Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 12 de agosto de 2013

Relato nº 26 La mina... Parte II



Al llegar, el joven abrió la puerta y entró. Su mujer estaba de pie junto a la chimenea. Uno de los hombres se encontraba a su espalda cogiéndola de la cintura y con un puñal sobre su cuello. La pequeña Telayi parecía estar durmiendo sobre la cama. Los otros dos asaltantes se hallaban frente a la puerta, cara a cara con Hilumj. Éste cogió la bolsa y la lanzó contra el suelo a los pies de los dos salteadores. Varios pedazos de qadurill rodaron sobre los tablones de madera. Uno de los forajidos se agachó dejando al descubierto la marca de Utsuria en su nuca. Recogió el mineral caído introduciéndolo de nuevo en la bolsa. Comprobó el interior de la misma y miró a sus dos cómplices asintiendo con la cabeza. 

- Bien, has cumplido tu parte, kalandryano-, anunció el hombre que sujetaba a su mujer. -Sin embargo, mucho me temo que nosotros no podemos cumplir la nuestra. Además, sería una pena dejar marchar a una dama con semejantes encantos-, dijo mientras introducía una de sus manos a través de la camisola y empezaba a acariciar uno de los pechos de la esposa de Hilumj



El minero contempló en silencio la escena analizando la situación. Aquellos tres hombres eran forajidos procedentes del reino de Utsuria. Asesinos que cruzaban con frecuencia la frontera entre ambos territorios para saquear y matar a los habitantes de granjas y viviendas aisladas. Cobardes que actuaban en pequeños grupos asesinando a todos los que se cruzaban en su camino. Unas semanas atrás había escuchado a dos compañeros en la mina hablar de cómo un granjero y su familia fueron brutalmente asesinados para robarles el escaso ganado que poseían. A la mujer y a las hijas las violaron repetidas veces y después les cortaron los pezones cuando aún estaban vivas. Aquellos utsurianos eran bestias a las que sólo se les podía hacer frente con sus mismas armas.
Hilumj colocó las manos en su espalda cogiendo uno de los cinceles de su cinturón y el martillo. Luego, con un instinto más propio de animales salvajes que de seres humanos, se abalanzó sobre el utsuriano que tenía más cerca clavándole el escoplo con todas sus fuerzas en el ojo y atravesando su cráneo hasta sacar la punta por la parte trasera de su cabeza. El hombre cayó de rodillas y luego de bruces contra el suelo muriendo al instante. Acto seguido arrojó el martillo contra el asaltante que sujetaba a su esposa, errando el lanzamiento pero haciendo que éste soltara a la mujer, que corrió a coger a la niña y la sacó de la cabaña. Hilumj sintió un pinchazo muy doloroso en su pierna derecha. El tercero de los salteadores acababa de clavarle un cuchillo provocándole una herida que sangraba abundantemente. El joven minero se tambaleó y cayó al suelo. En ese momento el asaltante se lanzó sobre él y ambos comenzaron a forcejear rodando por la superficie de la cabaña. Hilumj quedó tendido con la espalda pegada a la madera y con su asaltante sentado sobre él intentando clavar un cuchillo en su garganta. El joven minero asía con fuerza las manos de su atacante. Sus músculos sudorosos estaban tensos marcando numerosas venas que parecían que iban a estallar como consecuencia de la presión. Empleando las pocas fuerzas que le quedaban, Hilumj consiguió desplazar a su contrincante lo suficiente como para coger del cinturón el martillo que le quedaba y golpear la cabeza del ladrón utsuriano, que cayó al suelo semiinconsciente. El kalandryano se incorporó y comenzó a aplastar con furia el cráneo del desvanecido. Parecía un jabalí herido. Asestaba un martillazo tras otro destrozando el rostro del saqueador y manchando su cara y sus manos con la sangre que brotaba sin control de aquella cabeza despedazada. 



Hilumj cayó rendido al lado de los dos cadáveres. Estaba exhausto. Apenas podía ver con claridad debido a la sangre que le cubría el rostro y al cansancio que sufría. Pudo ver con dificultad como el tercero de los asaltantes se dirigía hacia él con una espada en la mano. El utsuriano cogió a Hilumj del cuello y lo puso de rodillas. El minero pensó que había llegado su final. Al menos le quedaba el consuelo de saber que su mujer y su pequeña habían podido escapar. Agachó su cabeza y se dispuso a recibir el mortal espadazo.
Un sonido como el de un hacha al impactar en el tronco de un robusto pino fue lo siguiente que se escuchó en la cabaña. Hilumj levantó la vista y observó como el asesino utsuriano se bamboleaba hacia ambos lados para terminar cayendo sobre los cuerpos sin vida de sus secuaces. Tenía clavada sobre su pecho una lanza que le había atravesado el corazón. El desfallecido minero giró su cabeza y pudo ver en la puerta de su morada al mayoral y a tres de sus compañeros de la mina. Junto a ellos, su mujer y su hija que corrían hacia él llorando y riendo.

     Sólo cuando la vida te pone ante una situación desesperada, sacas las fuerzas necesarias para asegurar tu supervivencia y la de tus seres queridos

50 comentarios:

  1. Si señor, estas son las historias que hacen que la adrenalina se me dispare.
    Genial!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nacho.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  2. La histroia gana mucho ahora que ya tiene un final.Un combate narrado de forma magistral.

    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Richard, es un placer leer tus comentarios.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Me empiezan a caer mal los utsurianos. ¿Son todos iguales? Es que los habitantes de Kalandrya tienen un punto rudo pero agradable y, de momento, los utsurianos me parecen todo lo contrario. ¡Enhorabuena por este relato! La espera ha merecido la pena. Aunque, sinceramente, prefiero los desenlaces inmediatos para no estar toda la semana en tensión. Sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Mar, ni todos los utsurianos serán "malos", ni todos los kalandryanos "buenos". En el primero de los libros podrás encontrar ejemplos de lo que digo.
      Gracias por pararte a comentar este relato.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Miguel:
    Obtener fuerzas para proteger a los tuyos es un poder con el que se nace; aunque sí es cierto que en situaciones difíciles esta necesidad de protección aumenta.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Melisa.
      Gracias por pasarte.
      un abrazo

      Eliminar
  5. Es estupenda, Miguel. La semana pasada no leí la primera parte esperando a que estauviera la historia completa y me ha encantado. Cada vez tengo mas ganas de que el libro salga a la venta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, poco a poco va llegando el día en que podré anunciar que el primero de los libros de la saga está terminado.
      Ya falta menos.
      Un saludo y mil gracias por seguir por aquí.

      Eliminar
  6. tenías razón, valía la pena esperar a leer el desenlace de esta segundas parte ^-^
    besos

    ResponderEliminar
  7. Soy por lo general mujer pacífica que rehuye las escenas violentas, aunque debo reconocerte que me ha gustado como ha acabado con los bandidos hutsurianos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dirás que no se lo merecían :)
      Gracias, Rosa, me alegro que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Sangre y sesos desparramados!!!!! Me encanta!!!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que este tipo de relato te gustaría, Salva.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Estaba deseando que llegara hoy lunes para leer el final del relato. Temía que hubieras decidido matar al protagonista, pero al final todo ha salido bien. Es estupendo leerte todos los lunes y ya tengo un hueco en mi estantería para tu primer libro, que espero que podamos tener pronto entre las manos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Susana.
      Lo cierto es que se me pasó por la cabeza la posibilidad de que el protagonista muriera para salvar a su familia, pero finalmente opté por un final "feliz".
      Ya queda menos para terminar el libro.
      Un beso

      Eliminar
  10. B-R-A-V-O!!!!!! una de las escenas de lucha mejor relatadas que he leido nunca. es perfecta. felicidades
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, seguro que las hay mejores, pero de todas formas se agradecen mucho tus palabras.
      Un saludo

      Eliminar
  11. donde puedo leer la primera parte de esta entrada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mismo blog, en la página principal, podrás ver las dos partes de este relato.
      Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar
  12. No me hagas esto. He llegado a pasarlo realmente mal pensando que iba a morir o que matarían a la mujer. Es un relato flipante, como escribas los libros con la misma intensidad vas a dar mucho de que hablar.

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que los libros serán aún más intensos que estos relatos. Al menos esa es la idea.
      Gracias por tu comentario, Mari Cruz
      Un beso

      Eliminar
  13. Guauuuu, es un pasote. Como escribas los libros asi va a dar gusto leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Toni, te digo lo mismo que a la anterior lectora, loss libros serán aún más emocionantes, eso te lo puedo asegurar.
      Un saludo

      Eliminar
  14. No se si te había dicho ya que es maravilloso leerte y que cada vez estoy mas emocionada con tu blog y tu saga.
    Saludos y lindo miércoles :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Martina.
      Soy yo el que se emociona al leer comentarios como el tuyo.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Amigo es tan facil leerte y entenderte que disfruto cantidad entrando en tu blog. estoy cansado de esos escritores que te cuentan las cosas regodeandose en palabras que ni ellos mismos entienden.


    Un abrazo.
    Narci

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Narci.
      Cada escritor tiene su estilo y su manera de escribir. Seguramente habrá quien no disfrute con la sencillez de mi escritura.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Un final trepidante y angustioso que me ha hecho estar pegada a la pantalla de mi lector incluso cuando ya lo había terminado de leer. Felicitaciones por lo bien que escribes
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  17. Siempre es un placer poder sentarte tranquilamente y disfrutar de un ratito de lectura placentera en tu blog.
    Este relato es muy bueno, marcas muy bien los tiempos y vas subiedno la intensidad del mismo. Quizás no te des cuenta, pero semana a semanaa vas creciendo como escritor y eso se nota en tus escritos.
    Tus libros serán un éxito y no porque yo lo diga, sino porque eres muy bueno y eso tendrá su recompensa.
    Un beso y hasta la semana próxima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, qué puedo decir. Ojalá tengas dotes de adivina en lo que dices de los libros ;)
      Muchísimas gracias por tus palabras, Teresa. Sin lugar a dudas me has regalado una ración de ego que me durará varios días.
      Un beso

      Eliminar
  18. Fantástico!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Débora.
      Un placer tenerte por aquí una semana más.
      Un saludo

      Eliminar
  19. HE DISFRUTADO MUCHO LEYENDO ESTA HISTORIA. ENORABUENA

    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tu comentario y me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  20. Cada semana me sorprendes con distintos géneros, cada uno tiene su encanto, pero este ultimo me ha gustado en especial. Gracias por publicarlos, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gracias a ti por leerlos y por seguir por aquí una semana más.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  21. he vuelto a leer la primera parte para no perderme detalle y es un relato formidable.No me importaría que todos fueran igual de largos y los colgaras enteros XD
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si le echas un vistazo al nuevo de esta semana, verás que es un poco más largo de lo que suelo publicar y no lo he dividido en dos partes ;)
      Un beso, Elena, y muchs gracias por seguir por aquí.

      Eliminar
  22. Una maravilla mas que añadir a tu repertorio de relatos.

    BESOS

    ResponderEliminar
  23. un final perfecto para un relato asombroso!!!!!!!
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginés Alburquerque22 de agosto de 2013, 2:42

      Me he enganchado. Apunta otro seguidor más. Enhorabuena por ese talento.

      Eliminar
    2. Gracias, Ginés. Es un verdadero placer tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Menos mal que han sobrevivido sino te mato! Genial, intrigante, trepidante y con buen final. Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Sira.
      Un beso

      Eliminar
  25. Equivocada de cabo a rabo, y muy, pero que muy contenta de estarlo. Los vecinos debían de haberse quedado muy preocupados al ver su extraño comprotamiento, desde luego. Es una baza inteligente que me deja con un sabor de boca a alivio y una sonrisa deseosa de leer más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves, te lo dije? :)
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar