Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 19 de agosto de 2013

Relato nº 27 En mi memoria



Ferlevam se incorporó una vez más para evitar ahogarse por el golpe de tos. El dolor del pecho se hacía cada vez más insoportable y sus pulmones apenas generaban aire que poder respirar. El anciano llevaba dos semanas tendido en aquella cama esperando la llegada de  la muerte para que lo acompañara en su último viaje. Sus dos hijos permanecían junto a él noche y día. El capricho de los espíritus de la tempestad quiso que vinieran al mundo al mismo tiempo para colmar de felicidad el matrimonio de Ferlevam y su esposa, Itzaar. De eso hacía ya veinte años.

-Padre, ¿por qué motivo no hablas nunca de nuestra madre?-, preguntó la joven Neredne que sujetaba la mano de su progenitor sentada en una vieja silla de madera junto al camastro. – Cuéntanos algo de ella, son muy pocos los recuerdos que tenemos.


Ferlevam mantuvo unos instantes la mirada perdida en pensamientos lejanos. Sus ojos adquirieron el brillo del hielo cuando los rayos del sol se reflejan sobre su superficie. Suspiró con las pocas fuerzas que le quedaban marcando una mueca de dolor en su fatigado rostro y con una voz entrecortada por la dificultad para respirar dijo:
-El día que conocí a vuestra madre fue sin duda el mejor de mi vida. Se encontraba en lo alto de una colina con otras mujeres cosiendo unas pieles bajo la sombra de un destartalado árbol. Yo pasé por su lado. Iba caminando con dos amigos, absorto en mil batallas de juventud. Veníamos de pescar salmones en el río Daltarie. Sin quererlo tropecé con ella y entonces la vi. Tenía el pelo lacio, no muy largo, de un intenso color amarillo. Unos ojos color miel y una nariz menudita y respingona. Estaba sentada con las piernas cruzadas una sobre otra y con los pies descalzos. Pertenecía al clan Nuntarak y llevaba pocos días viviendo en Hasphadia.
- Perdona, no te había visto-, me disculpé
Y entonces me sonrió. Podía parar el ritmo de la vida cada vez que la veía sonreír. Sus mejillas se iluminaban y sus ojos se humedecían. No podía dejar de mirarla. Estaba radiante.
Ese día, en esa colina, supe que acababa de conocer al ser más hermoso de la naturaleza. Después de tres años de vernos a escondidas porque su padre nunca me aceptó por pertenecer al clan Hasphid, le pedí que se casara conmigo y le prometí que la miraría todos los días como lo hice cuando nos conocimos.
            Antes de que vosotros nacierais hicimos un viaje por las tierras de los Velisdam. Siempre había querido visitar el sur de nuestro territorio y contemplar paisajes donde la nieve y el hielo convivieran con zonas verdes y aguas cristalinas. Cuando nos adentramos en los Montes Sima, los picos más altos del sur de Kalandrya que sirven de frontera con Utsuria, y contemplé con mis propios ojos aquellas imágenes que hasta entonces solo había visto en mis sueños, fui feliz. Me senté en una piedra a la orilla de un lago y me quedé allí hasta que anocheció mirando todo lo que me rodeaba. Escuchando el sonido del silencio, de la naturaleza y de la paz en estado puro. En ese mismo instante le prometí a vuestra madre que si algún día podíamos, construiríamos una casa en aquellas tierras y así, juntos, podríamos dar a diario largos paseos mientras disfrutábamos de la visión de los lagos, ríos, colinas y bosques.
Y después llegastéis al mundo... Yo permanecía fuera de la cabaña con varios de mis amigos, bebiendo hidromiel y riendo. No podía apartar los ojos de la puerta de la choza esperando que en cualquier momento saliera una de las mujeres que estaba con vuestra madre llevando en brazos a mi hijo. Aún soy incapaz de expresar con una palabra conocida lo que sentí en el momento en que oí vuestro llanto por primera vez y mi sorpresa cuando por aquella puerta no salieron uno, sino dos niños.
Ferlevam comenzó a toser y sus hijos lo ayudaron una vez más a incorporarse. Después de beber un poco de agua prosiguió:
-Dos años después de que nacierais ocurrió. Una fría mañana del ciclo solar superior salí con varios hombres de la aldea en busca de un lobo que llevaba varios días atacando al ganado. Después de encontrar al animal y darle muerte volvimos orgullosos y deseosos de contar a todos como lo habíamos cazado. Al llegar al poblado todo era silencio. Una muchedumbre se congregaba alrededor de cuatro cuerpos que yacían tumbados sobre la nieve. Al parecer fueron sorprendidos por un alud mientras recogían leña en la ladera de las Montañas del Abismo. Bajé de mi caballo y corrí hacia la multitud. Al llegar la vi. Hermosa, dormida, con las mejillas aún sonrosadas y la dulzura reflejada en su rostro. Me arrodillé junto a su cuerpo y  besé aquellos labios fríos. En ese momento fui consciente de que la había perdido para siempre...

El resto ya lo conocéis. Me dediqué a criaros lo mejor que supe hasta que llegara el momento en que me reuniría con Itzaar y entonces, juntos de nuevo, cumpliría aquella promesa que le hice y marcharíamos a vivir a las templadas tierras del sur.
En ese instante el rostro de Ferlevam se iluminó. Una calidez inusual impregnó el ambiente de la cabaña. El anciano sonrió, miró a su hijo que se encontraba de pie junto a la cama y le guiñó un ojo. Luego dirigió su mirada hacia Neredne, que continuaba sentada junto a él, le apretó la mano con las pocas fuerzas que le quedaban y con una voz que recordaba más el hombre que había sido que al enfermo que se encontraba en aquella cama dijo:
- Doy gracias a los espíritus de la tempestad por haberme dado dos hijos maravillosos. Ahora debo marcharme porque vuestra madre me espera junto a la puerta. Siempre estaré con vosotros como siempre he estado.
Ferlevam inspiró una bocanada de aire que soltó lentamente mientras cerraba unos ojos que nunca más se volverían a abrir.



44 comentarios:

  1. Uffff, es preciosa,Miguel, muy triste pero emocionante y maravillosa. Que gusto da leer tus relatos.

    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ainhoa.
      El gusto es mío de poder tener lectoras como tú interesadas en leer lo que escribo.
      Un beso

      Eliminar
  2. me a conmobido mucho el relato. está genial, felicidades
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan.
      Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Hasta el más valiente de los caballeros debe rendirse ante una historia tan conmovedora. Me ha recordado al fallecimiento de mi padre dejando al descubierto recuerdos imborrables.
    Gracias por escribir esta estupenda obra.
    Saludos templarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Richard, y espero que no te haya causado mucho pesar el haberte acordado de tu padre al leerlo.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Es muy entrañable Miguel. Nos ha gustado mucho. Enhorabuena
    Un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hace mucha ilusión saber que os ha gustado. Gracias por vuestras palabras y por seguir por aquí una semana más.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Buenos días.
    Alucinada me has dejado con esta historia. Me he quedado sentada mirando al cielo y pensando en Ferlevam. Realmente nuestro paso por la vida es fugaz y por mucho que hagamos nunca será suficiente para haber disfrutado plenamente de la vida.
    Que ganas tengo de poder leer tu primera novela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que muchas veces ponemos tanto empeño en querer disfrutar de todo que no valoramos lo que realmente es digno de ser disfrutado y que suele ser aquello que tenemos a nuestro alcance.
      Gracias, Marga. Ya queda menos para ver el primer libro terminado.
      Un beso

      Eliminar
  6. 'Le prometí que la miraría siempre... '. Frases como esta son las que hacen que esté deseando que lleguen lis lunes. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Mar. Espero seguir amenizando tus lunes durante mucho tiempo.
      Un beso

      Eliminar
  7. que facilidad tienes para sacar los sentimientos con unas pocas frases. estoy de acuerdo con Mar cuando dice que es un placer recibir los lunes con tus relatos
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suelo contestar siempre lo mismo cuando me dicen que los lunes son más llevaderos gracias a mis relatos. Es uno de los mayores piropos que podrían dedicarme como escritor.
      Gracias, Carlos.

      Eliminar
  8. Cada vez tengo más ganas de leer esta saga

    Un beso^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cada vez está más cerca el momento, Teresa.
      Un beso

      Eliminar
  9. Me gusta mucho, sobre todo la segunda parte, cuando habla del viaje por las tierras del sur. Casi puedo percibir una inquietud personal en tus frases. Creo que este relato encierra muchos deseos y frustraciones vividas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna que otra, Susana. No vas muy desencaminada. Todos tenemos sueños y los míos se asemejan en parte a los de Ferlevam.
      Un beso

      Eliminar
  10. no soy hombre de penas ni tristezas y este cuento me ha dejado el ánimo alicaido, aunque debo reconocer que está muy bien escrito, cosa que por otro lado ya no es una novedad en ti.
    Me uno a todos aquellos que gritan que quieren leer ya tu libro
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras y el que sigas una semana más fielmente mis relatos. Si de mí dependiera el libro estaría terminado mañana, pero todo proceso lleva su tiempo y si quiero que el resultado sea el adecuado debo tomármelo con serenidad. Así y todo ya queda menos.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Se me ha quedado cara de pasmada, o mejor dicho de flipada. Es un relato sensacional. Besotes:-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un placer haber podido provocar con mi relato esa cara de pasamada ;)
      Un beso

      Eliminar
  12. Nos dejas somprendidos con tu escritura una semana más, en esta ocasión con una historia caragado de sentimientos.Te seguimos de cerca

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que os haya gustado.
      Muchas gracias por seguirme.
      Un saludo

      Eliminar
  13. creo Miguel que el amor por los padres es un lujo que no solemos valorar hasta que ya no están con nosotros y entonces ya es demasiado tarde. el mayor consuelo que se lleva ese hombre es el haber tenido a sus dos hijos junto a él en el momento de morir. ¡cuantos padres no desearían eso!
    felicidades por el relato
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo poder añadir nada más a tu comentario, ya que es perfecto.
      Gracias, Laura.
      Un beso

      Eliminar
  14. Que buena pinta tienen tus relatos. Te dejan siempre con la sensación de querer más y más y encima las fotos son una pasada. Más razones para leer este libro, que llevo deseando que salga a la venta ya un tiempo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que se agradecen este tipo de comentarios, Juana.
      Un beso

      Eliminar
  15. Enhorabuena, Miguel, me ha resultado muy emocionante. Ha sido un verdadero placer poder leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por tenerte como lectora asidua de mis relatos.
      Mil gracias, Verónica.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. En tu línea Miki, bien escrito y dejándonos hasta el final con la intriga de qué le pasó a la madre. Precioso relato! Y sí, te lo confirmo, tristísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tristísimo?... Bueno, vale, quizás un poco sí ;)
      Gracias, Sira, por seguir por aquí semana tras semana.
      Un beso

      Eliminar
  17. Es una historia muy conmovedora y me ha encantado leerla. Gracias por seguir compartiendo estos relatos que me mantienen enganchada hasta que pueda leer tu primer libro.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, gracias a ti, Martina, por querer leerlos y por esa impaciencia por poder tener el primer libro de la saga entre tus manos.
      Un beso

      Eliminar
  18. Hola Miguel
    Maravillosa referencia a los sentimientos la que haces en este relato cargado de emociones.

    Un beso

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, Elena.
      Me alegra ver que te ha emocionado leerlo.
      Un beso

      Eliminar
  19. Me encanta! Solía escuchar este tipo de historias de la boca de mi padre cuando era pequeña.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces valorarás doblemente la moraleja del relato, Sara.
      Muchas gracias por pararte a comentar este relato.
      Un beso

      Eliminar
  20. Linda Historia! Te deseo una semana maravillosa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén.
      Yo también espero que pases una estupenda semana.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  21. Es muy interesante cómo escenificas todas las relaciones matrimoniales llenas de amor, sinceridad y comprensión. Parece un mundo de rosas, incluso con la muerte de su mujer. Sus hijos son obedientes y le quieren, parece que no haya hecho nada mal en su vida ese hombre. Y no me refiero a pequeños errores, hablo de errores constantes como el carácter o los malos hábitos.
    Es todo tan dulce y tan perfecto que más parece un cuento que contar a los niños sobre sus futuros matrmionios, y no una vida que pretendió ser real.
    No sé si me estoy explicando.
    Pero con esto no quiero decir que no me haya gustado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que la fantasía no es solo magos y seres extraños, las relaciones perfectas también entran en este mundo de ilusiones, aunque, como bien dices, no se acerquen mucho a la realidad.
      Gracias por paaarte, Sonia.
      Un abrazo

      Eliminar