Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 29 de abril de 2013

Relato nº 11 El último viaje


Un brusco descenso de la temperatura nos anuncia que entramos en la más inhóspita de todas las regiones de Mundo Conocido. Kalandrya, el reino blanco, un territorio que permanece nevado casi todo el año haciendo imposible transitar por sus escasos caminos. Son muy pocos los senderos que pierden el manto de nieve que los cubre durante el ciclo solar inferior y es en ese momento cuando las caravanas de comerciantes tenemos que aprovechar y penetrar en sus fronteras para intercambiar nuestros productos.
Llevo media vida viajando por todos los rincones de nuestro mundo, siempre en compañía de mi padre y mis dos hermanas menores. Transportamos lana y madera desde nuestra Utsuria natal para venderla por los otros reinos. Luego invertimos nuestras ganancias en la compra de más materia para volver a comerciar al año siguiente. Siempre el mismo ciclo, sin descanso, sin amigos, sin hogar.
Sobre mi padre empiezan a descargar impasibles aguaceros de desaliento y fatiga. En su rostro se van acumulando los años de continuo viajar y las arrugas grabadas a cincel entorno a sus ojos le confieren una expresión de perseverancia y madurez que sólo los grandes hombres llegan a alcanzar. Cada día que pasa delega más responsabilidades sobre mí. Desde hace un par de años intenta transmitirme todos sus conocimientos sobre el oficio que nos ocupa, sabedor de que no pasará mucho tiempo antes de que deba emprender su último viaje.
           - Anaru, hija mía, no tardaré mucho en dejaros y sobre ti recaerá la responsabilidad de cuidar de tus hermanas y velar por nuestros intereses. Debes aprender a observar y escuchar antes de actuar. Guíate por la primera de tus impresiones y desconfía de aquel que sin conocerte te ofrezca ayuda-, me repetía día tras día.
            - Así lo haré, padre-, le contestaba una vez tras otra intentando siempre sonreírle y transmitirle la confianza que él buscaba en mi rostro.
Entramos en Kalandrya por el camino que bordea la Gran Laguna. En esta época del año hay varias rutas abiertas por las que se puede transitar. Pronto, con la llegada del ciclo solar superior, el reino quedará aislado y sólo los kalandryanos serán capaces de vagar entre el hielo y la nieve. Avisamos a los guerreros que custodian nuestra caravana de que estén alerta. En su mayoría se trata de mercenarios y desertores; borrachos pestilentes que necesitan monedas que gastar en bebida y rameras. Estar bajo la protección de semejantes alimañas nos obliga a dormir con un ojo abierto y una daga entre las manos, sabedoras de que en cualquiera de sus noches de jarana podrán fijar sus lascivas miradas en mí o en alguna de mis hermanas. Pero ahora los necesitamos más que nunca ya que nos adentramos en el territorio de los Druzgos, sin duda los más peligrosos de todos los seres que pueblan el reino de las nieves.
Viajo al frente de la expedición en una pequeña carreta cargada de lana. A mi lado está Lilieth, mi hermana, tres años menor que yo. El paisaje que nos rodea es deslumbrante a la vez que sobrecogedor. El cielo es ahora de un color gris azulado y amenaza con descargar una de las primeras nevadas de la temporada. A mi derecha observo sobre una roca el cráneo de una vaca, víctima seguramente del ensañamiento de un Druzgo. Noto que mi hermana empieza a ponerse nerviosa y a respirar con dificultad.


        - Tranquila, Lilieth, no es la primera vez que pasamos por aquí y hasta ahora nunca hemos tenido ningún encuentro con los Druzgos. Suelen vagar por las cimas de las montañas y por los glaciares,  pocas veces bajan a terrenos llanos-, le digo intentando tranquilizarla.
     - Lo sé, Anaru, pero recuerda lo ocurrido hace dos años a aquella caravana procedente de Sylvilia. Fueron sorprendidos por una manada de esas bestias y los mataron a todos. Tan solo jirones de piel sobre las piedras y restos de intestinos salpicando la blanca nieve quedaron como vestigios de lo que allí sucedió-, me contesta asustada.
         - Bueno, confiemos en que eso no nos ocurra a nosotros. Además, contamos con la protección de buenos guerreros que harán frente a cualquier peligro que nos aceche-, le respondo.
            La nieve comienza a caer con suavidad y detenemos la columna para cubrir con lonas las materias que trasportamos. Mi padre se aproxima hacia nuestra carreta y nos ayuda a tapar la lana para que no se moje. Una especie de aullido estremecedor retumba en todo el valle. El silencio se apodera por unos instantes de todos los miembros de la expedición, como si quisiéramos confirmar que ha sido fruto de nuestra imaginación que juega burlona con nuestros oídos. 



            - ¡Mirad!-, grita uno de los mercenarios señalando hacia la montaña que teníamos delante.
            Todos dirigimos nuestras miradas en aquella dirección para comprobar con estupor como cuatro o cinco enormes animales bajan con la misma velocidad con la que una flecha sale del arco.
            Druzgos!-, chilla mi hermana mientras se abraza a mi padre.
Los guerreros desenvainan sus armas y se sitúan delante de los carros dispuestos a enfrentarse a las bestias. Sus espadas tiemblan entre sus manos y el miedo convierte sus rudos rostros en inocentes semblantes. Mi padre desengancha los dos caballos de una de las carretas y nos obliga a montar.
          - ¡Llévate a tus hermanas de aquí!-, me grita. -No echéis la vista atrás. Yo me reuniré con vosotras en cuanto resolvamos este problema-.
            - ¡Padre, me quedaré a luchar a vuestro lado!, le contesto bravucona.
            -  Anaru, por favor, marcharos ya, te lo ruego…-
Los ojos de mi padre se llenan de lágrimas de súplica. Me abrazo fuerte a su cuello sabedora que esa sería la última vez que lo voy a sentir en vida. Monto en mi caballo y me alejo galopando de allí junto a mis dos aterradas hermanas.
Tras nosotras se oyen nítidos unos escalofriantes gruñidos seguidos de los desgarradores gemidos de los que allí quedaron. Finalmente un trágico silencio lo envuelve todo devolviendo la tranquilidad a aquel valle. La nieve sigue cayendo suave cubriendo nuestros ropajes mientras galopamos con las lágrimas resbalando por nuestras mejillas, pero sin mirar atrás.
En mi mente resurgen frescas las palabras que mi padre tantas veces me había repetido:
- Anaru, hija mía, no tardaré mucho en dejaros y sobre ti recaerá la responsabilidad de cuidar de tus hermanas y velar por nuestros intereses…


44 comentarios:

  1. Oh.. :(
    Interesante como siempre!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias piix.
      Me alegra que sea de tu agrado.
      Un saludo

      Eliminar
  2. me gusta, me encanta y me chifla ^^, BRAVOOOOOO!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocío.
      ¿Qué opinas del dibujo? Yo creo que está bastante bien, ¿no? ;)

      Eliminar
  3. Druzgos!!!!!
    que son? como son? quiero mas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He ahí la gran pregunta, Nacho. ¿Qué son los Druzgos?
      Pues son una de las especies más peligrosas que habitan Mundo Conocido. Autores de masacres espeluznantes a lo largo de la historia de Kalandrya y que no se lo van a poner nada fácil a nuestros héroes en su peregrinar por el reino blanco.
      Sí, ya sé que me he ido por las ramas, pero no te puedo contar más.
      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  4. Sigues dejándome con ganas de más y más. En cada relato que escribes introduces al lector en tu mundo de fantasía haciéndolo desear que la obra esté finalizada y el libro en las tiendas.
    Continua así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa.
      Esa es mi intención y por lo que creé este blog, para ir sumergiendo al lector en el océano del Heredero de los Seis Reinos.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Triste relato el de esta semana Miki. ¿Puedes describirnos físicamente a estos Druzgos? ¿Son humanos? Vengaaaaa, para que nos los imaginemos... Muy buen relato! Engancha!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Sira, sin problemas.
      Mira, los Druzgos son unos seres muy muy malos que viven en Kalandrya. Espero haberte aclarado tus dudas ;)
      Un beso

      Eliminar
  6. Muy intenso Miguel, me ha encantado! Que bien escribes! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Laura.
      Es un placer tenerte por aquí.
      Un saludo

      Eliminar
  7. He llegado a tu blog de rebote y este es el primer relato que leo. Me gusta pero me faltan datos. ¿Dónde puedo leer más sobre los Seis Reinos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ¿qué tal estás?
      Ahora mismo sólo puedes leer sobre el Heredero de los Seis Reinos en este blog. La saga estará formada por cinco novelas y la primera de ellas está actualmente en proceso de elaboración, vamos, que la estoy escribiendo. Si todo va bien puede que vea la luz para finales de año.
      Muchas gracias por pasarte y espero seguir contando con tu apoyo.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Un nuevo relato y ya vislumbramos el carácter salvaje del reino de Kalandrya. Un territorio nevado, con caminos intransitables, aparecen los Druzgos, terribles y veloces...
    Mintió el comerciante a su hija o es que los ataques a las caravanas son más frecuentes de lo que él pensaba? Por qué los Druzgos antes eran más esquivos y ahora atacan abiertamente en los valles? Qué cambió entonces? Qué tipo de vida llevan los habitantes de Kalandrya en ese duro reino helado? Nos desvelarás más en los próximos relatos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas preguntas que, lamentándolo mucho, quedarán sin respuesta, Conchi.
      Coincido contigo en una cosa, Kalandrya es un reino salvaje en el que los peligros se contarán por cientos y en dónde nuestros protagonistas se llevarán más de una sorpresa, algunas buenas y otras de auténtico horror.

      Eliminar
  9. ¿de verdad nos vas a dejar así?
    creo que me va a gustar este nuevo reino.
    muy bueno el relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me temo que os voy a dejar así y te diré más, está hecho con toda intención ;)
      Gracias por tus palabras y espero que disfrutes de los relatos centrados en el reino de la nieve.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Muy bueno.
    Entonces esto es parte de un libro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Dani.
      Encantado de tenerte por aquí.
      Pues no exactamente. Estos relatos que puedes leer en este blog sirven para poneros en antecedentes y familiarizaros con los territorios y personajes que aparecerán en las diferentes novelas de la saga del Heredero de los Seis Reinos.
      Espero verte de nuevo por aquí.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  11. Miguel me encanta como siempre y sobre todo que originales los nombres de los personajes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maribel.
      Sabes que me encanta tenerte por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  12. me gusta el cambio de reino y la aparición de esos bichejos. ¿porque son animales no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los has descrito muy bien, Salva, al llamarlos bichejos. De momento dejémoslos con ese nombre. ;)
      Un saludo

      Eliminar
  13. Me gusta el nombre de Anaru y el misterio de los terroríficos druzgos. Solo la foto de la calavera ya da miedo.
    Me dejas a medias, como de costumbre.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Susana, dejaros con ganas de más.
      Coincido contigo en que la foto ya mete el miedo en el cuerpo por sí sola.
      Un beso

      Eliminar
  14. como siempre todo queda en el aire.
    Muy buena la historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras y por seguir fielmente este blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Al fin Kalandrya *-* me encantan la nieve y las montañas.
    Debe ser dificil confiar tu vida a una chusma como ésa... ¿no sería más efectivo si esos hombres sintieran cariño o afecto por la familia mercader? Así seguro que no huirían si se acercan los bichos esos, porque, la verdad, dar tu vida a cambio de unas monedas... ^^ pero fíjate, esos no se marchan. Ése ha sido el único aspecto de este relato que me ha llamado la atencion jeje, y, por supuesto, el dibujo *-* es una pasada! Cada vez van mejorando, dile al artista que muy bien :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te va a gustar este reino, Sonia. Está lleno de tipos duros de esos que te gustan a ti, es decir, de los que luego no se ablandan ni les sale la vena sensible o muestran tener un gran corazón escondido, y no como estos mercenarios del relato, que muy rudos y muy groseros, pero al final les sale el honor que llevan escondido y se ponen a defender la caravana en vez de salir corriendo. ;)
      En cuanto a la dibujante, se llama Rocío y estoy totalmente de acuerdo contigo, día a día va mejorando su técnica y hace unos dibujos impresionantes.
      Si quieres conocerla un poco más, te dejo el enlace de nuestra página en Facebook dónde esta semana se ha publicado algo sobre ella.
      Como siempre te digo, es un placer tenerte por aquí.

      https://www.facebook.com/pages/El-Heredero-de-los-Seis-Reinos/424905214255105

      Eliminar
  16. Jolín con las intrigas jaja, que pena que últimamente no tenga mucho tiempo para leer estas historias tan perfectas. Un abrazo, a seguir escribiendo tan genialmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fátima.
      Estás desaparecida. ;)
      Me alegra que sigas pasándote por aquí y que te guste mi forma de escribir.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Un claro ejemplo de la lucha por la superivencia en un territorio hostil.
    Muy buena historia.

    ResponderEliminar
  18. Bonito relato.
    Para inspirarte a la hora de crear a los druzzgos no pensarías por casualidad en la clase politica de este pais, verdad.
    Enhorabuena. Te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Miguel por seguir este blog.
      Pues no, la verdad es que no pensaba en los políticos cuando diseñé en mi mente a los Druzgos, de hecho creo que por muy peligrosos que sean estos seres que habitan en el reino de Kalandrya, hay políticos que los superan.
      Un saludo

      Eliminar
  19. El honor mostrado por esos mercenarios los acerca más a caballeros que a bastardos.
    Un placer deleitarme una vez más con vuestra lectura mi amigo escribiente.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y quien no lleva escondido a un caballero en el interior de su corazón?
      El placer es mío de teneros una semana más en este blog.
      Un saludo

      Eliminar
  20. Ya conocí por fin el reino de Kalandrya.
    Me ha gustado el reino blanco, poblado de bestias que viven en la nieve.
    Como siempre... deseando conocer más.

    xoxo
    Amarie
    Libros hasta el Amanecer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amarie.
      El primero de los libros se centra prácticamente en Kalandrya, así que me temo que terminaremos de nieve hasta la coronilla ;)
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Hola Miguel, sabes que te sigo desde el primer relató aunque nunca comente nada, mal hecho, ya lo sé, eso anima al escritor, y procurare hacerlo mas a menudo. Solo decirte que cada uno de los relatos por si solo tienen vida propia, así que cuando se junten esa saga sera impresionante. Pero dime, la palabra Tranquilidad, no la conocen en ninguno de los reinos¿?

      Eliminar
    3. ¿Tranquilidad?... Espera, que voy a buscarla en el diccionario ;)

      Eliminar