el calor suficiente para que las bajas temperaturas del exterior no se percibieran dentro de la estancia. Tras la ventana se escuchaba el rugir de la tempestad, incansable compañera de los Hurbeka desde hacía varios días.



            Celinia lo había sentido…  Lo vio tan claro. No podía ser un sueño. Se levantó con sumo cuidado para no hacerse daño en ese vientre que llevaba un ciclo y medio cobijando al heredero del clan. Le correspondía por derecho propio, ya que iba a ser el primer vástago de Loskar, esposo de Celinia y señor de los Hurbeka desde hacía tres años. Desde que se quedó encinta supo que traería al mundo un varón, porque así lo había predicho el brujo de la tribu kalandryana. Y se llamaría Leinad, su hijo, aquel que nacería antes de que la próxima luna llena alumbrara el firmamento nocturno, sería el líder del clan por derecho legítimo cuando su padre falleciese. Así debía ser porque era el designio de los espíritus de la tempestad.

Pero ese sueño…

            Desde hacía seis noches se repetía una y otra vez, siempre el mismo, sin cambios. En él podía ver con claridad cómo su vástago llegaba a convertirse en un gran guerrero, querido y admirado por todos los Hurbeka… Por todos menos por su propio padre, quien vio en Leinad a un rival desde el día en que llegó a la vida. Nunca lo quiso, jamás mostró sentimiento alguno que reflejara una muestra de cariño hacia su primer descendiente, al contrario, día tras día centraba sus esfuerzos en preparar a su segundo hijo, Korlins, que nacería un año después de Leinad. En la pesadilla, se intuía cómo Loskar trazaría un plan para acabar con la vida de su primogénito. Quería darle muerte para que no lo sucediera al frente del clan Hurbeka.

Celinia no sabía qué hacer. Sentada en la cama, aún con el sudor frío entumeciendo su cuerpo, miraba a su marido que dormía a su lado ajeno a todo lo que inquietaba a su asustada esposa. Loskar era un buen hombre del que estaba enamorada desde que era una niña. La trataba bien, la respetaba y, a su manera, la quería. Era muy diferente al ser cruel de sus sueños… Pero, ¿y si los espíritus de la tempestad le estaban mostrando el futuro? ¿Y si no hacía caso y dentro de varios años tenía que contemplar cómo su esposo asesinaba a su hijo?

Tenía que tomar una decisión y fue su intuición la que finalmente la guió. Sin hacer apenas ruido, se levantó de la cama, se vistió con varias capas de pieles, cogió en un zurrón viandas para el camino y salió de la cabaña con la única compañía de un bastón que la ayudaría a cruzar las montañas kalandryanas.

Se hizo la promesa de que jamás miraría atrás y sólo cuando los espíritus le anunciaran el fallecimiento de Loskar, regresaría a reclamar para su hijo el liderazgo del clan.

Si el destino creía tener la partida ganada, Celinia iba a demostrarle que sólo ella era dueña de su futuro.


lunes, 7 de julio de 2014

Relato nº 68 Un corazón gigante



         - Nunca debes utilizar tus poderes para hacer el mal y siempre que puedas mantén tu secreto lejos de los ojos y oídos del resto de seres que pueblan Mundo Conocido.
S    - Sí, mamá. Lo sé.
A Khirha le inculcaron desde pequeña que la magia no era algo de lo que podía presumir. Su madre y sus tías le explicaron con apenas dos años que era un don del que era mejor no alardear para no desatar la envidia de sus vecinos. Tres meses después de aquella revelación ya podía elevarse sobre los campos ayudada por los señores del viento. Poco antes de gobernar las palabras con plenitud, controlaba mejor que sus tías la elaboración de pócimas.



            Su progresión fue rápida como el agua que desciende por una cascada. Por mucho que su madre y sus hermanas trataban de frenarla, día a día descubría nuevos hechizos, cada vez más poderosos. El miedo obligó a su progenitora a cambiar de residencia. Buscó una aldea alejada de la capital y del castillo del rey. Si llegaba a oídos del monarca el más mínimo rumor de que en Sylvilia habitaba una poderosa hechicera las perseguirían y encerrarían.
            En el reino del viento no se permitía la existencia de nadie que pudiera hacer sombra a su absoluta majestad. Por eso eligió la aldea más alejada. Un pequeño poblado situado al norte, en el límite del Valle de las Lágrimas.
            Khirha fue la más beneficiada por aquel cambio, ya que podía volar libre como los pájaros sin temor a que nadie la descubriera. En aquella naturaleza salvaje, aprendió a dominar el viento a su antojo, utilizándolo en sus juegos infantiles como un compañero más. Descubrió nuevas plantas y pócimas que no dejaban de sorprender a sus tías y a su madre por su poder sobrenatural.
            Jamás utilizó embrujos para hacer daño a nada ni a nadie, sino todo lo contrario. Curó animales y plantas e incluso alejó a sus mayores de la muerte en más de una ocasión. Para Khirha dominar el viento y la naturaleza era algo para lo que había nacido y a lo que no daba la más mínima importancia, porque desconocía que pocos humanos compartían sus poderes.
            A pesar de que sus vecinos cumplieron el pacto de silencio que habían alcanzado con su familia, el rumor de su existencia se propagó como la sartnizia más furibunda. Pronto llegaron vecinos de otras aldeas en busca de pócimas para fortalecer a sus animales y plantaciones o contra el mal de la fiebre o de la pierna dormida.
            Su madre y sus tías intentaron convencerla de que debían huir, pero la necesidad de ayudar a los demás era demasiado poderosa para Khirha.
            Durante años dedicó su vida a escuchar las necesidades de la gente y tratar de solventarlas en la medida de sus posibilidades. Era tal su entrega que se olvidó de sí misma, por lo que no formó su propia familia ni viajó, como deseaba, para conocer todos los territorios de Mundo Conocido y a sus magos.
            Su bondad la mantuvo a salvo de la envidia de los poderosos y del temor del monarca, hasta que un día, una desconocida dama acudió para pedirle ayuda para enamorar al príncipe heredero. Deseaba casarse con él por encima de todas las cosas. Era una joven hermosa, con padres poderosos y pudientes, que podría conquistar a cualquier sylviliano, pero quería al hijo del rey.
            Khirha se negó. Con buenas palabras le explicó que el amor no se compra ni se vende y que el hechizo que hace que dos almas gemelas se encuentren es mucho más fuerte que el mayor de sus poderes. La hechicera le explicó que dos seres están predestinados a estar juntos mucho antes de nacer y luchar contra esa fuerza de la naturaleza es imposible.
La joven le rogó que por una vez lo intentara. Sabía que era la bruja más poderosa del reino y que podía plantar cara al mismo destino, pero Khirha rehusó una y otra vez, ya que las estrellas y el viento le habían mostrado que el heredero de Sylvilia estaba unido a otra mujer con la que encontraría el dolor y la felicidad por igual.
            La altiva doncella casadera se marchó resentida y rencorosa. Muchos advirtieron a Khirha que debía abandonar la aldea, incluido el propio viento, y decidió hacerles caso. Pero el mismo día que tenía previsto partir, una madre desesperada tocó a su puerta para pedirle auxilio, pues su pequeño, de apenas tres meses, sufría tremendos y desconocidos temblores. La hechicera no lo dudó ni un instante. No permitiría que el miedo gobernara su vida, así que acudió a socorrer a aquella joven y en apenas mediodía sanó a su hijo.
            Al regresar a su hogar, un mal presentimiento la acompañó. Dos veces estuvo a punto de darse la vuelta y huir, pero la incertidumbre y el temor a que algo hubiera ocurrido a sus ancianas tías y a su madre la obligaron a continuar camino.
            Ni siquiera llegó a entrar en su choza. En la arboleda que rodeaba el sendero hasta su hogar le tendieron una emboscada. Jóvenes guerreros lanzaron sogas a su cuello para hacerla prisionera e impedir que huyera volando. Una mujer de facciones duras la miró diciéndole:
    Deberías haber atendido las súplicas de mi señora. Te habría ido mucho mejor.
            Khirha no se resistió, ya que cuando las sogas rozaron su cuello escuchó el ulular del viento que le indicaba que se dejara llevar. Su futuro estaba en Sylvilia, donde el destino le tenía reservada una vida próspera y duradera.