Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 7 de abril de 2014

Relato nº 57 Los moradores de los bosques


No estábamos seguros de si vendrían, pero aquí están. Han aparecido entre la espesura del bosque y han rodeado el cuerpo inerte de su compañero, de su amigo, de su hermano.
    Todo es silencio. El murmullo de las hojas de los árboles moviéndose con la suave brisa es lo único que mis oídos pueden percibir. Nunca se los ha visto en grupo fuera de la protección del bosque… Su bosque.
    Ninguno de los presentes decimos nada, tampoco creo que sea una buena idea. Las leyendas sobre estos seres se contaban por miles y algunas de ellas no eran muy agradables.
    No dejaban de ser leyendas.
    Solo me había cruzado en mi vida con uno de ellos. Había preferido siempre mantener la distancia. Cualquiera que haya vivido en nuestra aldea los había visto y podía contar alguna historia en la que se han visto implicados.
    La mía ocurrió hacía veinte años.
                                                     

    Corríamos jugando a caballeros y princesas junto al linde del bosque. Julsgar chocaba su espada de madera contra la mía mientras Dhilene nos preguntaba a gritos quién sería el apuesto príncipe que la rescataría de los malvados ulldos. Sin tiempo a darnos cuenta, habíamos cruzado la frontera que nunca se debe atravesar y nos adentramos en uno de sus bosque.
    — No deberíamos estar aquí —dijo Dhilene con voz temblorosa cuando se dio cuenta de que la luz del sol apenas podía abrirse camino entre la frondosa arboleda.
    Pero era demasiado tarde. Me aleje de mis amigos imaginando que montaba un fantástico corcel y no me paré a pensar que había penetrado en el lugar prohibido donde tantas veces me habían repetido mis padres que no debía acercarme.
    — Escúchame, hijo mío —me decía mi madre. —Tu padre y yo te hemos prevenido en varias ocasiones sobre el cuidado que debemos tener los habitantes de nuestro pueblo con los moradores de los bosques.
    — Claro, madre, lo sé.
    — Y por eso no quiero que entres nunca en el bosque para molestarlos, al igual que ellos no se acercan a nuestra aldea.
    — Sí madre, no te preocupes.


    Esta conversación la teníamos al menos una vez por semana, pero supongo que a un muchacho de diez años era mucho pedirle que tuviera en cuenta esta advertencia. Por ese motivo siempre jugábamos en el límite del bosque, eso no estaba prohibido y resultaba emocionante…                                                
    El suelo del bosque estaba cubierto de hojas de colores ocres empapadas por la lluvia caída la noche anterior. Los árboles eran altos y de troncos muy anchos. Había cientos y estaban pegados unos a otros, lo que hacía que sus grandes raíces se entrecruzaran como si de poderosos brazos se tratara.
    En el bosque el cielo era de hojas. Apenas un tenue rayo de luz solar era capaz de atravesar el mar de ramas que cubría las copas de los árboles. Recuerdo que mi abuelo me decía que en el pueblo había día y noche pero que allí enfrente, en la gran arboleda, siempre reinaba la oscuridad. ¡Qué razón tenía!
    Me detuve al observar en el suelo una piedra que brillaba. Al agacharme a cogerla, pude ver por el rabillo del ojo una sombra que se movía. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y recuerdo que mis manos comenzaron a sudar. Cogí la piedra mientras me incorporaba lentamente, al tiempo que giraba la cabeza hacia mi derecha. Entonces lo ví. Se me hizo un nudo en la garganta que me impedía tragar saliva. Había oído a vecinos del pueblo narrar sus respectivos encuentros con los ulldos y recuerdo que nunca tuve miedo al escuchar los relatos, pero ahora era diferente. Aquello no era una historia, lo estaba viviendo.
    Me puse de pie y miré la figura que permanecía inmóvil frente a mí. Era muy alto, al menos para un niño de mi edad. Sus piernas y brazos estaban cubiertos de pequeñas ramas que se movían continuamente entrelazándose unas con otras. Parecían como raíces circulando sin parar en todos los sentidos. El torso era una especie de red de hojas secas de diferentes colores, inertes, como petrificadas. No sabría decir la forma exacta de la cabeza ya que el musgo y el liquen la cubrían completamente dejando unas pequeñas aberturas en los lugares donde se le presuponían los ojos y la boca.
    — P...Perdone, no era mi intención entrar —dije tartamudeando. —Sé que no tenemos que venir al bosque y también que a ustedes no les gusta que les molesten.
    La figura, que hasta ese momento había permanecido estática, giró su cabeza hacia la espada de madera que se me había caido al suelo. Me miró de nuevo y después se agachó recogiéndola. Luego se volvió hacia mí, extendió uno de sus brazos y me la ofreció. Yo elevé mis dos manos temblorosas mientas acerté a balbucear:
    — Gra…gracias.
    Me alejé caminando de espaldas sin perder de vista a ese ser que volvía a permanecer inmóvil.
    Cuando llegué al límite del bosque escuché a Dhilene cómo me llamaba a gritos.  
    — ¡Aquí, aquí estoy! —respondí.
    — ¿Estás bien? ¡Qué susto nos has dado!
    — Tranquila. No creerás lo que me ha ocurrido. ¿Y Julsgar? —pregunté.
    — Ha ido a avisar a tus padres.
    — ¡Vaya, esta vez no me libro del castigo!

                                                                      

    Nadie sabe con certeza qué ha ocurrido. Al parecer, un emisario que galopaba en los límites del bosque perdió el control de su caballo y el animal se abalanzó sobre la pequeña Iratsu, la hija del herrero, que paseaba con su madre recogiendo ramas secas para encender la chimenea. Un instante antes de que el corcel arrollara a la niña, un ulldo salió de entre los árboles y con una velocidad sorprendente se interpuso entre el caballo y la muchacha, siendo golpeado y arrastrado por el jamelgo.
    De inmediato, varios aldeanos acudieron a socorrerlo y lo llevaron a casa del curandero, que nada pudo hacer por salvar aquel cuerpo que no conocía. Lo envolvió en una tela blanca transparente y entre varios hombres lo llevaron al prado donde yo jugaba cuando era pequeño.
    La noticia ha corrido como la espuma y, poco a poco, todos los habitantes del pueblo nos hemos acercado junto al linde del bosque, donde se encuentra el cuerpo, para presentar nuestros respetos por este enigmático ser.
    Nunca los había oído hablar ni emitir sonido alguno, pero cuando han recogido el cadáver de su compañero, han comenzado a emitir una especie de silbido melódico que sonaba como la más dulce de las melodías. Dentro de la tristeza que lo envuelve todo, es hermoso verlos alejarse portando a su hermano fallecido.
    Un muchacho corre tras ellos gritando y haciendo que el cortejo se detenga antes de penetrar en la arboleda. Se acerca al cuerpo inerte con lágrimas en los ojos y deposita sobre él una espada de madera. Uno de los ulldos acaricia la cabeza del niño antes de continuar su camino hasta adentrarse en el bosque.
    La muerte termina siendo para todos el final de un largo recorrido con independencia de cual sea su origen o raíz.
    Presiento que desde hoy algo va a cambiar en la convivencia entre los habitantes de este pueblo y los ulldos.
    La suave brisa ha cesado y el silencio reina en el ambiente. Todos miramos con tristeza hacia los árboles del bosque, de donde nos llega una melodía triste y cautivadora.


64 comentarios:

  1. Buenas noches Miguel. Acabas de publicarla y la esperaba para leerla antes de dormir. Me ha encantado. Es una historia que auna diferentes valores como la amistad, el valor, el compañerismo... Simplemente genial.

    Te mando un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Rosa.
      Me alegra que haya merecido la pena aguantar despierta.
      Un beso

      Eliminar
  2. hola, me ha parecido una historia muy interesante. estoy deseando saber mas de estos hombres arbol, gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  3. Excelente y mucho más.
    Saludos! =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  4. *O*
    ¡Me encanta! Ya estoy esperando con grandes ansias el siguiente y deseando leer tu primera novela. ¡Muchas gracias por esta oportunidad que me das cada semana de leer un pedazito de tu mundo fantástico! :3 Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, Melisa, por querer leerlo.
      Un beso

      Eliminar
  5. Vaya potaje de sentimientos entremezclados. Es un relato precioso. Me gustan estos seres y como viven aparentemente al margen de los humanos, pero llegado el momento demuestran que no se puede vivir sin cooperación.

    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran resumen del relato, Susana.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  6. Me ha encantado este escrito Miguel, hasta el título me parece exquisito. Está claro que los prejuicios nos marcan desde pequeñitos y nunca sabes quien te sorprendera a pesar de su apariencia. Un abrazo grandeeee!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salva.
      Me gusta la interpretación que haces del relato.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Si el relato es genial, el final es un regalo.

    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  8. se me han puesto los pelos de punta leyendo el momento en que se alejan con su compañero muerto
    muy buena historia
    felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Scooby.
      El final es bastante emocional. Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola! Tu relato me ha resultado muy interesante. Escribes de manera sencilla e intensa. Tus textos son fáciles de leer y eso es de agradecer :3 jaja
    En serio, es una historia realmente linda :_
    Un beso..
    Vicky♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu comentario, Vicky. Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  10. Me gustan los personajes estos de los Uldos.
    Aparecerán en el primer libro de tu ssaga?

    ¡¡Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que no, mi buen amigo. Habrá que esperar al segundo libro para que podamos saber más sobre los ulldos.
      Un saludo

      Eliminar
  11. La verdad es que me encanta la forma de escribir que tienes. Creo que me he leído todos los relatos que has escrito y no me canso. Ya le tengo ganas a los libros ;) Gracias por compartirlos.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Narciso, por seguir por aquí fiel a la lectura de los relatos. Ya queda menos de un mes para que el libro esté disponible.
      Un saludo

      Eliminar
  12. Grandioso como siempre, una narración clara y amena :)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Hammer.
      Tus comentarios son siempre un privilegio.
      Un saludo

      Eliminar
  13. La verdad es que he quedado encantada con la lectura de este relato, lo disfruté muchísimo, a pesar de que el género fantástico es muy juvenil y no es de los que más me interesa. De todas formas ya sabes que me engancha tu forma de escribir estos relatos y que espero impaciente el primer libro .^_^.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marga.
      Sí, el género fantástico suele estar ligado a un público juvenil, aunque, por suerte, somos muchos los adultos que disfrutamos con una buena lectura de fantasía.
      Un beso

      Eliminar
  14. Una entrada impresionante!! me gustó muucho!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabi.
      Me alegro de saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  15. muy buena publicación.es una historia conmovedora.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Teresa.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  16. Tus relatos están llenos de autenticidad y sinceridad, y eso es lo que los hace ser tan especiales y llegar tan hondo.
    Seguiré, pues, visitando tu rinconcito para deleitarme con tan maravillosos escritos.
    Besos desde Scotland

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuánto te lo agradezco. Para mí es un placer tenerte por este rinconcito.
      Un beso

      Eliminar
  17. Ayyy como me gusta este relato. Me ha dado mucha penita al final :(

    siempre es un placer leerte.
    Muchos besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por saber que te gusta lo que escribo, Mari Cruz.
      Un beso

      Eliminar
  18. Una historia preciosa. Espero que los moradores de los bosques tengan un hueco en tu novela porque creo que se lo merecen. No me entusiasman los finales tristes, pero debo reconocer que este me ha emocionado.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tendrán, Mar. No en el primero de los libros, pero sí en el segundo.
      Un beso

      Eliminar
  19. Reconozco que soy demasiado sentimental y creo que me ha dado un poco de pena XD Pero igual te digo que me ha gustado mucho.
    Besos y gracias por este estupendo relato :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Martina.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  20. Está super bien escrito. Es adictivooo jajaja

    ResponderEliminar
  21. un relato excelente.
    enhorabuena!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Felicidades, seguro que si el libro mantiene la misma calidad que tus relatos será un éxito de ventas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruzaremos los dedos, Noe.
      Muchas gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. ¡Woooo!
    ^^
    No he podido meterme hasta ahora en el blog :)
    Es de esos relatos que merece la pena leer un par de veces. Me ha gustado mucho la historia de estos hombres aebol y el final me ha emocionado cantidad.

    Montones de besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valen.
      Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  24. Hola!
    Me ha gustado mucho, sobretodo por el tema que trata de la amistad y el compañerismo, además de las relaciones entre especies diferentes. Espero poder leer pronto tu libro
    Un beso^^

    ResponderEliminar
  25. He leido por ahí que ya va a salir tu libro, ¡¡¡que bien que bien que bien!!! Tengo unas ganas enormes de leerlo. Estoy que me muerdo las uñas y no creo que aguante mucho más XD

    ¡Un besote!

    PD. El relato genial, como siempre ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Ana María.
      Sí, ya queda poco. En apenas un mes estará disponible.
      Un beso

      Eliminar
  26. Genial el relato. Solo un pero. La escena final en la que se llevan el cadaver del ulldo muerto, yo la hubiera presentado mas fría. Creo que a los ulldos no les hubiera hecho ninguna gracia perder a uno de los suyos por ayudar a los humanos. Deberían estar muy enfadados.

    Saludos de un fan de reinos de fantasía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Joaquín.
      En el segundo de los libros, cuando nos centremos en el tema de los ulldos, verás que sus relaciones con los humanos no han sido tan fáciles.
      Un saludo

      Eliminar
  27. Fantastico!!!!!!!!!!!!!!! XD

    ResponderEliminar
  28. En tus relatos siempre se aprende algo bello.
    La historia es una oda a las relaciones entre los seres vivos, da igual humanos o no humanos. Ninguno somos perfectos y tenemos que aceptar a los demás como son porque nunca sabes cuando necesitaras su ayuda.
    Te deseo un buen fin de semana.
    Un fuerte abrazo.
    Viole

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, un comentario realmente hermoso, Violeta.
      Me alegro mucho de que te haya gustado el relato.
      Un abrazo y feliz fin de semana

      Eliminar
  29. Hola Miguel , me ha encantado la historia con esa manera sutil de desgranar los acontecimientos salpicada de intriga y fuerza en los detalles.Ha sido un placer descubrir tu blog para poder seguir leyéndote .Buen fin de semana.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por poder tenerte por aquí y contar con tus comentarios.
      Un saludo

      Eliminar
  30. que historia mas emotiva.es una pena que tenga que morir al final, ojalá sirva para que se pierdan el miedo y puedan convivir como igiales.abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  31. Me ha encantado el final de la historia, es de los que te hacen pensar y recapacitar.

    Buen relato!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier.
      Siempre es un privilegio tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar