Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 21 de abril de 2014

Relato nº 59 Diferente



Partió a media mañana, cuando el mercado estaba repleto de campesinos que intercambiaban sus cosechas con los comerciantes. Pasó entre sus vecinos con la cabeza gacha y el jubón al hombro, pero nadie parecía verlo. Incluso tropezó con una mujer que ofrecía pan a cambio de pieles de oso, sin que ella se inmutara.
            Era la historia de su vida. Su padre siempre le contaba que no nació, se cayó del cuerpo de su madre. De hecho, ella no se percató de que había dado a luz hasta que, al caminar, notó que algo tiraba de su interior y miró atrás. A escasos pasos, un bebé regordete y cubierto de sangre la miraba con los ojos muy abiertos, unido todavía a su cuerpo por el cordón umbilical.  
            Nunca tuvo amigos. Los demás niños lo ignoraban. Jamás supo el motivo ni sus padres le ofrecieron explicación coherente. Tampoco conoció a doncella alguna que fijara sus ojos en él y, mucho menos, que le dirigiera la palabra.
            Muchas veces pensó que no existía, que sólo era una ensoñación o un fantasma. Pero los pellizcos de su madre cuando no alimentaba a los animales y los abrazos cariñosos de su padre le devolvían a la realidad. Era un ser humano, tenía brazos y piernas, rostro y cabello y, por supuesto, un corazón.
            El tiempo pasaba y nada mejoraba. Continuaba siendo el hombre invisible para todos. Por eso un día decidió abandonar aquel pueblo kalandryano y dirigir sus pasos hacia una aldea más amable y cálida, quizás alguna myrthyana.
            Sabía que establecerse en cualquier otra población no sería sencillo, ya que en su nuca lucía el tatuaje del reino de las nieves, pero le daba igual. Nada sería más duro que la indiferencia a la que lo sometían sus conciudadanos desde que nació.
            Eran frecuentes las ocasiones en las que se miraba en los espejos buscando qué tenía diferente para que todos lo ignoraran, pero nunca halló respuesta.
            Ahora estaba decidido a cambiar su vida, a adueñarse de su destino, a hacerse ver. Sus padres escucharon sus argumentos y no se opusieron. Su madre parecía aliviada de que los abandonara, pero su progenitor no pudo evitar el llanto cuando lo vio partir.
            Conforme se alejaba de aquella aldea en la que sólo había vivido sinsabores, su espíritu parecía aliviarse, como si cada paso le diera la confianza que nunca había tenido. Se sentía ligero, ufano, feliz, deseoso de cruzarse con algún viajero para comprobar si la distancia le daba una cierta visibilidad.



            Apenas llevaba media jornada caminando cuando se encontró con unos campesinos. Su corazón comenzó a latir acelerado y cuando se disponía a alzar la mano en señal de saludo algo lo frenó. Aquellos hombres no lo ignoraron, al contrario, lo miraron horrorizados y corrieron en dirección contraria a él.
            Ahora sí que no entendía qué estaba ocurriendo. Se giró buscando a su espalda lo que podía haber asustado a esos aldeanos, sin hallar ni siquiera una huella que justificara su acción.
            Bueno, pensó, seguro que algo han visto que yo no he descubierto a tiempo. Y siguió caminando con el alma libre por primera vez desde que cayó del cuerpo de su madre.
            Esa noche durmió a la intemperie, cubierto por las pieles de oso que su padre le regaló en el momento de su partida y alimentándose de las escasas raíces que halló en el camino. Prefería aquella soledad justificada a la que vivía cada día en su hogar.
            El canto de los pájaros lo despertó de su profundo sueño. Era hora de emprender su camino. Siguió avanzando y en apenas media jornada alcanzó una nueva aldea. Pensó en evitarla, pero si quería que la gente lo viera, debía enfrentarla y así lo hizo.
            La reacción de los viajeros del día anterior se repitió. Los aldeanos con los que se cruzaba huían despavoridos y gritaban advirtiendo a sus vecinos. A su paso, las ventanas se cerraban y los comerciantes se ocultaban bajo sus puestos. Los animales también se escondían, tratando de pasar inadvertidos. Intentó acercarse a unos hombres que salían de la taberna para que le explicaran de qué huían, sin suerte, ya que en cuanto lo vieron echaron a correr en dirección contraria.
            Pensó que quizás fuera el ambiente de las aldeas kalandryanas y decidió continuar su camino hacia Myrthya. Atravesó montañas y senderos poco transitados para no cruzarse con nadie. Su paso por Sylvilia fue rápido como el viento que reina en aquel territorio y también transcurrió por zonas despobladas.
            El miedo había ocupado en su corazón el espacio que hasta entonces tenía el dolor provocado por la indiferencia de sus paisanos. Quizás hubiera sido mejor quedarse en casa con los dos únicos seres que lo escuchaban y hablaban. Quizás era preferible la indiferencia de sus vecinos al temor que mostraban los aldeanos de otras zonas. Quizás había algo en su alma que los demás percibían y él no.
            Sumergido en estas cavilaciones se hallaba cuando se topó con un mago. Lo reconoció por el color de su túnica y por su porte majestuoso. El hechicero no se asustó, sino más bien todo lo contrario.
            — Por fin te he encontrado —le dijo con una sonrisa en el rostro.
            — ¿A mí? —le inquirió incrédulo.
            — Sí. Llevamos años buscándote por todo Mundo Conocido. Tu momento ha llegado y debes unirte a nosotros—, explicó el mago.
            Por primera vez supo que había encontrado su destino. Aquel hombre ni lo ignoraba ni lo temía. Le ofreció un espejo donde podía verse a través de los ojos de la gente. La imagen que le devolvió el cristal lo hizo estremecerse.
            — Hechizamos a tu madre cuando se quedó embarazada para evitar que nadie de su alrededor, incluido tú mismo, pudiera contemplar tu verdadero rostro hasta que te encontráramos. Entonces ella huyó y no hemos dejado de buscarte.
            Él apenas lo escuchaba. La imagen que le mostraba el espejo lo tenía absolutamente hipnotizado. Un rostro transparente y afilado le devolvía altivo la mirada. Aquella faz no era humana. Se acercó una mano a la cara para comprobar si el reflejo era realmente suyo y vio como una garra de afiladas uñas se mostraba en aquel diabólico cristal. Sin pensarlo dos veces, intentó clavársela en la garganta para acabar con aquel horrendo ser, pero el mago se lo impidió.
            — Yo te enseñaré a vivir con tu apariencia. Pronto comprenderás que la humanidad de los hombres no se puede mostrar físicamente, sino que se mantiene oculta en el corazón de cada persona. Cuando logres aceptarte tal y como eres, estarás preparado para que los demás te respeten como su igual.
            Cabizbajo, tembloroso y con las lágrimas resbalando sin control por su rugosa mejilla, cogió la mano del mago y, como si de un muchacho de corta edad se tratara, se pegó a su túnica y se perdió entre la bruma siguiendo el camino que le había marcado su destino.


               

66 comentarios:

  1. Mi buen y admirado escribiente. Sin duda los finales sin final son ya la marca de la casa. No puedo mas que felicitarte por el buen hacer continuado de tus obras.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer leer tus comentarios, Richard.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  2. Un relato excelente. Me ha mantenido en vilo hasta que se ha ido con el mago. Me quedo reventando por saber como sigue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos.
      Lo sabrás, que no te quepa duda.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Buenas noches Miguel.
    Sólo quería felicitarte una vez más por este estupendo relato que me ha enganchado desde el principio hasta el final.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. un mago? y es muy poderoso? que clase de hechizos le hizo a su madre? lo siento, la magia es mi pasión :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo, Merlín. Tu nombre ya permite intuir algo al respecto ;)
      Un saludo

      Eliminar
  5. ¿Y qué ocurrió con el protagonista y con el mago? No nos puedes dejar así... Nos situas en la historia, nos pones los dientes largos y nos dejas abandonados. Quiero más. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Elena, solo puedo decirte que continuará... ;)

      Eliminar
  6. La vida es como un círculo imperfecto en el que no dejamos de dar vueltas empeñados siempre en obtener respuestas. En este caso no fue capaz de darse cuenta de que era diferente a los demás, hasta que se lo mostraron.

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita reflexión, Amelia.
      Gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  7. es una historia muy interesante :) lastimosamente no estamos preparados para aceptar entre nosotros a personas distintas a la mayoria

    Saludos ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lacra adosada al ser humano, Mariam. Triste, pero real.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Venga ya, no cuela, nadie es tan monntruoso para pasar desapercibido y si lo es, mejor para él, podría dominar el mundo sirviendose del miedo de la gente ;) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es una forma de verlo. Preferiría que alguien no llegara a gobernante gracias al miedo que pueda provocar en los demás, pero nunca se sabe...
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me encanta como narras la historia introduciéndonos en la vida del protagonista para que nos de más pena la situación que vive. Lo que no me gusta tanto es que dejas demasiados interrogantes que debes resolver...Un beso ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino, Rosa.
      Como ya alguien ha mencionado, comienza a ser una marca de la casa ;)
      Un beso

      Eliminar
  10. porfavor dime que va a haber segunda parte.no me puedo quedar sin saber que será del prota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La habrá, Ana, pero tendrás que esperar a leeer los libros.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Ha sido maravilloso leer este relato :s
    Lo mejor de tus historias es que las pueden leer cualquiera independientemente de que les guste la fantasía o no

    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marga.
      Esa es la idea y de momento creo que vamos en buen camino.
      Un beso

      Eliminar
  12. Muy bueno!!!!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  13. Un buen relato. A veces no conformarse con lo que tenemos nos ayuda a descubrir quienes somos, aunque no nos guste. Enhorabuena, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me he quedado con ganas demás.¡Otra vez será! ^^
    Es un relato que invita a la reflexión y a dar gracias por lo que tenemos, porque siemre hay alguien que está peor que nosotros.
    Besos
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura.
      No puedo estar más de acuerdo contigo.
      Un beso

      Eliminar
  15. He releido el relato un par de veces y si cabe me ha gustado más aún la segunda. Es formidable lo que me haces disfrutar cada semana. Estoy impaciente de poder tener el libro ya en mis manos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya queda menos, Ainhoa.
      Muchas gracias por pasarte, leer y comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Desangelador relato. He captado la angustia de ese pobre hombre.

    Abrazos apretados ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, Susana.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. La verdad es que me ha gustado mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. ¡Fantasía en estado puero! tu libro va a estar muy bien. Lo quiero yaaaaa ¡Te sigo en tu blog y en twitter! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juana.
      Ya queda poco para que puedas tener el libro.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. aaagg, me acabas de recordar que siempre que me miro al espejo me veo muy guapo pero luego no ligo nada con las chicas. será un hechizo? XD

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, es una posibilidad que deberías tener en cuenta, Nacho ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Lugares ensoñadores donde la imaginación y el deleite de las letras se funden.
    Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita frase.
      Muchas gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  21. Fantástico, como siempre :)
    Besos y abrazos

    A y Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástico es teneros una semana más por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Un magnífico cuento Miguel. Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabi.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  23. Capaz eres con tus letras de enganchar a la vida a un difunto, no te quepa duda.
    La imaginación que tienes es para decirte chapeau.
    Besos
    Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, comentarios como éste me dejan sin palabras.
      Gracias, Belén.
      Un beso

      Eliminar
  24. Es una pena que hasta en los relatos de ficción el interior se esconda tras el exterior. Una gran historia. Enhorabuena. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  25. hola Miguel ^^
    me ha encantado la historia.a decir verdad he llegado a agobiarme pensando en el sufrimiento de ese pobre chico.besotesssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  26. Me ha gustado mucho, es una historia muy original! En estos momentos estoy leyendo cancion de hielo y fuego y me atrae todo lo que sean reinos, espadas y magia.

    Un besito ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, qué decir del maestro Martin.
      Disfruta mucho con tu lectura, es una excelente novela.
      Gracias por dejarte caer por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  27. """Nada sería más duro que la indiferencia a la que lo sometían sus conciudadanos desde que nació"""... Comparto esta idea. Creo que no existe mayor desprecio que la indiferencia.
    Buen relato
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo, Javier.
      Un saludo

      Eliminar
  28. ME ENCANTÓ Y TE EXPRESAS CON MUCHO SENTIMIENTOS. ES DOLOROSO VER LA DESESPERACIÓN DE QUIEN SE SIENTE RECHAZADO. OCURRE CONSTANTEMENTE EN LA VIDA REAL.
    SALUDOS DESDE SCOTLAND

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Eilean. por desgracia es algo muy común.
      Gracias por pasarte y comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  29. Hola!!!
    Me he quedado maravillada con tu historia. Gracias por compartirla. Besos

    ResponderEliminar
  30. Fantástico Miguel ! Me ha encantado el relato y desde el principio me has tenido pendiente del desenlace.Escribes muy bien. ¿ Continuará la historia ? Espero que sí.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras.
      Como siempre, es un placer tenerte por aquí.
      Podrás conocer mucha más de la historia, pero tendrá que ser ya en los libros de la saga.
      Un abrazo

      Eliminar
  31. Qué genial! Me ha encantado y ahora mismo me voy a leer los demás *_* Espero que publiques pronto porque es perfecto lo que haces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Francisco.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  32. Hola!! Me ha gustado mucho tu relato!! Sigo muy pendiente de la salida de tu libro!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Melisa.
      Ya falta muy poco para verlo publicado.
      Un saludo

      Eliminar
  33. Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar