Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Relato nº 78 Mi decisión



El mar golpea las rocas una y otra vez, con la insistencia que mana de la desesperación de los que han perdido todo lo que aman, como yo. Nada me queda, por nada merece la pena continuar mi camino y, sin embargo, aquí me hallo, enfrentándome al océano, que se empeña en destruir el último bastión de piedra natural que me protege.

            He llegado a las fronteras marinas de Sylvilia arrastrándome por caminos de tierra y barro, escalando empinadas montañas nevadas, nadando por embravecidos ríos y turbulentos arroyos. He cruzado bosques encantados, agujeros sin final y enfrentado a temibles nigromantes sin que mi pulso se alterara. El miedo no forma parte de mi vocabulario, pero, ahora que todo acaba, una terrible desazón me acongoja. 



            La certeza de que he errado en muchas de mis decisiones es una daga que atraviesa mi vientre destrozando mis entrañas. Por primera vez dudo de las certezas que me han acompañado durante toda mi existencia. Muchos pensarán que he huido, cuando la realidad es que me enfrento a la peor encrucijada que he encarado.

            Soy la mejor guerrera utsuriana, sin falsas modestias. No tengo porque ocultarlo, ni negarlo. Desde la cuna me prepararon para el sufrimiento y el dolor. Mientras otros bebés aprendían a caminar entre besos y abrazos, a mí me golpeaban con una vara en brazos y piernas para que enfrentara mis temores y me levantara. Si lloraba, me dejaban sola en la lobera durante noches enteras. Si pedía comida, no me alimentaban durante una semana. Jamás tuve una muñeca, salvo que los maniquíes a los que atravesaba con mi espada se consideraran como tal. Nadie me hizo la menor carantoña, así que aprendí a rehuirlas cuando crecí. Tampoco tuve amigos. Los guerreros somos solitarios, es la mejor forma de enfrentar la muerte.

            Crecí con un solo código; mi vida no vale más que lo que estoy dispuesta a luchar por Utsuria. Mi reino negro era todo lo que tenía. Defenderlo de los enemigos que querían destruirlo era mi destino y todos deseaban acabar con él en Mundo Conocido, así que tenía cuantos adversarios deseaba. Al menos eso es lo que me enseñaron.

            Pero todo cambió cuando me enviaron al Palacio de la Laguna. Mi rey quería que lo desvelara todo, que acabara con el Suliadán, y partí dispuesta a hacerlo. ¡Qué tremendo error!

            Gulham me desarmó sin armas. Me recibió con los brazos abiertos, deseoso de conocerme. En aquel Palacio no había cerraduras, todas las habitaciones estaban abiertas para quien deseara entrar. Las trampas eran impensables, al igual que los gritos o cualquier tipo de tortura. El Suliadán tenía el don de la palabra y del conocimiento y estaba deseoso de transmitirlo a todo el que deseara escucharlo. Me habló de los cinco reinos que no conocía, de sus bellezas naturales, de la bondad de algunas de sus gentes, de la magia que protege los bosques y los ríos, de los señores del viento, de la magnífica nieve kalandryana, de las llanuras desiertas de Vharane, de las sirenas de las mil islas...

            Pronto comprendí que aquello no era más que una treta para alejarme de mi plan, ganarse mi confianza y evitar que lo destruyera. Así que decidí matarlo cuanto antes. Una noche me levanté cuando todos dormían y entré en su dormitorio. Nadie me lo impidió. No había guardias apostados en su puerta ni vigilantes de ningún tipo. Gulham me esperaba de pie frente a su lecho con el pecho descubierto. Me dijo que estaba preparado para morir, que su vida había sido rica y fructífera y nada tenía que temer, al contrario, deseaba abandonar Mundo Conocido porque odiaba lo que Utsuria estaba haciendo con él.

            Al sumergirme en sus sinceros ojos comprendí que tenía razón y huí. No tengo miedo a lo que mi rey pueda hacerme. Sé que ha dado orden de que me maten por temor a lo que pueda contar. He escapado durante días y días y he llegado a mi destino, del que sólo me separa este bastión de piedra que el mar trata de destruir.

            Tengo dos opciones; saltar o combatir por Gulham traicionando al reino que me vio nacer… Y ya he tomado mi decisión.


               
                 

50 comentarios:

  1. Una forma fantástica de captar el sufrimiento de la guerrera. Es formidable. Me gustó muchísimo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un relato fantástico en el que se puede oler el aroma del sufrimiento de un alma atormentada. Yo hubiera tomado la mimsa decisión. Muy buen texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Valeria.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Buenos días Miguel

    Es una historia muy buena e inspiradora. Un debate entre el bien y el mal en estado puro. Siempre es un placer leerte.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por poder contar con lectores como tú, Toni.
      Un saludo

      Eliminar
  4. De nuevo me sorprenden las descripciones de este relato, tanto de los lugares como de los sentimientos, realmente bien conseguidas.
    Ha sido fácil ponerse en la piel de la guerrera y compartir sus dudas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. vivan esas mujeres guerreras!!!!!
    me hubiera encantado vivir en mundo conocido, todas las mujeres que describes son mi tipo ideal :) :) :)
    saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que te van las mujeres de caracter fuerte, Gabi ;)
      Un saludo

      Eliminar
  6. Por lo que llevo leido de tus relatos, me encanta como tratas la figura de la mujer. Con valor, coraje, fidelidad, honor... como debe ser.
    Un abrazo
    Bea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debe ser...
      Gracias por pasarte, Bea.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Bien escrito. haces que un manto oscuro caiga sobre el ánimo del lector contagiando la desazón que debe sentir la guerrera.
    Me encanta la frase " El mar golpea las rocas una y otra vez con la insistencia que mana de la desesperación de los que han perdido todo lo que aman".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encanta tu frase inicial de este comentario, Ana.
      Un beso

      Eliminar
  8. Hola Miguel.
    Me encanta este relato.
    Veremos algún día un enfrentamiento entre esta guerrera y Marah?????
    A mí me gustaría ^^
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién sabe, María?
      Todo puede ocurrir en Mundo Conocido.
      Un beso

      Eliminar
  9. otra guerrera a quien temer, esto se está convirtiendo en un matriarcado ;)
    saludos afectuosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las mujeres pueden llegar a ser armas perfectas, y si no que se lo pregunten a todos los que se enfrentaron a Marah en un último combate.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Excelente..!!!! Ha sido un placer leerte...Cuanta enseñanza..!

    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, el placer es mío por poder contar contigo, Martina, una semana más.
      Un beso

      Eliminar
  11. Has sabido expresar la soledad y la frustración de la chica de una maravillosa manera.
    Me ha gustado mucho.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  12. Es fantástico !!! Menudo dilema tiene esa guerrera....
    Quiero leer todos tus relatos, uno por uno y disfrutarlos poco a poco; me servirán para hacer la espera hasta tu nueva entrega un poco menos dolorosa, jajaja !
    Besos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como me alegra verte por aquí, Maribel.
      Pues ponte cómoda, porque son unos cuantos los que ya hay publicados ;)
      Un beso

      Eliminar
  13. el relato me ha gustado muchisimo, es uno de los mejores para mi gusto que has escrito hasta ahora

    ResponderEliminar
  14. Un claro ejemplo de la lucha por la superivencia de una mujer guerrera en un mundo hostil.
    Muy buena historia.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan.
      Celebro que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Buena Historia. Ya quisieran muchos hombres tener el valor de mujeres como la protagonista de este relato. Si nos dejaran a nosotras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... otro gallo cantaría ;)
      Gracias por pasarte, Joanna.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Me pregunto si esta guerrera estará a la altura de Marah?????
    ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, Elena.
      En mi opinión, Marah es mucha Marah. Y no digo más...
      Un saludo

      Eliminar
  17. para no llevar la contra a la mayoría diré que me encantó!!

    Besos :*

    ResponderEliminar
  18. Bonito texto. La narración tiene estilo y belleza en las palabras. No me gustaría estar en la piel de esa mujer. Difícil disyuntiva. Un beso!

    ResponderEliminar
  19. Guauuuuu, me ha encantado.
    Muy bueno Miguel, es un relato magnífico.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fernando.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  20. Interesante propuesta la de esta semana, una nueva guerrera. Tengo la sensación de que veremos, o mejor dicho leeremos, sobre un enfrentamiento de esta chica con Mara...me equivoco????? ;)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  21. Que maravilla de relato! Siempre me encanta pasarme por tu blog, transmites mucho, casi haces pertenecer al lector al relato. Tienes mucho talento, Miguel.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me vas a sacar los colores, Sara.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  22. Esto es dejarnos con la miel en los labios! Espero poder saber mas de esta guerrera en próximos relatos o en los libros! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente que sabrás de ella, Belén.
      Gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  23. Espero que su decisión no sea tirarse por el acantilado. ¡Menuda trama estás montando! Estoy deseando saber qué pasa al final con el rey de Utsuria ¿Consigue su objetivo de matar a Gulham en algún momento? Vas a tener que hacer más relatos a la semana para satisfacer mi curiosidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría, Mar, pero me falta tiempo.
      Gracias por pasarte.
      Espero poder resolver tus dudas más adelante.
      Un beso

      Eliminar
  24. me ha encantado^^
    Yo quiero ser como esa guerrera :3
    besos!

    ResponderEliminar