Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Relato nº 85 La isla de A´llyon



El cielo se tiñó de violeta, algo insólito en aquél ciclo solar. Las nubes bailaban una danza macabra envolviendo a los pájaros que osaban retarlas con su vuelo. El viento avanzaba con furia conquistando cada rama y cada tejado, amenazando con arrastrarlos consigo, como fieles amantes en su caminar por los senderos del cielo.


            La tierra quedó desierta; animales y humanos se ocultaron en sus madrigueras porque conocían su furia y no deseaban enfrentarla. El mar ascendía violento. Las primeras aldeas fueron arrasadas en apenas unos instantes.

            La desolación anidó en el alma de A’llyon con la misma potencia con la que el azul marino se apoderaba de las plantaciones de los hombres. Ella lo abandonó con la fría noche y dejó el lecho que compartían caliente por el roce de su piel. Las palabras no lo habrían consolado, pero ella ni siquiera las pronunció. Le escupió sus silencios a la cara, como el más doloroso de los reproches. Su ropa quedó allí, como mudo testigo del dolor que a partir de entonces anidaría en sus sueños e ilusiones de un futuro compartido.

            Ella ansiaba lo desconocido, perseguía quimeras en forma de viajes y territorios inexplorados. Él estaba atado a aquella isla, que respiraba a su compás. Si A’llyon era feliz, las plantaciones crecían con frutos espectaculares. Cuando él estaba cansado, una bruma gris se apoderaba del cielo y los arroyos ralentizaban sus corrientes dejando a los peces sin fuerza para avanzar en su peregrinar hacia el mar. Los días en que A’llyon se enfadaba, la tierra dejaba de producir, los animales se ocultaban en sus cuevas y el sol era sustituido por negras nubes de tormenta.

            Nunca le explicaron los motivos de su especial vínculo con la isla, pero sí le advirtieron que si un día partía, el volcán que dominaba aquel pequeño archipiélago estallaría destruyendo todo lo que encontrara a su paso. La lava lo perseguiría allí donde se ocultara, amenazando la estabilidad de Mundo Conocido.

            Por mucho que A’llyon trató de explicárselo, ella se negó a escucharlo. Quería irse a pesar de que nada le faltaba en aquel maravilloso rincón. Los habitantes de la isla les regalaban lo mejor de sus cosechas y de sus producciones de pan y de ropa, porque sabían que dependían de él.

            A’llyon nada les pedía porque le bastaba su compañía para ser feliz. Sin embargo, hoy nada lo consolaba. Su vida escapaba con cada paso que ella daba hacia lo desconocido. Las lágrimas brotaban de sus ojos lentas y acompasadas, nada que ver con la torrencial lluvia que estalló cuando la primera gota se derramó por su mejilla.

            Muchos llamaron a su puerta para tratar de calmarlo, sin éxito. A nadie quería ver, no deseaba esperanzas infantiles que a nada conducían, sólo ansiaba ahogarse en aquel dolor y que la vida acabara de una vez por todas.

            Y, cuando todo parecía perdido, la puerta de su hogar se abrió. No, no era ella quién cruzó el umbral, sino una anciana de pelo cano y mirada perdida. No parecía desvalida. Sus piernas eran fuertes, aunque su espalda estuviera encorvada, y su caminar era decidido. Se dirigió hacia A’llyon y, con un fuerte golpe de su bastón, lo dejó sin sentido. La tormenta cesó, el viento se calmó y el mar retrocedió dejando tras de sí una estela de destrucción.



            La anciana pronunció un conjuro ancestral en un susurro negro y sucio, dejando a A’llyon atrapado en el mundo de los sueños.

            Ahora, el destino de la isla dependía de ellos. Si las pesadillas eran dominantes, el tiempo se torcía y las cosechas no fructificaban, cuando los sueños eran dulces, la tierra lo agradecía y el sol lucía firme y feliz…


50 comentarios:

  1. Una semana mas nos brindas un gran relato. De hecho me atrevería a decir que de los mejores hasta la fecha. Continuad así mi buen escribiente.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el relato. Me encanta imaginarme la escena en la que entra la vieja y le arrea el castañazo con el bastón :) :) Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda sería una escena digna de ser contemplada ;)
      Gracias por pasarte.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Un relato magnífico. Qué pena que hayas cambiado la periodicidad de tus publicaciones porque me encanta iniciar la semana con tus buenas historias. Así estoy un par de ideas navegando por tu maravilloso mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, Mar, y te aseguro que en cuanto pueda volveré a la periocidad semanal de los reltaos. Pero ahora me faltan horas en el día.
      Un beso

      Eliminar
  4. Voy justita de tiempo, pero quería dejarte unas líneas para decirte que me ha parecido un buen trabajo. Ya cuando tenga más tiempo te lo comento con calma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Melisa.
      Siempre es un placer verte por aquí, aunque sea fugazmente ;)
      Un saludo

      Eliminar
  5. Maravilloso relato, Miguel, muy inspirador.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Cruz.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  6. Es un grandioso microrelato,aunque bastante lúgubre.Maravillosas las descripciones de personajes y paisajes.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Fernando.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Gran texto.Me ha encantado.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  8. Estremecedora y magnífica historia. Muy buena, me ha encantado. Esta es de las que te hacen querer seguir leyendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí que es de esas, Toni.
      Me alegro de que haya sido de tu agrado.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Hola Miguel,

    Es un relato fantástico. Me has cautivado desde la primera letra. Leerte siempre es un placer.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío de poder tenerte como lectora, Bea.
      Un beso

      Eliminar
  10. Interesante relato. Naturalmente no tiene el mismo efecto que el anterior, con esa atmósfera de tensión y con el elemento sorpresa del final, pero me parece una historia prometedora que supongo y espero tendrá continuación. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que tendrá continuación... ¿O quizás no? ;)
      Muchas gracias por dejarte caer por aquí.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Tienes un estilo muy definido e imprimes el ritmo adecuado. Una gozada tu relato. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Tu comentario sí que es una gozada.
      Un beso

      Eliminar
  12. Un historia preciosa, y un desenlace inesperado...hasta con los breves relatos eres capaz de sorprendernos, jajaja !
    Besos y gracias por compartirlo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Maribel, por pasarte por aquí y dejar un comentario.
      Es un verdadero placer saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  13. Que bien escribes Miguel, es un cuento fabuloso y me mantuvo enganchada hasta el final. Gracias por compartirlo.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Débora, por seguir por aquí una semana más.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Me encanta el punto esotérico que le has dado al relato. Deseando que llegue el próximo lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narciso.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Que bueno!!!!!!
    besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Siempre es grato leer una semana más tus comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  16. Un magnífico relato, excelente manera de describir el escenario, he llegado a sentir un poco de agobio mientras lo leia, muy bueno, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Laura.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  17. si hay algo en la vida capaz de hacer tambalearse a la propia naturaleza es la fuerza del amor
    un relato precioso
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo contigo, Rosa.
      Un beso

      Eliminar
  18. Hola Miguel.
    Una semana mas me has cautivado y solo puedo decirte ¡¡bravo!!
    No dejes de compartir tus relatos. 85 me parecen pocos ^^
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Noe. seguir y superar con creces esa cifra.
      Un beso

      Eliminar
  19. como siempre, miguel, tienes ese arte para desarrollar tu especial talento y hacernos disfrutar a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Lorena, eres capaz de alegrarme el día con uno de tus comentarios ;)
      Un saludo

      Eliminar
  20. Este tienes que continuarlo. No lo puedes dejar así ;)
    Por cierto, no se si lo habras visto, pero hacen una reseña del libro muy buena en un blog que sigo.

    http://sumergidosentrelibros.blogspot.com.es/2014/11/el-heredero-de-los-seis-reinos-la.html

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Javier. la había visto. Gracias por el aviso.Gran blog y gran administradora.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. Una historia muy entretenida, me ha tenido enganchada hasta el final. Muy buena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Aunque pueda parecerlo, creo que tu personaje no es un loco, sino que tiene la valentía que a muchos nos falta de perseguir su sueño y negarse a perderlo.

    Muchos besos y que tengas un fantástico fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca dije que fuera un loco. De hecho, cuando lo escribí, pensé en un caracter como el que has descrito.
      Gracias por pasarte, Belén.
      Un beso

      Eliminar
  23. me encanta me encanta me encanta me encanta
    quiero mas y mas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ha quedado claro... ¿Te ha gustado? ;)
      Un abrazo.

      Eliminar