Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Relato nº 31 La tormenta y la luna



                 Huyurk cogió en brazos a la más pequeña de sus tres hijas y la llevó hasta el jergón. Luego repitió la misma acción con las dos mayores. Las niñas se habían quedado dormidas escuchando las historias que su padre les narraba sobre mares enfurecidos y valerosos pescadores que desafiaban a las aguas más indomables para conseguir las capturas de la jornada que luego venderían en los mercados de Balyeza y otras aldeas vecinas. Después dio un cálido beso en los labios a su esposa y, como cada noche, se dirigió al embarcadero donde lo esperaba su bote con los aparejos listos para salir a faenar. Los pescadores acostumbraban a partir cuando las primeras luces del alba rasgaban el horizonte del mar de Myrthya, pero Huyurk aprovechaba la tranquilidad de la noche para surcar la oscuridad de las aguas en busca de los peces con insomnio, como solía llamarlos de forma jocosa.
                Al llegar al muelle subió a su barca y encendió un par de antorchas que situó en la popa y en la proa de la reducida embarcación. Luego desplegó una vela parcheada que iba unida a un delgado mástil hecho con madera de nogal. La quietud del agua contagiaba serenidad y el pescador se sentó degustando una pieza de fruta que su mujer le había colocado en su zurrón mientras disfrutaba de la tranquilidad que envolvía aquel momento. Esa noche la luna brillaba en su punto más álgido y las aguas se tornaban más claras que de costumbre. Aunque se hubieran apagado las teas, Huyurk habría tenido suficiente luz para enhebrar los sedales en los anzuelos. Cuando las luces del pueblo ya apenas se vislumbraban en la lejana costa, el pescador echó una diminuta ancla por la borda y arrió la vela para detener la embarcación.
                La pesquería se dio fenomenal. Los peces noctámbulos picaban una y otra vez mientras Huyurk cantaba a la luna serenatas inventadas en las que agradecía que iluminara el firmamento haciendo que las capturas fueran abundantes. A menudo, el pescador presumía ante sus hijas de la amistad que le unía al astro que reina en el cielo por las noches y de cómo lo acompañaba y mantenía con él largas y entretenidas charlas. Las niñas reían y mostraban su asombro al imaginarse a su padre en pie sobre su barca comentando con la luna los problemas del día.



                Pero aquella noche tenía reservada una desagradable sorpresa que Huyurk no esperaba. Cuando los tres capazos que llevaba ya estaban a rebosar de peces y se disponía a levar el ancla para volver a puerto, un terrorífico trueno desgarró la placidez de la noche. Sin apenas tiempo para reaccionar, un viento huracanado surgió desde las entrañas del océano apagando las dos antorchas y unas amenazantes nubes debilitaron la luz lunar. Todo quedó a oscuras mientras la pequeña embarcación comenzaba a dar fuertes sacudidas impulsada por las olas que se elevaban desafiantes. La cuerda que sujetaba el ancla se partió dejando el bote a la deriva empujado por un oleaje que cobraba intensidad conforme la tormenta arreciaba con más fuerza. Los resplandores de rayos y relámpagos eran ahora los encargados de iluminar un mar que no ofrecía esperanza alguna al intrépido pescador. Huyurk se agarraba con fuerza a su embarcación, que una y otra vez desaparecía tras las embestidas de las olas. Los cestos con las capturas que había conseguido desaparecieron en las embravecidas aguas que habían enfurecido reclamando lo que les pertenecía. Huyurk pensó que aquel sería su final. Totalmente mojado, asustado e incapaz de contener el temblor de su cuerpo, el pescador permanecía recostado esperando que una de aquellas olas hiciera volcar la embarcación. En sus pensamientos su mujer y sus tres hijas. ¿Qué sería de ellas, de qué vivirían si moría? Justo antes de que Huyurk cerrara los ojos para rendirse al infortunio de su destino, pudo ver en lo alto a su amiga, la luna, que intentaba hacerse un hueco entre aquellas nubes tormentosas.
                A la mañana siguiente todos los habitantes de la aldea de Balyeza recorrían la costa en busca de los restos de la embarcación de Huyurk. La tormenta que había descargado la noche anterior había sido la más fuerte de los últimos años y ninguna embarcación podría haber resistido aquella tempestad, y mucho menos un pequeño bote de pescador impulsado por una vela parcheada. La esposa y las tres hijas de Huyurk permanecían sentadas y abrazadas sobre la arena de la playa. Todo presagiaba un fatal desenlace. El día transcurrió y la noche, clara y despejada, volvió a tejer su manto sobre el firmamento. Todos los aldeanos volvieron a sus casas entristecidos y convencidos de la muerte de Huyurk. Sólo su mujer y sus tres pequeñas, ansiosas de volver a escuchar una de las historias de su amado progenitor, permanecían en la playa sujetas al último halo de esperanza que nunca abandona al ser humano y deseosas de que la luna, la gran aliada de su padre, de su marido, lo arrastrara ileso de regreso a sus brazos...



                ... Y ¿por qué no? Al fin y al cabo, ¿qué sería de esta historia sin un final feliz?...

                ...Cuando el cansancio y la desazón se apoderaban de la familia de Huyurk, la luna reflejó sobre las aguas una pequeña embarcación sin vela que se dirigía hacia la orilla con un mástil partido y con la figura de un pescador que, exhausto y dolorido, permanecía en pie en la proa del bote. Cuando la barca encalló en la arena, las tres pequeñas corrieron a abrazar a su angustiado padre que se revolcó con ellas en la misma playa llorando y riendo. Luego se fundió en un apasionado beso con su esposa y juntos, los cinco, se dirigieron hacia su casa, donde sin duda habría mucho que contar.
                Un poco antes de abandonar la playa, Huyurk se volvió mirando al cielo y guiñó uno de sus ojos a la luna
                - Gracias, amiga, te debo una.

48 comentarios:

  1. Simplemente perfecto. Me he emocionado leyéndolo y el final es tan, tan...ainssss
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Despertar emociones es el sueño de cualquier escritor. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias, Nacho, espero que cada uno de los relatos consiga comentarios como este. Un saludo.

      Eliminar
  3. Precioso Miguel, muy profundo e inspirador. Una buena manera de recibir este nuevo lunes y todo lo que traerá :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pueda conseguir lo mismo todos los lunes, Alexia. Me alegra que la historia te haya inspirado, es muy alentador para mí.

      Eliminar
  4. Buenos días. Es una historia entrañable. Una de esas que te deja con la sonrisa en la cara después de haberla leido. Enhorabuena. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta falta nos hace sonreír. Si lo he conseguido me anoto un tanto. Muchas gracias!

      Eliminar
  5. Qué mejor que una historia maravillosa y un final como este para empezar la semana con energía? Gracias por compartirla con nosotros. Saludos de una admiradora fiel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí por seguirme y por estas palabras que me transmiten tu energía.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Thanks, Chris
      What could be better than a happy ending? Well, endings are not always happy, but...

      Eliminar
  7. Ohhhhh, que bonito Miguel, es una relato alucinante. Me ha emocionado ese final ^^
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya gustado, Ainhoa, gracias por tu comentario

      Eliminar
  8. ¡¡Que historia mas bonita!! Para mi gusto este es uno de los mejores relatos que has escrito. Me ha encantado
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Elena, me alegra que te haya gustado.

      Eliminar
  9. Tal y como has descrito la tormenta parace poco probable que la embarcación se mantuviera a flote. Pero bueno, no deja de ser una historia fantástica, así que le echaremos la culpa a la luna de que el pescador llegara sano y salvo.
    Molt bo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejemos un huequecito a la fantasía en nuestras vidas, Roger. Gracias!!!!

      Eliminar
  10. la foto de la luna contagia la paz que refleja y el relato transmite sensación de bienestar cuando acabas de leerlo, o dicho de otra forma, una oda al positivismo y a la relajación.
    Felicidades
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, muchas gracias por tus palabras, Fernando. Sin más!

      Eliminar
  11. Cuando te descubrí hace unos meses pensé que tu saga sería una más de las que se amontonan en los cajones de las editoriales sin llegar a darse a conocer. Ahora no pasa un lunes sin que lea lo que publicas y sin que desee enormemente tener tu libro entre mis manos. Eres un escritor con mucho talento. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se cumpla tu deseo, Carlos. Saludos y muchas gracias.

      Eliminar
  12. Me lo has hecho pasar fatal porque creí que iba a morir.Menos mal que al final todo ha quedado en un susuto y ha podido volver con se familia.Un cuento muy bonito `-´

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haberte hecho pasar un mal rato aunque fuese sólo por un momento, Verónica...
      Saludos!

      Eliminar
  13. que historia mas bella.es preciosa.me ha enamoró desde que empecé a leer ^^__^^ besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello es leer este comentario, Lucía, muchas gracias!

      Eliminar
  14. Día a día te levantas con la incertidumbre de saber que nuevas sorpresas nos deparará el futuro. Hoy tú has sido mi sorpresa. Te he encontrado en la blogosfera de casualidad y he queddo maravillada por tu manera de escribir. deslumbras con cada palabra, sencillas, directas, emotivas. Te deso mucha suerte con tu saga de novela fantástica y te aseguro que desde hoy mismo tienes en mí a una fiel admiradora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá semana a semana consiga no defraudarte. Muchísimas gracias, Amelia.

      Eliminar
  15. Me gustan las historias con finales felices...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién no disfruta con un final feliz, Laura?
      Muchas gracias ;)

      Eliminar
  16. un poco fantasioso ya q no creo que un barquito asi pudiera soportar esa tormenta pero la historia esta bien contada y engancha.
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un barquito y un poquito de "ayuda inesperada" en medio de la tormenta...
      Un saludo, Francisco José

      Eliminar
  17. Cuando incluyes la magia en tus relatos son especialmente inspiradores. Sin lugar a dudas, la atracción de la luna tendrá alguna relevancia en la novela ¿no?

    ResponderEliminar
  18. Miguel,
    Muy bello relato y que bien que termino con final feliz, yo creí que tendría un final fatal como la vida de nuestros pescadores que sufren por el mar enojado.
    Saludos y gracias por pasar por mi blog.
    Seguire recorriendo un rato más el blog.
    Lorena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te haya gustado lo que has visto buceando por el blog, Lorena. Es un placer leerte!
      Un saludo.

      Eliminar
  19. Menos mal que volvió con su familia. Si llega a morir me das el día :/ Es muy bonito

    Besos
    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y menos mal que no te dí el día ;)
      Gracias, Marga

      Eliminar
  20. Después de ver tus reseñas tengo todavía más ganas de leer esta saga. Gracias por escribir estas historias que nos sirven de anticipo.

    BSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paso a paso, pero espero que no tardes mucho en tener el primer libro entre tus manos.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Una historia muy bonita, profunda y emocionante.
    Me gusta como escribes, Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Hanna, me alegra que te guste lo que escribo!

      Eliminar
  22. No es mi intención parecer insensible, pero hubiera preferido un final mas real y menos feliz.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la magia de la lectura, que siempre se puede imaginar algo diferente, no?
      Saludos.

      Eliminar
  23. Me he dado una vuelta por tu blog; un paseo agradable que me incita a volver.
    Tu narrativa es atractiva.
    Saludos
    FannySinrimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte, Fanny.
      Me alegra saber que te ha gustado lo que has podido leer.
      Un saludo

      Eliminar