Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 5 de agosto de 2013

Relato nº 25 La mina... Parte I




-                        

                   

                       - De acuerdo, así lo haré, pero no les hagas daño o juro por los espíritus de la tempestad que te sacaré las entrañas y las extenderé tiñendo de rojo la nieve.
Hilumj cogió su cinturón y lo ató a su cadera. En él portaba un par de martillos y escoplos de tamaños diferentes. Salió de su casa y empezó a correr en dirección a la mina de qadurill, situada en los Montes Sima. Aprendió el oficio de minero de su padre y éste de su abuelo. Desde hacía generaciones, todos los varones de la familia de Hilumj habían trabajado en la mina. Su rutina era la misma cada día. Se despertaba antes de que el alba llamara a su puerta, cogía sus herramientas y marchaba hacia el yacimiento donde, jornada tras jornada, extraía de sus paredes rocosas el preciado mineral tan codiciado por todos en Mundo Conocido. Era un trabajo duro que dejaba exhausto al joven kalandryano, pero Hilumj conocía a la perfección el arte de la minería y disfrutaba con su ocupación. La mayoría de hombres de su edad  soñaban con convertirse en un gran guerrero e ingresar en las filas de la Guardia del Témpano, pero él tuvo claro desde su infancia que seguiría la tradición de su familia y de muchos miembros de su clan.
Todo sucedió muy deprisa aquella mañana. Hilumj dormía plácidamente junto a su esposa y su hija, Telayi, que tenía tres tiernos añitos. Un ruido seco proveniente del exterior de la vivienda los despertó. El minero miró a su esposa y le indicó poniéndose el dedo en los labios que guardara silencio. Se levantó, cogió a la pequeña en brazos y la colocó en la cama junto a su madre. Luego se dirigió hacia el exterior agarrando un hacha que había junto a la chimenea. Abrió la puerta de la cabaña y salió. No se veía nada extraño. El silencio y una leve brisa reinaban en el ambiente. Un extenso manto de nieve cubría todo el valle que se extendía a los pies de los colosales Montes Sima. La casa de Hilumj estaba aislada de cualquier núcleo de población. Era un hombre tranquilo y disfrutaba con la soledad. Por este motivo decidió construir su morada en un lugar apartado, cerca de la mina en la cual trabajaría el resto de su vida. La mañana era fría y el vaho acompañaba la respiración del joven minero. Se aproximó al redil donde guardaban los caballos para inspeccionar la zona. Tensaba sus musculosos brazos esculpidos a golpe de cincel agarrando el mango del hacha. Caminaba lento y mirando a su alrededor. No era la primera vez que sufrían la visita de lobos en busca de una presa fácil. Incluso en alguna ocasión habían descubierto huellas de druzgo en las inmediaciones de aquel valle, aunque él nunca vio a ninguno. Estaba a punto de dar media vuelta y regresar a la cabaña cuando un silbido agudo rompió la quietud del entorno. Hilumj no tuvo tiempo de esquivar la piedra que impacto en su frente haciéndolo perder el equilibrio y caer sin conocimiento.
Al despertar se encontró tumbado en el suelo de su cabaña. Aturdido, levantó la mirada para contemplar cómo su esposa y su pequeña estaban sentadas en una mecedora. La mujer tenía a Telayi entre sus brazos e intentaba calmar sus sollozos. Junto a ella había dos hombres armados con espadas y cuchillos. El joven intentó levantarse pero un tercer desconocido clavó una de sus rodillas sobre la espalda del minero haciéndole caer de nuevo. Sus intenciones eran claras. Querían que Hilumj se acercara hasta la mina y les trajera todo el qadurill que sus brazos pudieran transportar, de lo contrario matarían a la madre y a la niña.
Hilumj corría entre nieve y rocas como si una manada de lobos lo persiguiera. Subía la montaña con la rapidez de un vakhali y trepaba con la fuerza de diez osos. Conocía aquel terreno a la perfección. No tardó mucho en llegar a la mina. Se detuvo unos instantes para recuperar el aliento y luego se encaminó hacia el interior.
-                 - ¿No disfrutabas hoy de tu día de descanso?-, escuchó a sus espaldas.
Al girarse, Hilumj encontró a uno de los mayorales del yacimiento. Un hombre alto y fuerte, de larga cabellera color dorado y con un rostro castigado por las arrugas de la edad en el que resaltaban unos ojos sin brillo, como consecuencia de los años que llevaba trabajando bajo la montaña.
-        - Hay días que es mejor trabajar que permanecer en casa escuchando reproches-, contestó Hilumj con una voz entrecortada más propia de un mentiroso que de un hombre de honor.
-                -  Claro, lo que tú digas-, respondió el capataz brindando al joven una mirada de sospecha.


        El minero se dirigió hacia el lugar que solía ocupar y cogió el martillo golpeando el escoplo con fuerza. Eran cientos los hombres que trabajaban allí abajo. Kalandryanos pertenecientes en su mayoría a los clanes Velisdam y Hurbeka que dedicaban su vida a la extracción de aquel mineral tan valioso que constituía el principal medio de subsistencia del reino blanco.
        Cuando hubo separado suficientes piedras de qadurill de la pared de la montaña las metió en una bolsa de tela y se dirigió al exterior de la mina. Varios compañeros lo miraron extrañados pues su comportamiento era insólito. Al llegar a la salida comenzó a correr monte abajo. Tras de sí, pudo escuchar la hosca voz del mayoral llamándolo a gritos, pero Hilumj no tenía intención de detenerse. El  peso de la bolsa le hacía perder el equilibrio y ralentizaba su carrera. Nunca la distancia hasta su casa le había parecido tan grande. 

...

44 comentarios:

  1. ¿Parte I? ¿Esta vez no nos vas a dejar con la intriga? No lo puedo creer. Estoy deseando de que llegue la próxima semana porque este relato me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que sí, Mar. Me salió un poco largo el relato y por este motivo pensé en hacerlo en dos partes. Créeme si te digo que la espera merecerá la pena.

      Eliminar
  2. no puedo estar mas deacuerdo con Mar. Es muy cruel dejarnos así hasta la semana que viene :))))
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me váis a hacer sentir mal :)
      Ya queda menos para la semana que viene.
      Un saludo y gracias por pasarte, Carlos.

      Eliminar
  3. Cuando acabo de leer una de tus hsitorias me entran una ganas tremendas de salir a comprar el libro y empezar a leerlo. Gracias por acercarnos estos magníficos relatos. Y enhorabuena por tu trabajo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras, Marga.
      Sin vosotros, los lectores, este proyecto no tendría sentido.
      Un beso

      Eliminar
  4. Intenso, intrigante y expectante. ¡¡¡Perfecto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Débora.
      Siempre es un placer verte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Dejarnos a medias de esta historia es la mayor injusticia después del hambre en el mundo y de que Rajoy siga siendo presidente de este cutre país.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hambre en el mundo es sin duda la mayor injusticia que se da sobre la tierra hoy en día. Lo otro... en fin...
      Gracias por pasarte, Laura.
      Un beso

      Eliminar
  6. Bueno,bueno, sigues en buen camino. Empiezas a impresionarnos. Te seguimos
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que os va gustando lo que voy escribiendo. Espero seguir en esta línea.
      Un saludo

      Eliminar
  7. This book is one I definitely want to read! Great haul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks, Randy.
      I hope when you´ll finally get the book, don´t change your opinion ;)

      Eliminar
  8. Te pago un café si me cuentas el resto ^_^
    Me ha encantado
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que a cambio de un café no podría contarte el final de la historia...pero por una cena... ;)
      Gracias,Juana.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Como se suele decir, Roger, más y mejor.
      Gracias por pasarte.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Estoy deseando saber que ocurre con la mujer y la niña. Espero que no los hayas mattado ;)
    Un Beso

    ResponderEliminar
  11. Espero que no cojas la tónica de parte 1, parte 2... jajaja! eres malvado!! Me ha encantado el relato Miki, bien redactado y un ritmo acorde a la historia. Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sira. Me alegra mucho que te haya gustado. En principio no es mi idea seguir esta tónica de dividir los relatos, pero este resultó muy largo para colgarlo de una sola vez.
      Un beso

      Eliminar
  12. Mi querido y bien hallado escribiente. Debo presentar una queja formal ante el deslogro que por vuestra parte ha supuesto el dejar una de tus historias a medias y mantenernos así una semana en la incertdumbre. Espro que no vuelva a ocurrir tan vil hazaña.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado caballero templario:
      Comprobado el perjuicio que tal hazaña ha supuesto, os doy mi palabra de que no volveré a ofenderos con semejante planteamiento ;)
      Un cordial y afectuoso saludo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Belén.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  14. Es el primer relato que divides y espero que no te acostumbres a dejarnos en vilo, una semana puede ser eterna. Enhorabuena por tan estupendo trabajo, sigue así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alberto.
      Visto lo visto, prometo no dividir más relatos ;)
      Un saludo

      Eliminar
  15. Muy buen relato, ¡En verdad que ya quiero leer el libro!

    ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Francisco.
      Ya queda menos para que el primero de los libros esté terminado.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Hola Miguel, si te soy sincera, no me gusta mucho este genero. Pero me gusta mucho como describes y relatas los hechos. Yo tambien estoy deseando porder leer el libro. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Susana, sobre todo cuando reconoces que te gusta lo que escribo sin que la novela fantástica sea tu género literario preferido.
      Muchas gracias por seguir por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  17. ¡Hola muy buenas!

    Ohh, Me encantan estos relatos y las ilustraciones que los acompañan *w* ¡Son preciosas! Espero que sigas escribiendo como hasta ahora.

    Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometido, Sara. si no hay contratiempos ajenos a mi voluntad, seguiré escribiendo como lo he hecho hasta ahora.
      En cuanto a las imágenes que acompañan a los relatos, no puedo más que darte la razón. Son fantásticas.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. esta saga engancha muchísimo, aunque a mí este me gustó menos que el resto, porque le falta un poco de acción y además no tiene un final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En pocas horas tendrás en el blog la segunda parte del relato. Ya verás como te gusta mucho más, ya que el desenlace estará plagado de acción.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  19. no me lo puedo creer, de verdad me vas a dejar así?
    es muy bueno y estoy deseando saber como termina
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que sí, Salva. El relato era demasiado largo como para colgarlo de una sola vez. En breve ya tienes el desenlace aquí mismo, en el blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Me ha encantado pero con mayúsculas, ENCANTADO. Estoy deseando leer la parte segunda. :_)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  21. Miguel, semana a semana nos transportas a ese mundo has creado, tu mundo, y nos haces partícipe de aventuras de todo tipo que hacen que nos enganchemos a esta saga como si de una droga se tratara puesto que cada vez necesitamos más y más. No me cabe duda de que tus novelas serán un exitazo y te puedo asegurar que aquí en mi tierra, Granada, son ya muchos los conocidos míos a los que les he mostrado este blog y que ahora te siguen. Hasta hemos hablado de ti y de tu libro en algún que otro café de sobremesa.
    Continua escribiendo así.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más, Susana, tus comentarios me dejan sin palabras. Esa certeza que tienes de que la saga de El Heredero de los Seis Reinos será un éxito me alienta a seguir con más ganas cada día y el hecho de saber que hay cientos de lectores repartidos por toda la geografía siguiendo lo que huildemente voy escribiendo, no hace más que rodearme de un perenne halo de satisfacción y orgullo (y un poco de miedo;)
      Gracias de corazón.
      Un beso

      Eliminar
  22. Yo, que soy un poco sanguinaria y bastante dramática, creo que han matado a la mujer y a la hija... o que las matarán después de obtener su botín. Robarán los caballos y se alejarán de alli dejando al pobre hombre temblando de ira, sin darle tiempo a llorar la muerte de su familia. Porque obviamente se vengará ^-^
    ¿Cómo si no iban a haber dos partes de este minero? Si acabaran todos felices y comiendo perdices no nos lo mostrarías. Algo va a pasar en la segunda parte, y voy directa a saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no siempre todo es lo que parece que será ;)

      Eliminar