Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 10 de febrero de 2014

Relato nº 51 Juegos de guerra



El casco le molestaba. Se le clavaba en la frente como si cien flechas agujerearan su cabeza. Partieron seis lunas atrás, de noche, como vulgares ladrones a pesar de que ellos eran guerreros, miembros de la guardia real myrthyana. No les explicaron a dónde se dirigían ni los motivos de tan inesperada marcha. Solo les dijeron que debían cargar todo su armamento con el mayor sigilo posible y procurar que sus monturas no hicieran ruido. Para Sildarm no fue un problema ya que su caballo era tan silencioso como él mismo.
    Desde aquella noche no se habían detenido salvo lo estrictamente necesario para tomar algo de alimento y desentumecer las piernas. La larga marcha le estaba pasando factura. Además del terrible dolor de cabeza, las ampollas que la coraza causaba en sus antebrazos eran cada vez mayores y supuraban un líquido blanquecino de un hedor insoportable. Su rodilla derecha no lograba extenderse del todo cuando descendía de su montura y los dedos de los pies habían perdido toda la sensibilidad.
    No, no estaba acostumbrado a las largas marchas ni a las guerras. Había pasado mucho tiempo desde que entró en la guardia myrthyana y jamás había participado en batalla alguna. Su labor consistía en garantizar que nadie atravesara el portón del castillo durante las primeras horas del día y la cumplía sin incidentes. Sus superiores estaban satisfechos con él. Nunca llegaba tarde, siempre aparecía aseado y jamás tuvo un altercado. El resto del tiempo lo pasaba de taberna en taberna. No tenía familia y sus amigos se podían contar como las hojas de un trébol. Le gustaba su tranquila vida. En algunos momentos añoraba el tener unos brazos femeninos en los que refugiarse, pero cuando escuchaba las disputas de sus compañeros con sus mujeres e hijos se alegraba de que sus máximas preocupaciones fueran alimentar bien a su caballo y disponer de lo suficiente para que en el mesón le prepararan una suculenta comida cada día y buenas jarras de hidromiel.
    Esa dulce vida le había reblandecido, sin duda un problema cuando se encontraba a punto de entrar en batalla.
    Durante jornadas agotadoras recorrieron Myrthya de un rincón a otro. Era como si buscaran algo que se escapaba a la vista de sus mandos. Daban vueltas de norte a sur y de este a oeste sin hallar más que campesinos y comerciantes que se mostraban incrédulos y excitados cuando los veían, temerosos de que una guerra estuviera a punto de estallar.
    Cuando Sildarm creyó que ya no podía avanzar ni unos pasos más, frente a ellos surgió un numeroso grupo de soldados. Bueno, eso daba a entender el armamento que portaban, ya que sus ropajes eran de agricultores y sus monturas más bien parecían bestias de arar que caballos preparados para el enfrentamiento.
    Al frente de aquellas huestes se encontraba Nilmuj, el hermano de su comandante en jefe. Ahora sí que no entendía  nada de lo que estaba ocurriendo.
    La incredulidad se afianzó en sus sentidos cuando observó entre los supuestos enemigos a Bulchba, un primo lejano que vivía en la aldea de Balyeza y que no veía desde hacía años, pero que reconocería en cualquier parte por su prominente nariz y el rojo de sus cabellos, características inconfundibles de su familia materna. ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Por qué perseguían a sus vecinos? ¿Quizás eran fuerzas que venían a sumarse a su formación?
    El griterío de su capitán incitándolos a combatir lo sacó del ensimismamiento en el que se había sumido. No, no eran amigos. Debían enfrentarlos. Espoleó a su caballo y se dirigió contra aquellos conocidos sin saber por qué. Obedeció ciegamente. Sesgó brazos y piernas y clavó su espada en más de un corazón. Durante todo el día no hizo más que matar sin descanso, al igual que sus hermanos de formación. La inexperiencia de aquellos campesinos y ganaderos jugaba a su favor. Trataban de defenderse pero apenas eran capaces de sostener sus espadas como era debido.
    Las mangas de la camisa de Sildarm se habían teñido por completo de rojo. La sangre de sus vecinos resbalaba por su coraza y por sus botas como si de agua de lluvia se tratara. El campo quedó regado de miembros descuartizados. Los gritos de dolor impedían escuchar las órdenes de los superiores, que en todo momento se habían mantenido lejos del campo de batalla.
    La noche llegó y con ella el silencio. Apenas quedaban enemigos en pie. Los habían destrozado. Entonces el capitán les ordenó que los enterraran. Allí, en medio de un valle de suelo rojo, antes verde, bajo la atenta mirada de Dalurne, cavaron improvisadas tumbas en las que fueron introduciendo los cadáveres de aquellos desgraciados. Había ancianos, jóvenes e incluso niños. Sus manos estaban cubiertas de callos por el duro trabajo en la tierra y sus rostros amoratados reflejaban el terror de quien nunca había combatido.
    Al alba, los cuerpos habían desaparecido. Junto a sus superiores se encontraban los que habían comandado al ejército supuestamente enemigo. Todos reían y bromeaban. Sildarm no entendía qué ocurría. Regresaron a Myrthelaya tras hacerles jurar un obligado pacto de silencio.
    Durante muchas jornadas no pudo conciliar el sueño, azotado por la visión de aquellos cadáveres. Una noche, tras acabar su ronda, acudió a una taberna y en un rincón descansaba la borrachera su capitán. Sildarm no pudo resistirse y se dirigió hasta él para preguntarle los motivos de aquella sangrienta carnicería.


    El capitán alzó una extraviada mirada y entre susurros le contó que aquello no había sido más que un juego de los príncipes, que hicieron una absurda apuesta para ver si la formación militar era realmente necesaria o no. Una vez que iniciaron su contienda fueron incapaces de detenerla y provocaron aquella masacre de la que nadie nuca tendría noticias.
    Sildarm no podía creer lo que el capitán le estaba contando, pero algo en su mirada le decía que era cierto. Fuera de sí, giró sobre sus talones y volvió al castillo. Le dijo al compañero que montaba guardia en la puerta de los aposentos reales que no podía dormir y que le hacía el turno. El camarada de armas dudó, pero una generosa bolsa de monedas y la promesa de que en el prostíbulo de la plaza central lo esperaban dos de las rameras más deseadas lo hizo capitular sin hacer más preguntas. Cuando éste hubo abandonado el corredor de acceso, Sildarm entró sigiloso en las habitaciones de los dos príncipes y, sin mediar palabra, les cortó el cuello mientras dormían...
     Aún no había amanecido cuando el guerrero de la guardia real subió a lomos de su caballo y puso rumbo a la frontera del vecino reino de Zirwania, donde intentará rehacer su vida lejos de los recuerdos más aterradores. 



64 comentarios:

  1. Enhorabuena Miguel. Es un relato muy bueno. Me ha gustado mucho el desenlace.

    Un saludo!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carlos.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Una historia inquietante de búsqueda de venganza. Una carga difícil de soportar con la que tendrá cargar el resto de su vida.
    Felicidades una vez más por este relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, Débora.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Y que es la vida sino un juego, una partida de ajedrez en la que la mayoría somos peones en mano de unos reyes(políticos) que nos manejan como a titeres de feria
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo has expresado de manera contundente e irrefutable, Richard.
      Un saludo

      Eliminar
  4. Un relato genial, como siempre ^^

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena.
      Es un placer tenerte por aquí una semana más.
      Un beso

      Eliminar
  5. esa es una buena forma de acabar con los problemas y con las traiciones XD. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Juan, quizás un poco drástica ;)
      Un saludo

      Eliminar
  6. Hola :D
    A mí esta historia me ha encantado.
    Lo único malo que le he visto es que el protagonista haya tenido que huir porque de esa manera quedará como un asesino en vez de como un justiciero.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has pensado que quizás aquel no era su sitio y que lo mejor que le podía pasar era empezar una nueva vida?
      Gracias por tu comentario, Marga.
      Un beso

      Eliminar
  7. el relato, como siempre expectacular... pero dudo que un solo hombre pudiese llegar con tanta facilidad hasta los principes ;)

    BESOSSSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Laura, por eso es una novela de fantasía :)
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Un beso

      Eliminar
  8. ¡Wow! Interesante relato. Me gusta el suspense y la intriga.
    Felicidades por este blog. Acabo de descubrirlo y voy a leer todo lo que llevas escrito. Con tu permiso seguire de cerca tus progresos apartir de ahora.
    Saludos desde Scotland

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Escocia? ¿En serio vives allí?
      No sé si habrás leído algo de mi biografía, pero soy un apasionado de las highlands escocesas y de la capital, Edimburgo. He tenido la suerte de visitar en un par de ocasiones ese fantástico país y espero hacerlo en otras muchas.
      Me alegra mucho tenerte por aquí y espero que disfrutes con la lectura de mis relatos y el mundo del Heredero de los Seis Reinos.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Donde hay firmar para acabar así con los malos gobernantes? :]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je,je. Cuando lo adivines no dejes de comentármelo, Fernando.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Como me gustan los lunes!!! Es día de leerte y eso siempre es un placer para el alma. Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es todo mío por poder tener seguidoras fieles todas las semanas como tú, Joanna.
      Muchas gracias.
      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  11. Me ha encantado tu brillante entrada. Leerte siempre es un auténtico placer. Muchas gracias por regalarnos tus textos.

    Te mando un abrazo bien fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Laura, por regalarme tu compañía y tus comentarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Me gustó mucho este relato, y tengo muchas ganas de empezar por fin con la saga.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco.
      Me alegra saber que te ha gustado. Créeme si te digo que nadie tiene más ganas que yo de que podáis empezar a leer la saga del Heredero de los Seis Reinos.
      Un saludo

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Muchas gracias, Nelma.
      Me alegra mucho verte por aquí y saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. hola!!!

    me encantó lahistoria, es entretenida y fácil de leer
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juana.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      un beso

      Eliminar
  15. ¡¡Grandioso escrito amigo!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hammer.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Madre mía Miki! Me he reenganchado con uno de los mejores relatos que has escrito (desde mi punto de vista, claro). El ritmo y la intriga geniales. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Sira.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  17. Este relato me ha llamado mucho la atención, ya he leído muchos tuyos y de cada uno me llevo un trocito, pero este...cada vez le tengo más ganas a tu libro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Martina.
      Espero poder darte dentro de poco la alegría de decirte cuando saldrá el libro a la venta.
      Un beso

      Eliminar
  18. Tenías que volver a las batallas para crecerte de nuevo. Me ha encantado. Sin lugar a dudas, una gran historia con un sorprendente final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, una batallita de vez en cuando siempre es de agradecr, ¿no? :)
      Gracias, Mar.
      Un beso

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Y yo que me alegro, Belén.
      Gracias por pasarte.
      Un beso

      Eliminar
  20. ¡Hola!
    Me gusta mucho el relato de Sildarm y tu saga me llama mucho la atención, por lo que espero leerla pronto.
    Gracias por la historia :)
    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla y comentarla, Susana.
      Yo también espero que el primero de los libros vea pronto la luz.
      Un beso

      Eliminar
  21. Café, tostada y relato, que mejor forma de empezar el día :-)
    Me ha gustado mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es gratificante saber que mis relatos son parte de un desayuno cargado de emociones :)
      Muchas gracias, Alexia.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Sin duda es de los mejores relatos que has escrito, la verdad creo queel que mas me ha gustado :D
    Gracias por publicarlo!!
    Un beso y te sigo leyendo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Sara, por pasarte y leer los relatos.
      Un beso

      Eliminar
  23. buen comienzo,buen desarrollo y excelente final
    good job!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  24. Me gusta mucho conocer poco a poco el mundo y el tipo de personas/seres del universo que has creado.
    Me acechan preguntas sobre si existe relación entre todo lo que ocurre en estos relatos y lo que aparecerá en los libros... o si por el contrario, están muy separado en tiempo y espacio. O incluso que ni siquiera tienen nada que ver unos con otros.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que aparece en los relatos está relacionado con los libros, si bien no se desvela en ellos nada de la trama o desarrollo de las novelas. Son una manera de introducir al lector en Mundo Conocido y servirán como complemento a alguna de las historias que figurarán en la pentalogía.
      Gracias por pasarte, Mariam.
      Un beso

      Eliminar
  25. *____* Me encanta este relato y la fotografía es espectacular.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucía.
      Sí, estoy totalmente de acuerdo contigo; la fotografía es impresionante.
      Un beso

      Eliminar
  26. Respuestas
    1. Gracias, Roger.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  27. ¡Hola! :3
    Este relato me me ha gustado mucho, tu pentalogía es una de mis sagas favoritas y aun no he leido ninguno de los libros ^^
    Yo también he fantaseado con poder solucionar con mis jefes nuestras diferencias de la misma manera que el protagonista del relato!
    A ver si lo hago algún día ^^

    Un beso enorme! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beno, espero que sigas fantaseando y no llegues nunca a hacerlo, Melisa. :)
      Muchas gracias por tu apoyo y por seguir por aquí una semana más.
      Un beso

      Eliminar
  28. Madre mía, esto no es justo, los relatos se hacen demasiado cortos!!!
    Que buen ambiente estás creando, felicidades de todo corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la esencia del relato, breve, pero intenso.
      Agradezco muchísimo tu comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  29. Buenísimo, Miguel. Incluso el detalle de la foto, que me encanta, expresando un semblante de tristeza, más por tener que abandonar su reino que por el crimen cometido. Es fantástico. besosss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ainhoa.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      No puedo estar más de acuerdo contigo. En la fotografía, Antonio Amboade ha sabido captar la expresión de tristeza que siente el protagonista por dejar atrás su vida.
      Un beso

      Eliminar
  30. "Necesito" leer el libro! Yaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cada día que pasa se acerca más la fecha en la que el libro verá la luz.
      Gracias, Javier.
      Un saludo

      Eliminar
  31. eyyyyy, que buena pinta tiene esta saga que estas escribiendo.hay algun libro publicado ya????
    salu2
    rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Rafa.
      El primero de los libros que formarán esta pentalogía está en fase de edición. A ver si hay suerte y puede estar en la calle en un par de meses.
      Un saludo

      Eliminar
  32. Excelente relato.

    Muchas gracias por tu visita.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Amalia, por pasarte y leer este relato.
      Un abrazo

      Eliminar