Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 6 de enero de 2014

Relato nº 46 Linaje roto


Lukhard era un monarca pacífico, poco propenso a las disputas y dialogante con sus enemigos. No había un solo habitante en el reino que no sintiera auténtica devoción por su rey. Bueno, a decir verdad sí había alguien; Balgrón, su único hijo. El príncipe reunía en su carácter todo aquello de lo que adolecía Lukhard. Era un joven engreído, ambicioso, cruel y déspota. Acostumbraba a castigar a los aldeanos sólo por el placer de verlos sufrir. Ese comportamiento le había ocasionado varias discusiones con su padre que nunca obtuvieron resultados satisfactorios para el monarca. Sentía dolor cuando llegaban a sus oídos las atrocidades de Balgrón, pero lo amaba desde el día que lo acunó entre sus brazos por primera vez. Los señores del viento lo habían castigado llevándose a su joven esposa cuando sólo le había dado un heredero y el monarca no renunciaba a rescatar al buen hombre que se escondía tras la coraza de cólera que protegía al príncipe; al menos eso quería pensar
    Cada mañana, el rey entrenaba a Balgrón en el manejo de la espada. Lukhard era el mejor con el acero y nadie lo había derrotado en combate, por eso quiso adiestrar a su hijo. El príncipe ponía todo su ímpetu en vencer a su padre, aunque nunca consiguió rozarlo siquiera. Después pagaba su rabia y frustración golpeando a sirvientes o violando a campesinas indefensas.
    Una mañana nublada del ciclo solar inferior, Lukhard se dispuso a emprender uno de sus viajes periódicos por sus dominios. Al monarca le gustaba recorrer su reino para sentir el calor del pueblo. Visitaba todas las aldeas para conocer de primera mano las necesidades de sus súbditos. Le gustaba hablar con ellos, discutir sobre el clima, las cosechas, los tributos... Lukhard había pasado numerosas noches en vela junto al lecho de algún campesino moribundo o esperando el nacimiento de un nuevo aldeano.
    Pero este viaje era diferente desde el principio. Un extraño sueño lo atormentaba; en él se veía arrodillado junto a un charco de color rojizo con el rostro cubierto de sangre. Aún así, Lukhard no permitiría que una pesadilla lo alejara de su pueblo y al amanecer salió del castillo con una pequeña escolta y su consejero personal.


    Cerca de la aldea de Vienlia, un sonido atronador hizo que el monarca y su séquito frenaran la marcha. A su espalda, y con la velocidad con la que el viento hace girar la veleta, una docena de jinetes armados con espadas y ballestas se dirigía hacia ellos. Vestían atuendos oscuros y yelmos que les protegían las cabezas. Lukhard ordenó desmontar a sus guardias para repeler el ataque. Al desenvainar la espada observó como un muchacho, que llevaba siguiéndolos un buen trecho del camino, se escondía atemorizado detrás de una piedra. Lukhard le gritó para que corriera hacia la aldea, y el niño así lo hizo.
    Los misteriosos atacantes cargaron con fuerza y acabaron en poco tiempo con la escolta del rey y con su fiel consejero. Lukhard se vio rodeado por doce guerreros que desmontaron de sus caballos para acorralarlo.
    — ¿Quiénes sois? —preguntó el monarca.
    Ninguno de los asaltantes contestó. El silbido de una flecha rompió el silencio al salir de una ballesta e impactar en la pierna de Lukhard, que cayó de rodillas con un gesto de dolor dibujado en su rostro. Cuando el rey se disponía a recibir con coraje la llegada de la muerte, un griterío estalló alrededor. Proveniente de la aldea, una masa enfurecida de campesinos y labradores se aproximaba hacia los atacantes de Lukhard. Éstos, sorprendidos por la aparición de tan singular hueste, se reagruparon y entablaron combate contra los defensores del monarca.
    La batalla fue cruenta, las espadas rompían los rastrillos como si fueran ramas de olivo, pero los aldeanos no se rendían fácilmente y empleaban piedras y arena para desestabilizar a los soldados. Muchos campesinos sufrieron la amputación de piernas y brazos antes de morir. Lukhard se había incorporado y luchaba con ferocidad contra los asaltantes. Uno tras otro fueron cayendo hasta que quedó solamente uno en pie. El monarca se enfrentó al misterioso adversario, que cubría su rostro con un bacinete. Dos certeros estoques lograron herir a Lukhard en un brazo y una pierna, aunque en ningún momento sus rodillas tocaron tierra. Aprovechando que su rival se sentía vencedor, sacó fuerzas de su corazón y empuñó la espada con ambas manos hasta hundirla en el vientre del guerrero, que cayó fulminado salpicando de sangre el rostro del rey. Éste soltó su arma y se arrodilló junto al cuerpo sin vida para quitarle el yelmo. Con horror comprobó que era su hijo el que yacía tumbado sobre un charco de barro y sangre. 


    Lukhard lanzó un aullido de dolor como nunca antes se había escuchado en aquel valle.

64 comentarios:

  1. Muy bueno. Es una historia que engancha desde el principio. Me ha resultado demasiado corta. Quiero mas!!!! :)
    Saludos!!!!
    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mario.
      No te preocupes que tendrás más. Mucho más.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Me imaginé desde el principio cual sería el final, pero aun asi me ha gustado mucho. Siempre es un placer leerte.

    ¡¡¡¡un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana.
      Siempre es un placer leer tus comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  3. Creo que el rey sabía a ciencia cierta que su hijo se escondía tras el yelmo. La forma de pelear seguro que le resultó conocida y decidió acabar de una vez con quien perturbaba su tranquilidad.
    Un relato excelente. Felicidades.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una hipótesis muy probable, Richard.
      Gracias por pasarte y comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Los finales siguen siendo tu fuerte,impactantes e inesperados,aunque reconozco que en esta ocasión me olía quien sería el atacante.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lucinda.
      Me alegra saber que te ha gustado, aunque te olieras el desenlace final.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. me ha encantado^^
    Feliz día de Reyes, espero que te hayan traido muchas cosillas :3
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me puedo quejar, Marga. Se ve que he sido muy bueno este año ;)
      Un beso

      Eliminar
  6. Gran historia. Sigue así que eres un gran escritor. Pronto
    lo verán todos cuando salga el libro
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te equivoques en tu predicción, Salva.
      Un abrazo y gracias por seguir por aquí.

      Eliminar
  7. ¡Muy feliz 2014! Me encantó decubrir este blog en 2013 y por aquí seguiré este año. Este es uno de los mejores relatos que he leído. Tu saga pinta muy bien.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos.
      Para mí es un honor saber que te tendré por aquí en este nuevo año. Sobre todo porque será el año en que saldrá publicado por fin el primero de los libros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. hijo odia a padre,padre mata a hijo sin querer, padre se queda con su corona y sin su principal problema... muy visto ;)
    saludos desde asturias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Javier, visto así... ;)
      Un saludo y gracias por comentar este relato.

      Eliminar
  9. Hola Miguel
    Te escribo unas palabras para decirte que he leido este estupendo relato y que me ha gustado mucho ^_^
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado, Noe.
      Un beso

      Eliminar
  10. Fabuloso enfrentamiento entre padre e hijo. Se me antojaba un combate nulo pero intenso e inacabable. Me gusta esta manera tuya de resolver los relatos.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Ayyy qué pasada de historia .Me gusta mucho cómo escribes, así que le tengo muchas ganas a tu saga!

    ¡Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Amelia.
      Espero no defraudarte cuando leas los libros.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. Buenos días.
    Un relato muy intenso. Reflejas muy bien la frustración de ese padre por intentar llegar a entenderse con su hijo y luego su dolor al matarlo a pesar de que intentó asesinarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ahí la frase de qué no haría un padre por su hijo.
      Muchas gracias por pasarte.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Muy chulo el texto!!! En tu línea.. :)

    Un besito y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año, Irene.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso

      Eliminar
  14. Menuda descendencia. Con hijos asi, más vale tener perros. A ver cuando retomas los relatos con toque humorístico, que son mis preferidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me comprometo a publicar en breve un relato con tintes de humor, Mar.
      Un beso

      Eliminar
  15. se me ocurre un chiste malo y es que no cabe duda de que el hijo había perdido la cabeza jajajaja.
    buen relato
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, literalmente hablando podíamos decir que sí, así fue.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Un castigo demasiado severo para un rey tan bondadoso. Has sido muy cruel con el destino que le has propiciado :Ç
    besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? Si te vas a poner así lo resucito en el próximo relato ;)
      Gracias por pasarte, Rosa.
      Un beso

      Eliminar
  17. Hola Miguel. Me ha gustado bastante aunque yo le hubiera dado algo mas de profundidad. Quizas ahodar mas en la relación padre-hijo. Espero ansiosa el siguiente.
    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me hubiera gustado poder desarrollar más esa relación, pero me hubiera quedado un texto demasiado extenso.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. A mi también se me ha hecho muy corta. Podrías hacerlas un poco mas extensas :)_:)_:)
    un beso!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Laura, como poder, podría, pero ya no serían relatos cortos ;)
      Un beso y gracias por seguir por aquí.

      Eliminar
  19. Gran relato
    Y me encanta la imagen!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narciso.
      Totalmente de acuerdo contigo en lo de las imágenes.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Buenas noches Miguel. Me ha encantado esta historia de conspiración y asesinato. Sí, he dicho asesinato porque estoy seguro de que el rey sabía quien se escondía detrás del casco.
    bsos

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tu crees?
      No sé, no sé... ;)
      Gracias, Elena.
      Un beso

      Eliminar
  21. Una vez más escondes el final haciendo que el lector imagine varios desenlaces posibles. Fantástico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Débora.
      Bueno, esa es la esencia de los relatos cortos; ser capaz de sorprender con el final.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Ayyyyyy, pobre hombre. Un relato muy interesante y bien escrito ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. Que historia tan emocionante, me encanta! Cada vez mas enganchado al blog y a tu saga. saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Toni.
      Me alegro de que todo sea de tu agrado.
      Un saludo

      Eliminar
  24. Yo soy de las que se apunta a leer todo lo que escribas. Eres todo un descubrimiento ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, me has sacado los colores, Luisa.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  25. Hay que ser hijo para comprender a ese padre.....no se si pillas el doble fondo de la palabra hijo
    :]

    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pillo, lo pillo, Mariam.
      Todo un pedazo de hijo ;)
      Un saludo

      Eliminar
  26. Me encanta el relato y este final que no esperaba, es asombroso como siempre. Un post genial. Por que no escribes uno todos los días????? jajajajaja, besoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Uno todos los días?... No sé yo si sería demasiado. ;)
      Gracias por tu comentario, Belén.
      Un beso

      Eliminar
  27. Hola
    Me ha encantado el relato, estoy deseando leer el siguiente
    Estaré muy atento a la salida del libro
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Francisco.
      Cada vez va quedando menos para que el libro vea la luz.
      Un abrazo

      Eliminar
  28. Respuestas
    1. Gracias, Magali.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  29. Que genial historia! Que tremendo final! Enhorabuena Miguel! Buenas tardes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Laura.
      Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  30. Fantástica lectura, enhorabuena. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Josetxu.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Es un placer tenerte por aquí.
      Un saludo

      Eliminar