Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Relato nº 38 La conspiración



-Para comprender la vida necesitas querer vivirla.
Esta frase me la dijo mi padre el día que cumplí diez años y desde entonces ha sido fuente de inspiración y centro de mis pensamientos. Al fin y al cabo, ¿quién no querría vivir una vida como la mía?
Mi nombre es Elifelt y nací en el año 781 del Segundo Comienzo. Heredé de mi padre una propiedad cercana a la ciudad de Dalashya. Extensas tierras y gran cantidad de ganado cuya gestión me gusta llevar personalmente. No dispongo de muchos sirvientes pero sí cuento con un elevado número de trabajadores a los que gratifico por el sudor vertido sobre mis campos. Supongo que es lo que me diferencia de los demás señores del reino. La mayoría tienen criados que les sirven y trabajan sus tierras a cambio de protección y sustento.  A mí me gusta pagar a mis lacayos por el trabajo que realizan. Así me enseñó mi padre a obrar y en consecuencia actúo. No tengo guardia personal, tampoco me ha hecho falta ya que siempre me he mantenido al margen de las conspiraciones que pueden acortar la vida de un hombre, sobre todo si eres consejero real y amigo de infancia del monarca de Myrthya, Tarákil. La prudencia me viene de familia, ya que mi padre fue capaz de mantener la paz en sus dominios sin empuñar una espada.
Estuve casado durante veinte años con Élyanol, la mujer más maravillosa que jamás podrán contemplar los ojos de un ser humano. De cabellos largos y dorados, tez pálida, y frágil como esa antorcha que hay que proteger del viento para que no pierda su llama. Tuvimos una hija, Agania, fruto de nuestro amor. Durante años, mis días transcurrieron tranquilos. Me gusta la caza, pasatiempo que practico a menudo. Me agradaba pasar tiempo con mi familia, jugar con mi hija, dar largos paseos con Élyanol siguiendo el cauce del río Gualdaina. Cabalgo por mis dominios las noches de luna llena contemplando las sombras de mis posesiones, que con tanto empeño y tesón he sacado adelante. Mis propiedades no son importantes por lo que contienen, sino por el tiempo que les he dedicado.



Luego la desgracia me abrazó con tesón. Élyanol murió al alumbrar a nuestro segundo hijo, que tampoco sobrevivió al parto. La fatalidad se acomodó en mi casa sumiéndome en una absoluta agonía. Sólo la sonrisa de Agania era capaz de despertar en mí las ganas de continuar luchando. Y eso hice. Me apliqué en gran medida para que mi hija no creciera en un ambiente de penuria y desesperación. Saqué fuerzas de lo más recóndito de mi interior y logré salir adelante recordando las palabras de mi esposa antes de morir:
-Gran pesar queda a los supervivientes de quien fallece, pero el tiempo cura las heridas más profundas y sólo el que abandona este mundo pierde el derecho a seguir disfrutando de la vida-.
Hoy cumplo cincuenta y ocho años y estoy preocupado por una extraña misiva que me trajo ayer un mensajero real. En ella me convocan a una asamblea del consejo que tendrá lugar dentro de dos días en Myrthelaya. Llevo semanas sin noticias de Tarákil. Temo que el rey pueda haber caído en desgracia. Mis informadores me cuentan que el príncipe Ódriel está actuando de manera extraña. Agania me dice que me preocupo en demasía y que no hay motivo de sospecha en que el rey haya convocado a su consejo. Mi hija me ha dicho que vendrá conmigo, pero me he negado. Un mal presagio nubla mis pensamientos. Quizás tenga razón. Es posible que esté sintiendo recelo donde debería sentir sosiego. Pero Mundo Conocido anda revuelto y no soy capaz de predecir los acontecimientos que están por llegar.
El viaje hacia Myrthelaya transcurre sin contratiempos. Llego al castillo con dos de mis leales y subo directamente a los aposentos del rey. Dos guardias me impiden el paso y me invitan de manera descortés a dirigirme al salón del trono. No me gusta. Llego a la gran sala y me encuentro a la mayoría de consejeros sentados en torno a la mesa central. Para mi sorpresa es Ódriel y no el rey quien preside el consejo. Con recelo en mi mirada tomo asiento. El príncipe tiene la cara compungida. Su semblante ha cambiado. Temo que las noticias que van a escuchar mis oídos no serán del agrado de los que aquí nos encontramos. Hay guardias controlando todas las salidas. Demasiados efectivos para una reunión del consejo real. Algo no va bien. Vuelvo a tener ese presentimiento de fatalidad irrefrenable. En mi memoria se cuelan recuerdos de Élyanol. También de Agania. ¿Qué será de ella si a mí me ocurriera lo peor?



Un escalofrío recorre todo mi cuerpo cuando escucho hablar al príncipe. Por fin entiendo qué está ocurriendo, pero ya es demasiado tarde para salir de aquí.
Mi padre me decía que para comprender la vida es necesario querer vivirla. Hoy voy a abandonar esta vida sin haberla llegado a comprender…


58 comentarios:

  1. Lo matan? :(
    Muy bueno.
    Felicidades por la finalización de tu libro. Estoy deseando leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo matan?
      Ahí está la pregunta clave, Ainhoa. ¿La respuesta? En el libro, por supuesto ;)
      Un beso

      Eliminar
  2. Es buenisimo!!!!!
    Gracias por compartirlo. Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y por comentarlo, Ana.
      Un beso

      Eliminar
  3. Una historia increible llena de de intriga y con un aire dramático que la hace sufrible. Me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Débora.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. mmm ¿no se te ha olvidado poner el final de la historia? jejeje
    está genial, como siempre.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El final?... ¡Ahí va!
      ;)
      Un saludo, Salva, y gracia por pasarte una semana más.

      Eliminar
  5. Hola Miguel, el relato en si es una maravilla,todo está perfectamente enlazado a una continuación, supongo que ya en el libro. Deseando estoy leerlo.

    Un nuevo escrito fantástico.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Belén.
      Sí, el final me temo que tendrás que leerlo en el libro. Por suerte será en el primero de los cinco volúmenes en el que sabrás como termina esta historia.
      Un beso

      Eliminar
  6. Muy típico tuyo. Dejarnos con la duda de que pasará. Menos mal que falta poco para poder tener el ansiado libro :)
    Besotes!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El suspense, Susana. Que no se pierda nunca el "qué pasará" ;)
      Un beso

      Eliminar
  7. Realmente genial! Todo lo que he leído hasta ahora me encanta, creo que seré de las primeras en comprar tu libro cuando salga. Este género es uno de mis favoritos ^^.
    ¡Sigue así, que estaré aquí para leer todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que te agradezco tus palabras, Cristina.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Ya sé que lo sabes, pero es que escribes de manera que enganchas desde las primeras lineas. Un relato estupendo. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que lo sabes, pero me encanta oírtelo decir ;)
      Gracias, Rosa.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Me has dejado con la miel en los labios. Que le sucede a Elifel?????
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, Susana.
      Pues verás, Elifelt se da cuenta de que Ódriel... y entonces coge y... pero claro, no contaba con... y cuando quiso escapar...
      Espero haberte aclarado tus dudas ;)
      Un beso

      Eliminar
  10. Muy buena historia, aunque incompleta ;)
    Sabremos el final o habrá que esperar a comprar el libro?
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que habrá que esperar a leer el libro, Fernando.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Mi olfatoy mi experiencia me dice que se está fraguando una conspiración para derrocar al rey. ¿Me equivoco?
    Saludos Templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigues conservando tu buen olfato, Richard. No vas desencaminado, aunque...
      Un abrazo

      Eliminar
  12. desde luego no lo podías haberlo dejado mas emocionante :]

    BESOS!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  13. Adoro las conspiraciones. Me encanta cómo narras la historia introduciéndonos en la vida del protagonista para que nos de más pena la forma en que termina. Lo que no me gusta tanto es que no nos expliques a qué viene esa lucha, qué ha ocurrido, por qué... Demasiados interrogantes que debes resolver...Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interrogantes, dudas, hechos inexplicables... Tendrás que esperar a leer el libro para resolver todos estos enigmas, Mar. ;)
      Un beso

      Eliminar
  14. Eres bueno escribiendo. Te sigo desde hace poco y aun estoy cogiéndote el punto, pero cada vez me engancha mas tu forma de escribir. Besoooosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Mariam. Espero seguir enganchándote en lo sucesivo.
      Un beso

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Gracias, Javier.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Uggg que mala pinta tiene esa reunión del consejo. Me da a i que van a rodar cabezas :/
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Francisco, sólo puedo adelantarte que algo va a pasar que cambiará el destino del reino de Myrthya.
      Un saludo y gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  17. Es un relato inquietante. Me gustó mucho y me dejo con la sensación de querer saber mas.
    Muchos besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa.
      Feliz semana también para ti.
      Un beso

      Eliminar
  18. Amigo una muy buena entrada!!!! Me ha encantado! Un cálido saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Idolidia.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Y que pasará??? :) Muy buena entrada! Te invito a mi nuevo blog...que solo tiene 2 meses. Abrazos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, para saber que pasará habra que esperar a leer el libro. Hasta entonces el misterio quedará sin desvelar.
      Claro, me pasaré por tu blog a echar un vistazo.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Tramas conspiratorias y posibles asesinatos de reyes y consejeros... Me chifla este relato y no aguanto hasta que salga el libro para saber que ocurre al final con el prota ^_^
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me temo que tendrás que esperar un poquito más, Sara.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso

      Eliminar
  21. Realmente es un placer venir a leerte. Sabes muy bien como hacer que nos sintamos parte de tus historias. ¡Que tengas un precioso día!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Amelia.
      Espero que también pases un estupendo día.
      Un beso

      Eliminar
  22. Hola!!
    Enhorabuena por el relato y por haber terminado el libro. Ahora solo queda esperar a poder comparlo :]

    Bessiisss!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica.
      A ver si para los primeros meses del 2014 pudiera estar ya en las librerías.
      Un beso

      Eliminar
  23. ¿Y el desenlace?¿Lo vas a dejar así? :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mucho me temo que sí, Irene.
      La parte buena es que en el libro podrás saber que sucede finalmente.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Me gustó, pero le faltó "algo", no sabría decir el qué. Tal vez un final :))))


    Saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, que fallo, Nacho. Sabía que se me olvidaba algo ;)

      Un saludo

      Eliminar
  25. ""Gran pesar queda a los supervivientes de quien fallece, pero el tiempo cura las heridas más profundas y sólo el que abandona este mundo pierde el derecho a seguir disfrutando de la vida""

    ¡¡¡Pedazo de frase y gran verdad!!!

    ResponderEliminar
  26. Grande, Miguel. Muy bueno. Me has hecho gritarle al protagonista que no acud a la reunión. Pero creo que es demasiado tarde.
    BESITOS

    ResponderEliminar
  27. Está muy bien escrita y es fácil de leer.
    Muy buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narciso.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  28. Hoolaa!!! ^^
    Justo acabo de acceder a mi blog y me doy cuenta de que tengo un seguidor nuevo!! wuuaaau!!! muchaaas gracias por seguirme!!!! :D
    creo que significa que le gusta me blog no? jaja ;P

    Una entrada impresionante!! me gustó muucho!!!! ^^

    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/
    PD: espero verte por mi blog de vez en cuando! ;)

    ResponderEliminar
  29. Gracias, Ana.
    Me alegro que te haya gustado esta entrada.
    Nos leemos.
    Un beso

    ResponderEliminar