Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 27 de enero de 2014

Relato nº 49 La leyenda de Dharlyán


La amaban y odiaban a partes iguales. Nadie conocía su origen ni su edad. Siempre vagaba sin descanso por los reinos de Mundo Conocido, sin detenerse por el frío, la nieve o el calor extremo. Para unos se trataba de una hechicera que coqueteaba con el mismísimo caos; para otros era un espíritu de la tempestad que se escondía entre los humanos huyendo de la eternidad. Era imposible saber quién tenía razón.
    Dharlyán, pues éste era su nombre, era hermosa como el llanto de un niño al nacer. Sus ojos lucían grandes, rasgados y negros como la profundidad del abismo, y se ocultaban tras enormes pestañas que embrujaban a quien se atrevía a mirarlos. Sus labios, rojos y carnosos, llamaban la atención bajo una nariz respingona. Una negra y rizada melena enmarcaba su perfecto rostro y caía hasta su cintura en un torbellino de alegría. Ni siquiera aquella mata de pelo ocultaba su voluptuoso cuerpo, que nunca pasaba desapercibido por muchas capas de ropa que trataran de cubrirlo.


    Dharlyán conocía el efecto que causaba sobre los habitantes de los seis reinos. Nadie quedaba indiferente. Muchos bardos habían cantado sus supuestas hazañas o maleficios y descrito a la perfección cada uno de sus rasgos. A su paso se desataban las fuerzas de la naturaleza para bien y para mal. No podía controlarlo, aunque nadie lo sabía. En el sureste de Sylvilia provocó la mayor helada de su historia, obligando a los habitantes de los pueblos de aquella zona del reino del viento a abandonar sus hogares ya que era imposible convivir con el frío extremo que padecían. Los hurbekas tuvieron más suerte ya que en su capital disfrutaron del ciclo solar inferior más agradable que nadie recordaba. El sol brillaba sin asolar la tierra y la lluvia la alimentaba como los lobos amamantan a sus crías, hasta el punto de que las cosechas fueron las más abundantes jamás vistas.
    Nadie sabía cuándo su paso sería positivo y cuándo destructivo, por lo que todos la temían, obligándola a vivir en la más absoluta soledad. Dharlyán no tuvo amigos ya que desde muy niña se vio obligada a vagar de aldea en aldea porque su madre compartía su don o maldición. Nunca le permitieron asentarse en ningún poblado por temor a sus consecuencias. Jamás permanecía más de una noche en la misma tierra porque las consecuencias eran impredecibles.
    La soledad tras la muerte de su madre destruyó por completo la alegría que hasta entonces había campado por su alma juvenil. La tristeza se adueñó de cada poro de su piel, a lo que contribuyó el hecho de que los habitantes de Mundo Conocido ni siquiera se atrevían a dirigirle la palabra. Con nadie podía compartir sus angustias, sus dudas, sus temores... Sus anhelos eran cada vez más tétricos. Ansiaba la muerte, ya que el fin era preferible a su vagar sin destino.
    Pero un día su suerte cambió. Dharlyán atravesaba la Ciudad de los Cristales en su eterno peregrinar cuando un hombre, un anciano de regio semblante, le pidió ayuda para socorrer a su esposa.  
    — ¿Sabes quién soy?
    — Sí, y no me importa. Necesito ayuda.                                            
    El hombre la condujo hasta una choza de grandes dimensiones donde yacía una anciana de rostro bondadoso. La mujer estaba muy enferma, como si los espíritus la rondaran para llevársela con ellos. Dharlyán sabía que nada podía hacer por ella. No controlaba a los eternos, ni siquiera dominaba las fuerzas de la naturaleza, sólo las alteraba sin orden ni control. El anciano pareció leer sus pensamientos y le dijo que no quería que sanase a su mujer, sólo que la acompañara en sus últimas horas, ya que la hija que tuvieron había muerto la estación anterior de las mismas fiebres que ella sufría y nadie se atrevía a tocarla. Dharlyán no lo dudó y tomó sus manos entre las suyas. Nunca hasta ahora había enfermado y, si lo hacía, sería la mujer más dichosa del mundo ya que lo único que anhelaba era acabar con su triste y solitaria existencia.
   Durante tres noches y tres días completos, Dharlyán escuchó a la mujer  relatarle su vida. Lloró sus penas y rió con sus numerosas alegrías. Ni un instante se movió de la silla que había instalado junto a su lecho. La calmaba cuando los ataques de tos no la dejaban respirar. El hombre entraba y salía para llevarles agua y alimentos, sin perder la sonrisa ni un instante. Y el cuarto día, la anciana no despertó. La serenidad se adueñó de su rostro y su alma la abandonó, dejándola a merced de los espíritus de la tempestad.
    El anciano lloró desconsoladamente durante media jornada, sin fuerzas para preparar la pira funeraria, así que Dharlyán se ocupó de hacerlo, provocando el fin de las lluvias y las nevadas, algo impensable en aquella época del año. Rápidamente se corrió la voz de que estaba en la aldea y muchos se concentraron junto a la cabaña del anciano para vislumbrarla por las ventanas.
    Dharlyán se dio cuenta de que era el momento de partir pero no podía abandonar a aquel hombre a su suerte. Sus vecinos no se atrevían a tocarlo por miedo a enfermar, cuanto menos a consolarlo por la pérdida de su amada esposa. Por primera vez en su vida, estaba dispuesta a enfrentarse al mundo entero si era necesario, pero se quedaría en aquel hogar. Nadie la separaría del anciano. Su malhumor se transformó en una tormenta que generó cientos de rayos, a la que siguió una granizada que obligó a todos los curiosos a regresar a sus hogares.
    El anciano trató de calmarla. Ahora era él quien la consolaba. La acurrucó entre sus brazos y la acunó como si de una niña pequeña se tratara. Algo ocurrió que Dharlyán nunca pudo explicar; algo en su interior explotó en aquel momento. La joven se desvaneció. El hombre le contó después que fue como si cientos de estrellas chocaran contra su cuerpo que resplandecía y se oscurecía a cada instante. Durante mucho tiempo estuvo temblando incesantemente mientras fuera las tormentas de lluvia, nieve y granizo se intercalaban con un brillante sol sin orden ni control. El volcán más cercano explotó y los ríos se desbordaron por todo el reino. El mar se tiñó de negro y los peces murieron.
    La naturaleza se rebeló contra los hombres por dañar a su más preciada hija, que en unos días cambió por completo. Nada quedaba de su voluptuosidad ni de sus brillantes ojos. Seguía siendo una hermosa mujer, pero muy diferente a la que todos conocían. Con la ayuda del anciano aprendió a controlar su fuerza y desde entonces la usó a su voluntad, contribuyendo, sin que nadie lo supiera, a fraguar el destino de Mundo Conocido.



        Leyenda narrada por bardos y aedos en su peregrinar por los seis reinos.

58 comentarios:

  1. Tu historia me ha cautivado hasta el punto que la he compartido en mi facebook para que todos mis contactos disfruten con su lectura. He sentido la soledad e impotencia de la mujer como mia propia.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana.
      Te agradezco mucho que la hayas compartido para que pueda llegar a más lectores.
      Un beso

      Eliminar
  2. Una gran lectura mi buen escribiente.He disfrutado mucho con las desventuras de esta dama de nombre impronuncianble
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, tanto como impronunciable... ;)
      Gracias, Richard.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Me ha encantado este relato, me fascina muchísimo como describes el sufrimiento y la incomprensión vivida por Darlyán, me parece una maravilla.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Melisa.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  4. Buenas noches Miguel,
    acabo de terminar de leer este cuento y quería felicitarte. Es fantástico. Me ha emocionado mucho. Me gustaría que felicitaras también a los ilustradores porque el retrato y la foto son verdaderas obras de arte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Débora.
      Siempre es un placer saber que lo que escribes gusta a los lectores.
      No te preocupes que Rocío y Antonio, dibujante y fotógrafo, habrán leido ya tus felicitaciones y estarán muy agradecidos por ellas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Me he quedado sorprendida con el relato, me esperaba algo diferente y estoy flipandolo.Es preicioso
    Besos desde las estrellas.

    ResponderEliminar
  6. que bonita!!!!! me ha encantado.preciosa..
    saludos desde extremadura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marisol.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  7. guauuuuu me ha gustado mucho. haber si sale el libro pronto que tengo muchas ganas de leerlo
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Juan.
      A ver si en breve pudiéramos tener el libro ya disponible.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Que linda leyenda cargada de sentimientos y emociones. Felicitaciones y saludos desde Chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lucinda.
      Para mí es un inmenso placer tener lectores desde la otra parte del mundo.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Genial la entrada, al leer historias así me muero de ganas de leer tu saga! habrá que seguir esperando mucho?
    Por cierto, ya te lo he dicho otras veces pero es que tu blog me encanta, el diseño, las fotos, los dibujos,es precioso y escribes de maravilla.

    Un beso y feliz semana
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentarios como el tuyo, Laura, son de los que suben el ánimo y te aportan furzas para seguir trabajando.
      No creo que haya que esperar mucho ya para ver el primero de los libros en la calle.
      Un beso

      Eliminar
  10. Un número redondo, 50, al igual que el relato. Magnífica la ilustración de esta semana y la fotografía, por no hablar de la historia. Enhorabuena y que llegues a otros cincuenta relatos más, como mínimo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mar.
      Eso espero; poder celebrar con todos mis lectores los próximos cincuenta relatos.
      Un beso

      Eliminar
  11. Una entrada con un diseño muy bonito y una historia fabulosa.
    Besosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joanna.
      Me alegra que todo haya sido de tu agrado.
      Un beso

      Eliminar
  12. Me ha llamado mucho la atención la lectura de este relato y tu manera de escribir me ha hecho tener cada vez mas ganas de leer tus libros >.<
    besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana.
      Espero que cuando los leas no quedes defraudada.
      Un beso

      Eliminar
  13. Siempre es un placer para los sentidos pasar por tu blog.
    ...

    Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por poder tenerte por aquí una semana más, Rosa.
      Un beso

      Eliminar
  14. De nuevo me ha gustado mucho tu relato Miguel, buen trabajo!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Hammer.
      Me alegra verte por aquí una semana más.
      Un saludo

      Eliminar
  15. Me ha gustado mucho, sobre todo la primera parte del cuento. El final lo hubiera preferido diferente. Me hubiera gustado que ella continuara su camino sola, incomprendida e incapaz de controlar sus poderes hasta llegado el momento en que salvaría al mundo...pero esa es solo mi opinión ^__^
    bsos!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido otra alternativa como final, Alexia. Lo tendré en cuenta para próximos relatos.
      Un beso

      Eliminar
  16. Una belleza de relato y de imágenes! Te felicito
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Belén.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho este relato.
    Muy buenas las fotos :)
    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Susana.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar
  18. A mi me ha gustado mucho, la historia de amor-odio entre la mujer y el mundo me ha encantado y que decir de las imágenes, son fantásticas.

    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Martina.
      Totalmente de acuerdo contigo; las imágenes son fantásticas.
      Un beso

      Eliminar
  19. Otro relato que me deja sin palabras. Que ganas le tengo a esta saga que escribes :D Un besito

    ResponderEliminar
  20. me ha encantado. gracias por compartir tu buen hacer con los que te seguimos.
    besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguir una semana más por aquí, Valeria.
      Un beso

      Eliminar
  21. Bonito relato, tienes mucho talento, amigo Miguel, para componer un texto tan magnífico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Francisco.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. fantastico!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Merlín.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  23. Una historia preciosa. Ha sido un placer poder leerte de nuevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío por poder tenerte por aquí, Elena.
      Un beso

      Eliminar
  24. Me gustó un montón este relato ♥ ♥ ♥ Disfruté un montón de la leyenda y en muchos momentos me sentí parte de la misma.
    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te ha gustado, Mariam.
      Un beso

      Eliminar
  25. El relato es alucinante y con una buena dosis de moraleja. No siempre el ser más horrible resulta ser el más malo. Hay que darle una oportunidad a todo el mundo, por muy raro que parezca.


    Un Beso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las directrices que intento que marquen mi vida, Ainhoa. No juzgar por el aspecto; al menos dar la oportunidad de conocer a alguien antes de que los prejuicios lo sentencien.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  26. Això ha em complau molt.
    Salutacions cordials

    ResponderEliminar
  27. Una buena historia con un buen final. muy completa, aunque para mi gusto te estás ablandando. Hecho de menos batallas y cabezas cortadas
    XD

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ablandando? ¿Yo?... Vale, has conseguido llamar mi atención. En un pare de semanas prometo escribir uno de cabezas cortadas y batallas sangrientas ;)
      Un saludo, Salva, y gracias por pasarte.

      Eliminar
  28. Cuando he terminado de leerlo he alucinado de la emoción porque quería saber mas y mas de la historia. Desde luego tu saga está en la lista de los libros que quiero y quiero y quiero -.-
    Muchas gracias por dejar que leamos estos relatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Carlos, por querer leerlos.
      Un saludo

      Eliminar
  29. Como siempre cada relato es una obra de arte.

    El de hoy, EXTRAORDINARIO con mayúsculas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Amelia.
      Me alegra mucho saber que te ha gustado.
      Un beso

      Eliminar