Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 7 de octubre de 2013

Relato nº 34 El viejo pescador


Dos chicos cruzaron a la carrera el destartalado puente construido hacía cientos de años por nuestros antepasados sobre las aguas del Salartón. Uno de ellos pidió al amigo que acelerara o no llegarían a tiempo de ver al viejo Dúrdol realizar su célebre ritual de pesca. Pronto arribaron a la orilla del torrente y se unieron a otro numeroso grupo de niños que había allí sentados, observando entusiasmados una silueta que se hallaba en medio del cauce del río con el agua cubriéndole hasta la cintura.
            El viejo Dúrdol acudía cada mañana a pescar en aquel lugar, donde la corriente frena su agitada marcha y la profundidad no es tan considerable como en otros tramos. Cuando llegaba se anudaba su larga barba del color de las nubes de lluvia y se introducía en medio del río. Una vez allí cerraba los ojos y levantaba los brazos hacia el cielo como si esperara que del propio Dalurne le llegara la inspiración necesaria para conseguir una buena captura. Entonces abría los párpados y recitaba en alta voz algún tipo de estrofa en un lenguaje extraño, posiblemente inventado, mientras giraba sobre sí mismo, primero en una dirección y más tarde en la contraria. En el momento en que la insólita danza terminaba, desenfundaba su afilado cuchillo y miraba imperturbable las claras aguas del Salartón. No solía transcurrir mucho tiempo hasta que de un movimiento rápido, impropio y excepcional para alguien de su edad, hundía su brazo en el río y lo elevaba con un gran pescado clavado en él. Cuando ese momento llegaba, todos los niños apostados en la orilla comenzaban a gritar y a aplaudir frenéticos e ilusionados por los poderes asombrosos del anciano pescador. 


           

        Contemplé la escena desde lo alto del muro de contención junto al puente. Ver a aquellos muchachos vitorear las hazañas de Dúrdol me hizo recordar mi infancia. No habían pasado muchos años desde que yo también corría río abajo en busca de aquel extravagante pescador, que ya entonces era viejo. Junto con mis amigos saltábamos de júbilo con cada pez que su cuchillo atravesaba. Luego aguardábamos en la ribera el momento en que Dúrdol salía del agua y se sentaba con nosotros. Entonces nos contaba historias de monstruos que surcaban las aguas profundas del Mar de Myrthya y dragones que asolaban campos y poblados. Todos atendíamos embriagados aquellos cuentos y nos imaginábamos defendiendo nuestras casas, convertidos en poderosos guerreros. Casi siempre los relatos se prolongaban hasta la noche y era frecuente ver como los guardias del castillo recorrían la orilla del río buscándome.



            Es placentero poder regresar a ese pasado inocente y olvidarme por un instante que soy un príncipe de Myrthya del que todos demandan éxito en mi misión. Las miradas de los habitantes del reino del arco iris se clavan en mi rostro como dagas puntiagudas allá por donde camino. Mi padre me ordena que traiga la gloria a Myrthelaya y mis amigos me estimulan para que afronte aventuras que harían estremecerse al guerrero más audaz.
            Y yo… Yo solo quiero volver a ser aquel niño que corría inocente en busca de Dúrdol,  sin preocupaciones, sin inquietudes, sin imposiciones, capaz de sonreír porque un viejo pescador de larga barba levantaba los brazos al cielo y danzaba en el interior del rio antes de capturar un hermoso pez.

53 comentarios:

  1. Considero una buena elección lo de utilizar la entrañable figura de un viejo querido por todos para reflejar el agobio de un principe que desea regresar a su infancia para quitarse los problemas de encima. Aunque yo no actuaria igual. Un hombre debe afrontar sus problemas con disposición y entereza.
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No esperaba menos de vos, sir Richard, pero no todo el mundo puede ser tan valiente.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Precioso relato, me encantó leerte.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Melisa. A mí también me encanta que te haya gustado. Un abrazo

      Eliminar
  3. Me encanta la imagen del pescador haciendo su ritual en el río. Tienes una imaginación desbordante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar. Imaginación es algo que, por suerte, tengo. Jajaja. Un saludo

      Eliminar
  4. Linda historia, se ve que escribir se te da de maravilla, si el viejo pescador pudiera leer tu entrada lloraría de emoción, te felicito por ella.
    Un abrazo, te deseo feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindo comentario, Me alegro de que la historia te haya gustado. Yo tambén te deseo que disfrutes de una semana magnífica y plagada de buenos momentos. Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola Miguel
    Había oido hablar de ti en la blogosfera y por fin he dado con tu blog. Escribes muy bien. Lo haces fácil, ameno y sencillo. Utilizas un vocabulario correcto y entendible. Ya tienes una seguidora nueva en el blog y en Facebook y por supuesto estaré espectante de hacerme con tus novelas cuando vayan saliendo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer contar contigo como nueva seguidora y espero estar a la altura de tus expectativas. Gracias por tu apoyo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy buen post Miguel. Cada relato que publicas es una manera mas de ir conociendote. Besos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Amelia, es que con cada relato dejo un pedacito de mí. Un beso.

      Eliminar
  7. Una historia muy bonita, me ha encantado :}
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Un relato inspirador. Como bien dices en la página de Facebook, ¿quien no ha querido volver a la infancia y solventar de este modo los problemas de ser adulto?
    Abrazos múltiples

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, siempre hay un momento en el que te gustaría poder volver a la niñez donde todo era mucho más sencillo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Me gusta mucho el relato y también quería felictar desde hace tiempo a Antonio Amboade por sus fotografías
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Scooby. Por si te apetece ver algo más de lo que hago, puedes hacerlo en http://elblogdenerioazul.blogspot.com.es/ o en https://www.facebook.com/AntonioAmboadeFotografia

      Eliminar
    2. Tengo muchísima suerte de contar con la inestimable colaboración de Antonio Amboade. Totalmente de acuerdo contigo en que es un gran fotógrafo.
      Un saludo

      Eliminar
  10. jejejeje me ha hecho gracia imaginar al viejo dentro del agua bailando con todos los chavales alucinando. Buen relato. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, Toni. Me alegra que hayas pasado un buen rato leyéndolo.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Sigo atenta todos tus relatos esperando el momento de poder leer tu primer libro. Espero que no me hagas esperar mucho mas
    bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro marcha a muy buen ritmo, Alexia. Pero, mientras llega, espero que sigas disfrutando con mis relatos.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Está bien escrito. Es una histporia normalita aunque engancha y se hace corta de leer.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si consideras que está bien escrito, me doy por satisfecho. Espero lograr sorprenderte con las siguientes historias.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. En el pueblo donde nací hay un hombre que pesca de forma parecida. Se coloca en medio del río y en esa ubicación pasa horas pescando, eso si, utiliza una caña y no hace danzas rituales ^^
    Muy bonito relato
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás hace su ritual a primera hora, cuando nadie lo ve... Nunca se sabe... Me alegra que te haya gustado, Débora.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Una entrada muy entreñable y a la vez inqietante. ¿Quien es ese principe tan agobiado?¿Quizas uno de los protagonistas de la saga?
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sí o quizás no... Es algo que descubrirás en unos meses... Jajaja.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me encanta, es normal que solo quisiera ser un niño, sin todo el peso que conlleva hacerse adulto y vivir entre ellos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Mara. El pobre tiene demasiado peso sobre sus hombros... Upsss, casi hablo de más....
      Un beso.

      Eliminar
  16. Me gusta tu relato, eres creativo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Hanna. Y tú, concisa y directa.
      Un beso.

      Eliminar
  17. cada vez que vea ahora a un pescador en un rio me quedare mirandolo haber si empieza a dar vueltas y a levantar los brazos :]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe, quizás más de uno te sorprenda... jajaja
      Un saludo.

      Eliminar
  18. Es dura la vida de adulto y el paso de la infancia a la madurez.
    Hasta para un personaje de ficción, es lo que tiene crecer.

    Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es un cambio largo y, en ocasiones, amargo. De ahí la frase que tanto nos gusta repetir de "en el fondo todos llevamos un niño dentro".
      Me alegra verte por aquí y saber que te ha gustado el relato.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  19. Hola Miguel, bienvenido a mi blog, aquí me tienes fascinada siguiéndote.

    La sabiduría del viejo Dúrdol necesita de la paciencia y la observación, la serenidad, aquella que ignoran los inquietos, sanguíneos guerreros. Para pescar peces en el río de la vida los muchachos deben escuchar lo que encierran las leyendas venidas de todos los tiempos.
    Mágico, intenso, relato !Salve!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Natalia.
      Hermoso comentario el tuyo que casi podría formar parte del propio relato.
      Qué difícil resulta pescar en el río de la vida y más si tienes que hacerlo, como en ocasiones, a contracorriente.
      Gracias por pasarte y comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Hola Miguel, vengo a visitar tu reino, este relato tan lleno de magia y que encierra sabiduría, me ha gustado mucho. Seguiré leyéndote, para lo cual me quedo como seguidora.

    Un saludo
    rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Rosa.
      Me alegra mucho tenerte por aquí. Espero que puedas disfrutar al leer lo que de forma humilde voy escribiendo.
      Un saludo

      Eliminar
  21. Hola Miguel, buenas noches, paso a dejarle un saludo, he leído un bello relato de un par de entradas mas atrás, "El mendigo, es precioso, volveré para seguir leyendo tan interesantes y buenos relatos, le felicito, gracias por compartir sus letras. Un abrazo.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lola.
      Gracias a ti por querer leer lo que escribo. Para mí es un verdadero placer tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Recien llegada tu blog y alucinando con lo bien que escribes. Una pena que aun no pueda leer tu primer libro. Me pasaré todas las semanas para seguir de cerca lo que nos vayas contando
    Besos y abrazos de una admiradora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Biénvenida, Ana.
      Es un placer tenerte por aquí y espero que sigas enganchada a los relatos semanales.
      Ya queda menos para que el libro esté terminado.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  23. Sin palabras. Cada vez que paso por aquí me quedo muda, y eso en mi es raro jajajaja Un texto precioso, me ha llegado al alma.

    Bravo ;)

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar