Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Relato nº 41 La última ola



Traull seguía mirando cómo rompían las olas. El joven sylviliano, de 21 años, podía permanecer durante días sentado en la playa observando los movimientos del mar. Desde pequeño se sintió embaucado por el gran azul. Siempre soñó poder cabalgar sobre el oleaje, dominando su fuerza y dirigiendo su rumbo.
            Traull era querido por todos. Siempre dispuesto a echar una mano allí donde hiciera falta. Por muy nublada que amaneciera la mañana, en su rostro aparecía dibujada una sonrisa capaz de alegrar las tristezas más amargas. No sólo derrochaba entusiasmo y ganas de vivir, sino que contagiaba ese júbilo por disfrutar cada instante que nos regala la vida.
            Un caluroso día, cuando el alba aún no había decidido mostrarse al mundo, Traull permanecía sentado sobre la arena con la única compañía de su inseparable tabla. La cogía con mimo, con suavidad, como una madre mece a su recién nacido. Dos ciclos solares atrás, había tenido la que, sin lugar a dudas, sería la mejor idea de su vida. Después de años de contemplar las olas, llegó a la conclusión de que para cabalgar sobre ellas necesitaría algo que flotara y que le permitiera ponerse en pie. Así que, sin pensárselo dos veces, corrió hasta su casa y entró en una habitación que utilizaban para almacenar muebles y enseres inservibles. Allí, en una esquina, soportando el peso de una tejedora y varios capazos de herramientas oxidadas, había una mesa alargada de pequeñas dimensiones. Traull apartó todo lo que se apilaba sobre ella y le quitó las cuatro patas. Luego salió con la madera pasando por delante de sus padres, que lo miraron con extrañeza, y se dirigió a la playa. Con ayuda de una sierra y piedras afiladas que le servían para lijar, fue cortando y raspando el tablón hasta darle en sus extremos la curvatura deseada. Después de tantos años analizando los movimientos del mar sabía perfectamente qué forma debía tener aquella tabla para lograr su cometido. Una vez la hubo terminado, la echó al mar para comprobar con satisfacción que flotaba y soportaba el envite de las olas. Entonces, con la valentía que su juventud le aportaba, se recostó sobre el tablero y comenzó a nadar mar adentro desafiando las imponentes olas del Mar de Sylvilia. El reino del viento poseía las mareas más vivas de todo Mundo Conocido. Ondas marinas capaces de hacer temblar al más experto pescador, pero que no evitaron que Traull sonriera envalentonado sobre su tabla. Luego, sólo tuvo que dejarse llevar y esperar a que el oleaje hiciera el resto.
            Desde ese día no faltó nunca a su cita matinal. Sus familiares, amigos y vecinos se agolpaban a menudo en la playa para ver al joven desafiar al mar más enfurecido. Una y otra vez, Traull surcaba las olas más temibles a lomos de su tabla, erigiéndose señor de un mundo de diversión y deleite. Cuando caía, se levantaba y buscaba de nuevo el empuje del agua para poder volver a ponerse en pie. Nunca desistía. Siempre incansable, con valor, tesón, coraje. Orgulloso de lo que hacía y sabedor de que no hay nada más gratificante en la vida que hacer realidad los sueños.
            Pero el destino no siempre depara alegrías…
            Hace unos días, el joven Traull hizo frente a su última batalla. Sin miedo y con la valentía que siempre albergó su maltrecho corazón, se despidió de sus padres, de sus familiares y de sus amigos, para acometer una peligrosa aventura que no tuvo el final esperado. En nuestro recuerdo quedará por siempre su sonrisa, su amabilidad, su disposición…
            Dicen los pescadores que faenan las aguas de Mundo Conocido, que en el cielo ha aparecido una estrella que brilla más que Dalurne y que ilumina la superficie del mar cada noche, mostrando la silueta de una tabla que flota a la deriva esperando que Traull regrese para así, juntos de nuevo, cabalgar una vez más sobre las olas…





En memoria de Raúl Martínez-Illescas Ramos
¡Hasta siempre, joven guerrero!




58 comentarios:

  1. Vaya, como lamento haber leido el final. Me estaba encantando la historia porque soy un aficionado a todo lo que tiene al mar por protagonista, pero no imaginaba que tenía algo de real.
    DEP
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
  2. Muy emotivo Miguel y muy triste. Lamento mucho lo de este chico. Desde aquí doy todo mi apoyo a su familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Cruz.
      Seguro que te lo agradecerán enormemente.
      Un beso

      Eliminar
  3. Un homenaje muy lindo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Débora.
      Conozco a varios de sus familiares y quería de alguna manera aportar mi granito de arena para que siga vivo ese recuerdo de la gran persona que fue.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Tengo una amiga que lo conocía. Cuenta que era una persona maravillosa. Que pena :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda era un ser maravilloso, Elena.
      Una trágica pérdida.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola! pasaba para decirte que hemos subido nuevo capi.. triste final lo de este chico..supongo que a todos nos llegará la hora tarde o temprano, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un final nunca deseado.
      Gracias por pasarte.
      Un saludo

      Eliminar
  6. una bonita historia con final tragico. mis condolencias a sus seres queridos.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Juan.
      Seguro que las agradecen.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Buenos días Miguel!!!
    La verdad es que me he quedado sin palabras y con el corazón encogido. No esperaba que la historia estuviera basada en hechos reales recientes.
    Qué injusta es la vida!!!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que la vida es injusta es algo que sé desde hace tiempo, Alexia. Pero no es hasta que ves sufrir a gente que aprecias cuando te das cuenta de la crueldad e injusticia con que nos trata a veces.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Es una entrada preciosa. No conocí a este chaval ni a sus familiares, pero quiero aprovechar esta oportunidad que me das en tu blog para transmitirles mis vibraciones más pòsitivas en el mal momento que deben estar pasando.

    BESOS

    ResponderEliminar
  9. gracias por acordarte de Raul. no se si lo sabias pero el leia este blog tuyo y fue gracias a el que tambien lo leo yo. muchas gracias
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo sabía. Me lo dijeron después de haber fallecido.
      Me produce mucha alegría saber que tengo seguidores que llegaron hasta aquí gracias a Raúl.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Un homenaje precioso. No lo conocí, pero, por lo que he oido de él, debía ser una persona increíble. Sin lugar a dudas merecía este relato y muchos más. Mucha fuerza a la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo conocí personalmente, Mar. Pero he leido y escuchado tanto de él estas dos últimas semanas que he llegado a sentir su ausencia.

      Eliminar
  11. Lorena devesa torres2 de diciembre de 2013, 10:59

    Muy bonito Miguel, lo has descrito tal cual, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Lorena.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  12. Es un relato precioso. Muy triste. Lo siento mucho.
    Un abrazo muy fuerte a toda la familia de este chico.

    ResponderEliminar
  13. :( Qué penita!!!!!
    Muchos besos y abrazos a todos los que le conocisteis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sus familiares te lo agradecen mucho.
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.
      Un beso

      Eliminar
  14. Es triste tener que leer que los hechos son reales.
    Muy buen relato
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Créeme, Toni, si te digo que no sabes lo que me gustaría que todo el relato fuera ficción.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Una historia muy buena. Bien escrita y bien relatada. Lástima del desenlace.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Gracias por este bonito gesto. Los que conociamos a Raúl sabemos que lo has descrito como era. Estaría muy orgulloso.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Antonio, por pasarte. Sólo he intentado aportar mi granito de arena para homenajear a esta gran persona.
      Un saludo

      Eliminar
  17. Me encanta el tiempo que paso leyéndote, que pena que se haga tan corto.
    Gracias por regalarnos este relato lleno de emotividad.
    Todo mi cariño para ti y los familiares de Raul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Siempre es un placer leer tus comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Descansa en paz y que tu espíritu navegue libre sobre las olas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quepa duda que ya lo hace, Melisa.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Madre mía, escribes de una forma increíble siempre consigues que me toque mi vena sensible (lo cual no es mu difícil) pero en serio, me ha encantado! Realmente maravilloso y triste, para qué negarlo...
    ¡Me encantará leer tu libro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encantará que lo leas, Cristina. De hecho, y habiendo leido y disfrutado con algunos de tus relatos, te invito a que cuando lo leas escribas un relato sobre algún personaje secundario que aparezca en el libro y lo publicaré en este blog con mucho gusto.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  20. Me quedo un poco impresionada al leer el final. Me estaba gustando mucho el relato pero ahora se me ha quedado el cuerpo un poco plof.
    Sabes como despertar los sentimientos. Mi mas sincero pésame a toda la familia de este muchacho.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Martina.
      No es mi inetnción que la gente entristezca al leer este relato. Sólo persigo el interés de que todos conozcan quién fue Raúl.
      Un beso

      Eliminar
  21. He estado leyendo por diferentes páginas sobre la muerte de este chico. La verdad es que se le quería mucho por lo que he podido comprobar, lo que hace aún mas triste su marcha. Una pena.
    Buen relato.
    Abrazos y feliz semana!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Luisa. Una pérdida irremplazable.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Me ha gustado mucho. Gran historia y mejor homenaje a este chico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Me parece todo un acierto este pequeño reconocimiento a la figura de este chaval. Toda mi fuerza y mi cariño hacia sus familiares en estos momentos amargos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho tu comentario, Verónica.
      Un beso

      Eliminar
  24. Noticia triste encerrada en un estupendo relato. Eres bueno escribiendo y con este gesto demuestras ser también una gran persona.
    mchos besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén.
      Comentarios como el tuyo ayudan a seguir escribiendo con la energía con la que lo hago.
      Un beso

      Eliminar
  25. Hola Miguel. Quería felicitarte por el libro que has escrito el cual estoy deseando tener entre mis manos. He podido echar un ojo a tu blog y me encanta como escribes. Desde hoy tienes en mí a una fiel seguidora.

    Besos y abrazos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Violeta. Encantado de tenerte por aquí y de saber que te ha gustado lo que has leido. Espero poder seguir comentando contigo muchos de mis relatos y, dentro de poco, el primero de los libros.
      Un abrazo

      Eliminar
  26. Para nosotros , su familia , siempre seguira VIVO...Gracias ,gracias y mil gracias a ti Miguel y a todos los que nos animan y graciasssssssssss desde esa estrella y departe de Raul : UN MILLON DE GRACIASSSSSS!!!!!!!!!!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias siempre a vosotros por dejarme participar de esta manera en el homenaje a una gran persona, como fue Raúl. No me cabe la menor duda de que esa estrella seguirá brillando durante el resto de nuestras vidas.
      Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar
  27. Es absolutamente triste tener que escribir relatos como este, que esconden un gran dolor y una gran tragedia. Mis condolencias a la familia de Raul.

    Te invito a pasarte por mi blog y seguirme si quieres, puede gustarte lo que publico :)
    Un beso y gracias!
    http://viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que ha sido difícil escribirlo, Marina. Muy difícil.

      Me pasaré por tu blog a echar un vistazo.
      Un beso y gracias por dejar tu comentario.

      Eliminar