Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 12 de mayo de 2014

Relato nº 61 El precio de la libertad



Estaban reunidos alrededor de una hoguera, como solían hacer cuando se trataba de tomar decisiones que afectarían a todo el clan. Los rostros se iluminaban serios bajo la luz de las llamas y varias capas de pieles cubrían sus cuerpos protegiéndolos del intenso frío. No había lugar a dudas, algo terrible estaba a punto de suceder.
            Era la primera vez que Frusdal acudía a una reunión del Consejo. Acababa de cumplir los doce años y ya tenía derecho a participar, aunque su padre le había pedido que fuera prudente, una cualidad de la que carecía. Trataba de mantenerse serio, pero una amplia sonrisa de satisfacción pugnaba por conquistar su rostro. No podía evitarlo, estaba feliz y satisfecho. Ya era uno de los mayores, aportaría su parecer en la toma de las grandes decisiones y podría batallar y cazar cuando fuera necesario. Además, su padre ya no podría prohibirle que cabalgara por los montes en solitario. Pronto elegiría una esposa y se trasladaría a su propia cueva. Se había convertido en un hombre.
            Así que decidió comportarse como tal y contener aquella peleona sonrisa. En lugar de sentarse con los de su edad, lo hizo junto a su progenitor, como muestra de respeto y consideración. Quería empezar con buen pie y demostrar que, aunque fue un niño rebelde e irrespetuoso en muchas ocasiones, sería un adulto responsable y digno.
            El más anciano tomó la palabra y explicó que los Nuntárak les habían enviado un ultimátum. Debían someterse a las directrices del Suliadán de Mundo Conocido y aceptar al caudillo del clan Nuntárak como señor único de Kalandrya.
            Los murmullos de indignación fueron inmediatos. Los Odondae eran una tribu libre e independiente y así deseaban continuar. El anciano elevó su mano y, de inmediato, el silencio se adueñó de la situación.
            — Debemos pensar en nuestro pueblo. Somos un clan poderoso y sólido, pero no el más fuerte ni el más numeroso de Kalandrya. Si deciden unirse contra nosotros, poco podremos hacer para defendernos. Nos exterminarán.
            Murmullos de nuevo.
            Era inconcebible para ellos que sus hermanos del reino nevado trataran de imponerles algo que no deseaban. Siempre habían sido autónomos. Cada uno tenía su territorio y convivían con cierta paz y armonía. Los conflictos se resolvían entre los jefes de los clanes y los que erraban recibían su castigo. Pero someterse a otro clan, eso era demasiado para ellos. Hasta ahora, nunca habían atendido las peticiones del Suliadán. No querían más tierras ni más posesiones. Sus amadas montañas les otorgaban todo lo que necesitaban para vivir. Nunca irían más allá, así que no permitirían que nadie les recordara que no debían hacerlo y, mucho menos, que les impusieran absurdas normas de comportamiento.
            — Entiendo vuestras dudas y temores —dijo el anciano. Pero debéis pensar en nuestros hijos, en nuestras mujeres. El caudillo de los Nuntárak me ha dado su palabra de que no quieren someternos. Tampoco entrarán en nuestras decisiones ni juzgarán nuestras actuaciones, siempre que no traspasemos las fronteras de nuestro territorio. Reconocer su hegemonía sobre Kalandrya es mera palabrería para que nos dejen vivir tranquilos. En realidad sólo habría que firmar un pergamino y nos dejarían en paz.
            Frusdal no podía creer lo que estaba viendo. El anciano estaba convenciendo al Consejo de que se sometieran al vasallaje de los Nuntárak. Podían camuflarlo como quisieran, pero aquello era una sumisión absoluta. Tras la firma del pergamino estarían obligados por honor a obedecer todos sus preceptos. ¿Quién les garantizaba que el siguiente señor Nuntárak no sería un loco que trataría de disgregarlos o esclavizarlos?


           Los Odondae no tenían un único líder para evitar que ningún demente fuera el amo de sus destinos. Ellos contaban con un Consejo en el que todos los hombres tenían voz y voto para tomar cualquier decisión. Ese era su sistema de gobierno y les había funcionado a la perfección. Frusdal no estaba dispuesto a que aquello cambiara así que, sin pensarlo dos veces y llevado por su jovial temeridad, se puso en pie.
            Todos los rostros se volvieron hacia él. Era el último en llegar al Consejo y se había atrevido a pedir la palabra, algo que sólo los más veteranos hacían. Durante un breve instante el joven se arrepintió de su osadía, pero el miedo a que aceptaran someterse a los Nuntárak era aún mayor, así que abrió la boca dispuesto a decir lo que pensaba.
            — Nací Odondae y mi destino me aguarda cada día entre estas montañas. He crecido libre como marcan las normas de mi clan y así quiero morir.  Sé que muchos de vosotros pensáis que soy todavía un niño, que no tengo descendencia y nadie depende de mí, por lo que mis miedos son escasos. Es cierto, como también lo es que no temo a la muerte, ya que sé que los espíritus de la tempestad me acompañarán en mi peregrinar allá dónde me lleven. Sólo me espanta una idea, la esclavitud. Y es a ella a la que me dirigen vuestras miradas. No quiero someterme a los Nuntárak ni a ningún otro clan. Quiero decidir cada día qué dirección tomar y qué animales deseo cazar. Incluso quiero tener el derecho a elegir cómo morir. Y ya lo he hecho. Prefiero acabar con mi vida luchando contra los que desean esclavizarme antes que vivir bajo su dominio. Eso es lo que me habéis enseñado desde que nací y es lo único que creo y respeto. Si perdemos nuestra libertad, perdemos nuestra esencia y dejaremos de ser los Odondae. ¿Preferís eso a la muerte en batalla?
            Un no rotundo salió de forma simultánea de las gargantas de todos los miembros del clan. No había más que discutir. La decisión estaba tomada. Recogieron sus pieles y se dirigieron a sus cuevas a despedirse de sus familias…



            …La historia nos cuenta que los Odondae fueron exterminados. Las leyendas narran como al morir y abandonar el mundo de los vivos, en sus rostros lucían una gran sonrisa de satisfacción y orgullo.  

58 comentarios:

  1. Muy muy bonito el relato y el carboncillo es alucinante. Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro que te haya gustado.
      No puedo estar más de acuerdo con el dibujo. Es impresionante.
      Un beso

      Eliminar
  2. Qué hermosura de historia, Miguel, porque sí, nada como poseer la inocencia de un niño para no temer a la muerte o hacer de esta un acto de valentía, nada. Me ha encantado, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa.
      Una reflexión preciosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Debo reconocerte que se me han puesto los pelos de punta leyendo el discurso del muchacho e imaginando a todos los miembros del consejo escuchandolo absortos.
    Mis mejores deseos de cara a la presentación del vieirnes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Débora.
      Me alegra saber que te ha gustado el relato y sí, la presentación no pudo salir mejor.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Buenas noches Miguel

    Este tipo de relatos épicos son toda una fuente de inspiración.
    El texto que has escrito es formidable y me ha hecho sentirme con ganas de luchar para salir adelante en esta mierda de sociedad en la que vivimos. Perdona la expresión, si es ofensiva te pido que la elimines, pero es lo que me pedía el cuerpo decir en estos momentos.

    Saludos
    Gabi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado como tenías y debías expresarlo, Gabi.
      Gracias por tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  5. ¿valor inconsciente o incosciencia valiente?
    difícil dilema. es una gran historia. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Complicada respuesta a tu pregunta, Teresa.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  6. Una interesante reflexión la que nos haces sobre la madurez de los niños y el miedo que atenaza las decisiones de los adultos. Aunque me gustaría dejarme llevar por la pasión del chaval, creo que hubiera apoyado la opción de ceder ante las pretensiones de los mas fuertes.
    ""Un saludo""

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preferiría no verme en la disyuntiva de tener que elegir, Merlín.
      Gracias por dejarte caer por saquí.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Hola! Me parece muy original este relato.
    Sigo enganchada a tu blog y deseando leer el libro.
    Un besote..♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo estoy deseando saber qué te ha parecido.
      Un beso

      Eliminar
  8. La historia es una pasada y como la cuentas me encanta, me llama muchísimo la atención la expresión de la cara del chico en el dibujo, refleja ese orgullo y falta de miedo.

    Un abrazo y buena semana, sobre todo el día de la presentación XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias nacho ^^, mi intención se ha visto reflejada entonces. ¡Con estos relato, quién no quiere acompañarlo como se merece!

      Eliminar
    2. Después de leer a Rocío, no añadiré más ;)
      Gracias, Nacho.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Es un buen relato.
    La pasión y la ingenuidad del chaval son muy refrescantes...
    Un besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Cruz.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  10. en un mundo real nunca hubieran dejado que un niño participara en una decisión tan importante,pero bueno,para eso está la fantasía, no? :) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez los escucharan, a lo mejor cambiarían la visión que tienen, que tenemos, de muchas cosas.
      Gracias por pasarte, Fernando.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Muy bueno el relato. Te deseo mucha suerte el día de la presentación de tu novela. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. de nuevo me quedo con ganas de leer mas y mas.
    estoy deseando poder comprar tu libro para no tener la sensación siempre de que me quedo a medias ^^
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya lo tienes a tu disposición, Laura.
      Ahora espero que no te defraude.
      Un beso

      Eliminar
  13. Me gusta el título, refleja perfectamente lo que el relato cuenta. Estoy deseando que llegue el viernes para verte en la presentación :) Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena.
      Y el viernes llegó... Y vaya que si llegó ;)

      Eliminar
  14. Un hermoso relato de coraje, donde cada renglón que avanza se hace más intenso al descubrir como un muchacho se convierte en hombre.
    Con afecto te dejo un beso
    Mariam

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por pasarte, Mariam.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  15. ¡Me gustó la historia! ¿Es sacada de la primera novela?
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica.
      Sí. La desaparición del clan Odondae se narra en el primer libro.
      Un beso

      Eliminar
  16. Un relato precioso. Me gusta cómo el niño, con su visión idealista de la vida, es capaz de convencer al resto. Además, ahora entiendo mejor la historia de los Odondae que cuentas en la novela, que ya está en mis manos. Mucha suerte en la presentación del viernes.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  17. Fantástico. Me ha gustado mucho.
    Ya estoy buscando donde poder hacerme con tu libro.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Raven.
      ya lo tienes disponible.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Cada día más enganchado a tu saga y a tu portentosa imaginación :)


    Saludos
    Manu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo cada día más contento de leer comentarios como el tuyo, Manu.
      Un saludo

      Eliminar
  19. El orgullo siempre por delante. Que envidia el poder pertenecer a un clan donde los jovenes tienen los principios tan claros, y no como hoy en día.

    ResponderEliminar
  20. una maravilla de relato Miguel
    mañana te veo en la presentacion de tu libro

    muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María.
      me encantó verte allí y poder disfrutar junto a ti de una presentación de cine.
      Un beso

      Eliminar
  21. Felicidades por tus éxitos y mucha suerte en la presentación de esta maravilla que has escrito. Ya la he terminado y me ha encantado ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ya?
      Vaya, Irene. A eso le llamo yo rapidez.
      Pues no sabes como me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Quien tuviera esa inocencia para poder tener tanto valor.
    Buen relato

    Un saludo

    ResponderEliminar
  23. Miguel, lo que viví ayer en la presentación de tu libro fue sencillamente espectacular. Gracias por dejarme atónita. Eres muy grande, señor escritor. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aún no me lo termino de creer, Elena.
      Sigo flotando en una nube.
      Un beso y gracias por estar allí.

      Eliminar
  24. lo he disfrutado tanto que lo voy a volver a leer :]
    gracias por compartirlo!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  25. No cabe duda que la valentía de este chico es fruto de la imprudencia y la inmadurez, aún así es digna de elogio. Me gustan estas historias épicas ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ainhoa.
      Me alegro de que haya sido de tu agrado.
      Un saludo

      Eliminar
  26. Una fabula muy linda.Me encantó.Saludos y recuerdos desde el otro lado del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te ha gustado, Lucinda.
      Un saludo

      Eliminar
  27. Carinhosamente venho desejar
    um feliz final de semana.
    Perdoe minha ausência por mais ,
    que nos esforcemos nem sempre conseguimos
    nossas metas.
    Logo Deus haverá de permitir que volte
    com mais forma e mais garra.
    Um feliz final de semana.
    Um Domingo abençoado também.
    Beijos ..Evanir.
    Amigo..Liberdade não tem preço..

    ResponderEliminar