Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 25 de agosto de 2014

Relato nº 75 Heroica resistencia



La sangre brotaba de la herida de su ceja cegándolo por completo. No podía vislumbrar nada más allá de aquellas sombras rojas.  Sólo escuchaba el ensordecedor sonido de las espadas y el relinchar de los caballos.  Intentó ponerse en pie pero algo se lo impedía. Una vez más, pasó la manga de su camisa por su rostro con la esperanza de limpiar sus ojos, pero aquel líquido rojizo y denso volvía a cubrirlos de inmediato. La brecha debía ser bastante profunda, aunque curiosamente no sentía ningún dolor, sólo mareo. Llevó sus manos hasta sus piernas para palparlas y comprobar qué era lo que les impedía moverse. El tacto le reveló la existencia de un cuerpo, quizás un cadáver, no podía saberlo.
            Al limpiar de nuevo sus ojos pudo atisbar en apenas un instante un hombre sin cabeza descansando sobre sus extremidades inferiores. De nuevo el rojo de su sangre se convirtió en lo único que podía ver.



            Aquella batalla era absurda. Estaba perdida de antemano y, tanto él como sus compañeros, lo sabían. Nada podían hacer unos pobres aldeanos contra las tropas utsurianas pero habían decidido resistir y allí estaban.
            No sabía por qué aquellos guerreros habían desembarcado en Urutlandia cerca de su aldea, pero sí tenía claro que no debían facilitarles el paso. Habían enviado un emisario hasta Bárferum para informar al rey, pero no llegó respuesta.
            Los utsurianos permanecieron tranquilos durante una jornada completa, como si esperaran órdenes. Al segundo día iniciaron la marcha.  Estaba claro que no contaban con hallar resistencia, no sabían de la valentía del pueblo sylviliano, dispuestos a defender su tierra contra viento y marea, aunque no tuvieran más armas que viejas espadas oxidadas y los utensilios que utilizaban en sus labores agrícolas.
            La mañana se había presentado fría, sobre todo tras la noche en vela que habían sufrido a la intemperie. Las mujeres que necesitaban amamantar a sus bebés y los niños habían abandonado la aldea la tarde anterior. El resto permaneció allí, dispuestos a enfrentar a la misma muerte.
            La batalla fue rápida, ruidosa y sucia. En nada se parecía a las luchas heroicas que cantaban los juglares. No había dignidad en las peleas. No se esforzaban por lucir sus mejores envites. Sólo atacaban con todas las fuerzas que sus cuerpos acumulaban con el objetivo de ensartar a sus enemigos y enviarlos de nuevo a su tierra,  a ser posible, calcinados en el fuego de la muerte.
            Los utsurianos tampoco impregnaban de honor sus ataques. Sólo querían destruirlos porque eran un estorbo en su camino, al igual que se aparta una mosca que trata de acercarse al pan untado con miel.
            El peso cada vez era mayor, al igual que la oscuridad. Ni siquiera podía permanecer sentado porque habían echado algo sobre su pecho, al parecer, otro cadáver, y otro… Hasta que respirar fue una misión imposible.
            Antes de que perdiera el conocimiento sintió un calor extremo y la certeza de que lo estaban quemando junto al resto de aldeanos muertos. El final había llegado y nada tenía de heroico ni de caballeroso.
            Los utsurianos los habían eliminado, abriéndose paso hacia el Bosque de Tanalkar. Quizás los ulldos puedan resistirlos más tiempo.
            El fuego los consumió elevando una columna de humo que sirvió de advertencia al resto del reino.



54 comentarios:

  1. Buenas noches, estimado escribiente.
    Una vez más das una clase magistral en narrativa. Me encanta cómo has dado consistencia al personaje y cómo has llevado las descripciones al máximo sin dejar caer la tensión narrativa.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, sir Richard.
      Leer comentarios como éste son un incentivo para seguir escribiendo.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Si señor!!! Este si es de los que me gusta. sangre y cadáveres. Como mola!!!!!! XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que éste sí sería de tu agrado, Nacho.
      Un saludo

      Eliminar
  3. No puedo añadir ningún comentario a un texto que merece ser leido y disfrutado, simplemente añadiría lo de otras veces, es demasiado corto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Débora.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. me ha sabido a poco. es una pasada como describes la agonía y la situación. quiero más!!!!!! ;)
    salu2

    ResponderEliminar
  5. Muy fuerte y muy agobiante, pero bien escrito, porque un manto oscuro cae sobre el ánimo del lector conforme lo lee. No me esperaba ese final tan sangriento. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narci.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  6. Duro relato muy impactante al final. Me ha parecido buenisimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer tenerte por aquí, Melisa.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  7. Sangre, acero y batallas.. con un estilo perfecto de narración :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viniendo de alguien que se mueve como pez en el agua en este género literario, el valor de tus palabras se eleva al cuadrado.
      Gracias, Hammer.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Un gran relato Miguel.
    Abrazos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. Una atmósfera perfectamente retratada, una trama que nos invita a sufrir y temer por la vida de su protagonista, una tensión que va enganchando al lector hasta el final... Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Martina.
      Siempre es un placer leer tus comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  10. Llevavamos tiempo sin pasarnos y sin comentar y nos deleitas con este pedazo de relato que nos ha encantado a los dos, y es raro que coincidamos.

    Un abrazo muy grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, pareja.
      Me alegra veros de nuevo por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola MIguel.
    Una entrada muy inquietante y en párrafos agobiante. Está excelentemnente escrita. Gracias por compartirla con tus lectores.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte y leerla, Teresa.
      Un beso

      Eliminar
  12. Muy bueno. Hace que llegue a odiar a los de utsuria un poco mas.... Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Manuel, algo bueno tendrán los utsurianos, ya verás ;)
      Un saludo

      Eliminar
  13. un relato magnífico y estremecedor
    continuará??????
    bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Quién sabe, Susana?... ¿Quién sabe? ;)
      Un beso

      Eliminar
  14. Es un relato fuerte y da miedo la forma en que describes la angustia del prota.Estoy de acuerdo con la mayoría de comentarios que apuntan a que es un relato buenisimo.Un saludo

    Toni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni.
      Me alegra saber que has disfrutado leyéndolo.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Un magnífico relato Miguel ^^

    Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Un estupendo relato. Un placer leerte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por tenerte por aquí, Irene.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. GUAUUUUUUUUUUUUU!!!!!!
    ES GENIAL!!!!! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  18. ¡Bravo!
    ¡Impresionante!
    ¡Quiero más!
    :)

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tomaré tu comentario como que te ha gustado el relato, Carlos :)
      Un saludo

      Eliminar
  19. conforme se va leyendo tienes la mente puesta en las desventuras y luchas que habrá vivido ese pobre hombre y en lo fatídico de saber que está a punto de morir.- Te felicito.- Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Extraordinario relato; sin duda, es de lo mejor que te he leído en los últimos tiempos. Magistral la narración. Un relato redondo. Enhorabuena.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  21. Hola Miguel.
    Este relato tiene todo lo que tiene que tener un buen relato; tensión, tiempo, construcción, misterio y un argumento muy bueno.
    Es perfecto ;)

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Me alegra saber que te ha gustado tanto.
      Un beso

      Eliminar
  22. Uffff, muy muy muy bueno. Me he metido en la historia hasta el punto que he llegado a temer por mi vida ;)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raven.
      Siempre es un placer ver a un erudito como tú por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. Me ha encantado, tanto el ritmo narrativo como el impactante final. Me gusta la forma que tienes de contar desde las historias más bellas hasta las más macabras. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar.
      Como de costumbre, tus comentarios me abruman.
      Un saludo

      Eliminar
  24. Yo, sin ser ningún entendido en la materias, me he quedado impresionado con este relato. Jejeje. Original e intenso, como siempre. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joaquín.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  25. Alucinante, increíble, fantástico. Pone los pelos de punta. Esperando impaciente el siguiente. Un beso

    ResponderEliminar
  26. Hola Miguel
    Esta historia es tan intensa que da pena que sea tan corta. Me ha gustado mucho, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Violeta.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar