Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Relato nº 79 En busca de su destino



El vakhali de Rívul avanzaba tan veloz que sus pezuñas apenas rozaban la nieve. El guardia del témpano tenía prisa; deseaba alcanzar cuanto antes a sus hermanos de armas para luchar contra los utsurianos. Acompañar a Melandrón había llevado más tiempo del esperado, pero mereció la pena. Aquellos myrthyanos se habían ganado su respeto y, con el paso de los días, su admiración. Eran fuertes, a pesar de su apariencia indisciplinada, y honorables, pero sobre todo eran leales, una cualidad que apreciaba sobre todas las demás.
            Miró atrás, orgulloso de su fiel montura. Su velocidad y su ligereza eran tales que el vakhali no dejaba huellas tras sus pasos, por lo que era imposible que ningún enemigo lo siguiera. Hasta ahora jamás habían tenido que preocuparse por aquellas cuestiones, pero corrían tiempos difíciles. Brujas trashumantes vagaban por los campos kalandryanos, los utsurianos amenazaban en las fronteras y había cambios de reyes inesperados en los reinos vecinos… Todo era posible, así que prefería proteger su retaguardia.


            La noche se le echaba encima, pero estaba decidido a continuar su marcha en la oscuridad. Deseaba volar hasta alcanzar su formación. No tenía familia que lo aguardara, sus padres murieron siendo él un niño aquejados por unas extrañas fiebres y la fortuna no le otorgó el privilegio de contar con hermanos que lo acompañaran en su deambular por la vida.
Se incorporó a la Guardia del Témpano cuando apenas acababa de abandonar la infancia. Rívul tuvo una juventud más bien agria. Sin padres que lo controlaran y sin hermanos que lo frenaran, fue un joven soberbio, engreído y peleón. Se sentía superior a todos y sólo se sometía a las órdenes del capitán, siempre y cuando las considerara correctas. La disciplina no era su fuerte, hasta que un día se negó a obedecer una directriz de Hárendal, empeñado en que conocía mejor que nadie las sendas, y cayó por un precipicio. Durante unos breves instantes lo dio todo por perdido, pero el heredero kalandryano no lo dudó y se lanzó al vacío tras él. Sus compañeros lo imitaron logrando entre todos hacer una cadena humana que evitó que terminara sus días con los huesos y la cabeza rotos por las duras rocas del acantilado nevado. Entonces comprendió que se debía a aquellos hombres.
Su carácter no se endulzó por arte de magia ni la disciplina se le inculcó en apenas un instante. Tardó tiempo en aceptar todas las órdenes y en comprender que sólo tenía una vida, y que debía afrontarla con valentía y alegría, como sus hermanos.
Por eso se sentía como un traidor al estar tan lejos de ellos en un momento tan crucial. Le habían contado la espectacular marcha de la Ciudad de los Espejos y se odió por no haber participado en ella, pero debía obedecer órdenes. Además, gracias a él la comitiva myrthyana seguía sana y salva, como Bágrok deseaba.


            Pero ahora debía avanzar rápido para alcanzar su destino, que estaba en aquellas montañas, luchando por su reino y por sus hermanos de armas.
            Las últimas luces del día se despidieron con un abanico de magníficos colores que se reflejaban en el hielo para dejar paso a la más absoluta oscuridad. Ni siquiera eso lo detuvo. Avanzó esquivando ramas caídas y montículos de nieve. Sólo frenó el paso cuando el hielo se adueñó del camino. Su vakhali compartía su ansia por llegar con la Guardia del Témpano y se inquietaba cada vez que Rívul trataba de retenerle porque intuía algún peligro.

            Comieron mientras cabalgaban y bebieron el agua de la lluvia. No se detuvieron hasta que contemplaron a lo lejos la impresionante formación de la Guardia del Témpano. Los dorados y plateados de sus corazas refulgían como si de estrellas se tratase. Rívul sonrió satisfecho. Estaba donde deseaba estar, aunque el camino que seguía lo guiara hasta la muerte.

42 comentarios:

  1. Un relato fantástico y que sirve para conocer un poco más a este personaje de la saga. Enhorabuena. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que fácil sería todo si fuéramos capaces de afrontar el destino con esa valentía

    Un beso :-*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo.
      Gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  3. Una historia fantástica! Me encanta cómo das relevancia a los personajes secundarios en tus relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, esa es la idea de este blog, Mar, y de momento funciona bien. Esperemos que siga.
      Un saludo

      Eliminar
  4. nueva dosis de maestría con la pluma para acercarnos unpoco mas al reino de las nieves y a sus gentes.
    me muero por saber como termina este enfrentamiento con los utsurianos.
    saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terminará como imaginas, Carlos, aunque tendrás que esperar aún un poco para saber más de esta historia.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Espero poder descubrir lo sucedido cuando publiques mas libros porque de lo contrario seria muy cruel por tu parte.
    Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no te quepa la menor duda, Salva.
      Ningún misterio quedará sin resolver.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Grande Miguel!
    Chulísimo e intrigante. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Marga, por pasarte y leerlo.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Otra vez me dejas reventando por saber que va a suceder
    Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sabrás, Francisco, que no te quepa duda.
      Un saludo

      Eliminar


  8. ¡Me has dejado sin palabras! El final me encanta, ya cuando leí el libro me gustó este personaje. Enhorabuena Miguel, espero ansiosa el próximo relato.
    Un beso

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno tu texto amigo, como siempre nos llevas en alas de imaginación :)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tan bueno como la alegríoa de tenerte por aquí una semana más, Hammer.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Estupenda historia Miguel. Siempre me dejas con ganas de seguir leyendo ^_^
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Juana ;)
      Un beso y gracias por pasarte

      Eliminar
  11. Una historia estupenda que me ha hecho imaginar la escena y desear con más fuerza que el libro segundo salga pronto. Besos

    ResponderEliminar
  12. Alucinante!!!!
    Me encanta todo lo que tenga que ver con la guardia del témpano. Me impactó mucho esa salida de la ciudad de los cristales cantando y en formación a lomos de sus vakalis *_*

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Teresa, es una de las escenas que más comentan los seguidores del libro.
      Un beso

      Eliminar
  13. Nunca deja de sorprenderme el poder de imaginación que tienes. Lo mismo escribes un relato místico, que uno de aventuras, que uno de combates o una canción digna del mejor de los juglares. Cada día disfruto más leyéndote.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentarios como el tuyo, Elena, son los que me inyectan fuerzas para seguir adelante.
      Muchas gracias.
      Un beso

      Eliminar
  14. Me imagino a todo ese ejercito montado sobre los vakhalis y es alucinante. Lo siento pero no me conformo con los libros, quiero ver las películas, jejeje.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda, y yo ;)
      Gracias por pasarte y dejar tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Gracias, Raven.
      Siempre es un placer verte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. por favor dime que va a haber continuación.no me puedo quedar sin saber que va a pasar ahora :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La habrá, Mariam, pero en los libros ;)
      Un saludo

      Eliminar
  17. Una semana más me quito el sombrero ante un relato estupendo.
    Felicdades.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una semana más me alegra verte por aquí, Débora.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho, Miguel, está escrito con mucho arte y además te ayuda a saber algo más de este reino y sus personajes. Besos ^^

    ResponderEliminar
  19. Ya conocía Kalandrya y me encanta.
    Me ha gustado el reino blanco, poblado de bestias que viven en la nieve.
    Como siempre... deseando conocer más.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me guardas el secreto, Laura, te diré que también es de mis reinos favoritos.
      Un beso

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Muchas gracias, Scooby.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  21. Me ha gustado. Rápido y directo. Enhorabuena

    ResponderEliminar