Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 21 de octubre de 2013

Relato nº 36 El orgullo de ser padre



El ciclo solar superior había llegado y las grandes nevadas pronto caerían sobre el Valle de las tres D. Los kalandryanos llaman así a esta depresión del terreno, situada en el norte del reino blanco, porque en ella convergen tres ríos hermanos de cursos paralelos, el Dántar, el Dátarie y el Dáltarie. Los tres arroyos permanecen congelados durante la mayor parte del año y sólo durante algunas semanas del ciclo solar inferior dejan correr salvajes sus aguas cristalinas.
            Shimurt es un rudo y afable pastor de ovejas que vive con su mujer en una cabaña cercana al río Dántar.  Dedica su vida al cuidado de su rebaño, principal fuente de alimento y subsistencia de su familia. Tiene dos hijos que abandonaron hace tiempo el hogar familiar. Ambos ingresaron en la Guardia del Témpano y ahora son bravos guerreros al servicio de Kalandrya. A Shimurt le agrada sentarse al atardecer sobre una vieja mecedora en el porche de su cabaña y recordar la infancia de sus hijos y cómo les mostró el camino que los ha llevado a convertirse en quienes son. Desde que ingresaron en la Guardia, frecuentan en pocas ocasiones el hogar de sus padres. Al fornido ganadero no le molesta, ¡claro que les gustaría verlos más a menudo!, pero sabe que deben permanecer en sus cuarteles, siempre alerta, dispuestos a partir de inmediato para defender, si fuera necesario, al pueblo kalandryano.
            Dos semanas atrás sorprendieron a sus progenitores, asomando de improviso por la puerta de la cabaña. Su madre se abrazó a sus cuellos y por los espíritus del viento que Shimurt no podía separarla de sus hijos. Mientras la sonriente esposa preparaba un guiso, los tres hombres pasearon por la ribera del río Dántar. Sus dos enormes vakhalis los seguían de cerca, siempre atentos a los pasos de sus jinetes. Shimurt nunca se acostumbraría a la presencia de tan imponentes bestias. El pastor de ovejas suele imaginar a sus dos vástagos a lomos de sus felinas monturas desafiando peligros y combatiendo monstruos que sólo cobran vida en las odas y leyendas. Conocía bien a sus descendientes por lo que sabía que aquella visita no era de cortesía.


           
        -¿Qué ocurre?-, preguntó el ganadero.
   -Nada, ¿por qué lo preguntas, padre?-, dijo el mayor de sus hijos.
    -Porque vuestras caras reflejan la misma preocupación de cuando erais pequeños y acababais de hacer alguna trastada.
            Los tres hombres comenzaron a reír recordando algunas de las travesuras de cuando eran niños. Como aquella en la que dejaron abierta la barrera de uno de los cercados y más de cien ovejas salieron en estampida quedando atrapadas en la nieve, que había acumulado un espesor de más de tres pies. Shimurt tuvo que cogerlas en brazos una a una para volver a introducirlas en el corral.
               -No, en serio, ¿va todo bien?-, volvió a indagar el intranquilo padre.
            -Mañana partimos en dirección a los Montes Sima. El ejército utsuriano ha concentrado en la frontera un poderoso contingente de hombres y armas de asalto y nos han movilizado a toda la Guardia del Témpano. Esta información es secreta y el resto de nuestros hermanos de armas aún no la conoce. Escuché una conversación entre el jefe del clan Hasphid y un emisario llegado de la Ciudad de los Cristales. Partimos esta misma noche-, dijo uno de sus hijos.
            Shimurt caminaba con las manos en la espalda y la cabeza agachada. Sus botas se iban hundiendo en la nieve con cada una de sus pisadas. Tras unos instantes de reflexión se detuvo, alzó la mirada y dijo:
            -Defended a nuestro pueblo como ya habéis hecho en otras ocasiones y volved sanos y salvos. Los únicos que deben sentir miedo son los soldados del ejército de Utsuria por tener que enfrentarse a vosotros.
            Los tres se abrazaron en un empuje de virilidad que acabó con sus cuerpos revolcados por la nieve. El eco de sus risas resonó en todo el valle. Al regresar, Shimurt les pidió a sus hijos que no contaran nada de su misión a su madre. Tras degustar el exquisito potaje, los dos jóvenes se despidieron y se marcharon a lomos de sus vakhalis sin mirar atrás, como les había pedido su padre que hicieran.
            En el pórtico de la cabaña, sentado en una vieja mecedora, Shimurt observaba consternado como las siluetas de sus hijos se desvanecían antes de llegar a la ladera de las Montañas del Abismo. El rudo y afable pastor supo en ese instante que aquella sería la última vez que los vería con vida…


54 comentarios:

  1. De un padre como ese, sólo podían nacer dos hijos como lo suyos. Me encanta la historia. La fuerza del progenitor y la de sus vástagos, la forma en que has plasmado el amor paterno es fantástica. Enhorabuena! Y, por cierto, ¿a qué batalla van?....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mar. Me alegra saber que te ha gustado.
      Pues van a la batalla de... Ya sabes que no desvelo nada de lo acontecido en las novelas ;)
      Un beso

      Eliminar
  2. uffffff muy buena y muy triste.
    está genial. felicidades
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos.
      Es un placer verte una semana más por aquí.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Y a mí me encanta que te encante, Elena.
      Un beso

      Eliminar
  4. Bella y fraternal historia de trágico y amargo final escrita con pinceladas de magistralidad. He quedado muy complacido con su lectura
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo más complacido aún de saber que te ha gustado, Richard.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Como siempre, ha merecido la pena quedarse despierta. Me gusta saber que soy de las primeras en leerte cada semana.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, me tranquiliza saber que el esfuerzo merece la pena, Débora.
      Un beso y gracias por seguir por aquí.

      Eliminar
  6. Me ha dado mucha penita :(
    Está muy bien escrito y me ha conmovido mucho leerlo. Enhorabuena una vez mas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, reconozco que el final es de los que deja un poco tristón.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me encanta ese regreso al pasado para dar más fuerza a la despedida y el enfoque de familia unida y padre orgulloso de sus hijos.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura.
      Al fin y al cabo, ¿qué padre no se siente orgulloso de sus hijos, aunque no siempre lo demuestre?
      Un beso

      Eliminar
  8. Una historia preciosas. Te deseo una feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias.
      Feliz semana para ti también.
      Un saludo

      Eliminar
  9. Difícil situación la de Shimurt que debe mantener la entereza ante sus hijos ocultando su dolor y proteger a su vez a su esposa ocultandole la verdad. Nadie dijo que ser padre fuera fácil. Una historia muy fraternal y entrañable, aunque me ha dejado un pco tristona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creeme, en eso te doy la razón. Ser padre no es nada fácil. No existe ningún manual que te enseñe cómo obrar correctamente con tus hijos.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Buena historia, bien escrita y correctamente narrada. Te seguimos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que os haya gustado.
      Muchas gracias por vuetro comentario y por seguirme.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Ay... pobre hombre. Cuanto sufrimiento interno.
    Me ha encantado lo del valle de las tres D y los nombres de los rios.

    Un besote!!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que es fácil lo de los nombres. Me llevo varios meses elaborar un listado con cientos de ellos inéditos.
      Un beso

      Eliminar
  12. Realmente bonito. Me ha encantado. Escribes realmente bien. La fuerza, la serenidad y la aceptación de que esa noche será la última que vea a sus hijos... Realmente desgarrador. Lo siento pero no he podido evitar que alguna lagrimilla haya caído. Muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Cristina.
      Me alegra mucho verte por aquí y saber que te ha gustado lo que has leido.
      Un beso

      Eliminar
  13. Buenas tardes Miguel.

    Veo que te has animado en el mundo de la literatura. He leído esta entrada y me parece fascinante, además, coincide con que la semana pasada tuve una bronca monumental con mi padre (y no por mí, sino por él que vino detrás mía para buscarme la boca hasta que exploté... A lágrimas vivas). Me ha fascinado la trama, aunque he de reconocer que también es muy triste, el adiós a cualquier ser querido no es fácil, pero a veces, es la mejor opción para que las cosas vayan a mejor. Enhorabuena por el escrito. Y nada, decirte que aquí tienes a una lectora para lo que necesites.

    Antes de marcharme, si me lo permites, me encantaría compartir contigo mi blog de literatura optimista "Positiva Dimensión" y de "Tomb Raider Spain", quizás te aporten cosas constructivas; puedes acceder a ellas haciendo clic en mi nombre de usuaria, pero aquí te dejo la dirección por si las moscas:
    www.positivadimension.com
    www.tombraiderspain.com

    Un cordial saludo desde el Sur de España, y muchísima suerte en todo lo que hagas. Recuerdo que hay objetivos imposibles, sino mentes perezosas. Espero que pronto nos deslumbres con una nueva entrada.

    Fdo: M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Melodie.
      Es un placer tenerte por aquí y no sabes lo que me agrada saber que te ha gustado lo que has leido. Espero que el enfado con tu padre no durara mucho y todo haya vuelto a la normalidad.
      Ya me he pasado por tus blogs y por supuesto los sigo para estar al día de las entradas que vayas publicando.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. jooooooo, me has dejado chafada del todo!! :(
    Pero eso no quiere decir que no me haya encantado :)

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, acepto lo de chafada si el resultado final es que te ha gustado el relato ;)
      Gracias, Alexia.
      Un beso

      Eliminar
  15. esa foto de las pisadas en la nieve es una pasada. muy buena historia y muy bien escrita
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Juan. La foto es impresionante, como todo lo que hace nuestro fotógrafo. Te dejo el enlace de su blog para que puedas echar un vistazo a las maravillas que retrata con su cámara.
      Un abrazo y gracias por tu comentario

      http://elblogdenerioazul.blogspot.com.es/

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. ¿Eso es que te ha gustado, no? :)
      Gracias, Joanna
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Pobre hombre. No me gustaría estar en su lugar. Indescriptible lo que debió sentir en el momento de la despedida.
    Me ha gustado mucho.

    Un abrazo y sigue así

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Cruz.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Intentaré seguir así.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Miguel es una entrada preciosa.Siempre es agradable leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Magali.
      Reconforta mucho leer este tipo de comentarios.
      Un beso

      Eliminar
  19. Con muy pocas palabras has conseguido que me meta de lleno en la piel de ese padre sufriendo por sus hijos en silencio y en el entorno nevado que rodea su cabaña. Muy buena historia :]
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  20. Muy buena entrada sr escritor. he disfrutado mucho leyendola
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén.
      Siempre es un placer tenerte por aquí comentando mis relatos.
      Un saludo

      Eliminar
  21. No está mal pero hecho de menos uno de esos de sangre y vísceras que me gustan a mi.
    Saludossssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me lo imagino, Nacho.
      No te pierdas el de la semana que viene. Te gustrá ;)
      Un saludo

      Eliminar
  22. Hola, Miguel, veo que sigues con tu fascinante historia.Tu forma de narrar es amena.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fanny.
      Sí, por aquí seguimos. Que no sea por falta de ganas.
      Un saludo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  23. Que tal Miguel???
    Una historia muy bonita. Felicidades, escribes muy bien
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Valeria.
      Me alegra que te guste mi forma de escribir.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. ¡¡Que historia mas bonita!! Para mi gusto este es uno de los mejores relatos que has escrito. Es flipante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Narciso.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  25. Vaya Miki, es muy triste y realista, pues las despedidas de padres e hijos hoy en día también se dan (por ejemplo cuando los hijos se van a trabjar al extranjero y no vuelven en varios años). Hay cosas que son atemporales y lo que me gusta de tus relatos es que, aunque me los imagino en un tiempo remoto, las situaciones que narras podrían asemejarse a historias que nos pueden pasar a nosotros mismos en la actualidad. Enhorabuenaaa!
    Por cierto como has visto, ningún problema me da ya para subir comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Sira.
      Cuando escribo un relato, por lo general, lo hago pensando en hechos, circunstancias o acontecimientos reales para después acoplarlos a mi mundo fantástico. De esta manera a la mayor parte de los relatos se le puede sacar un pensamiento positivo.
      Un beso

      Eliminar
  26. Buen relato. Estoy deseando leer el siguiente
    Saludos!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Scooby.
      En pocas horas tienes el próximo a tu disposición.
      Un saludo

      Eliminar
  27. Hola!!
    Lei este relato cuando lo subiste el domingo pasado y me gusto. Con esta reseña creo que tocas un tema muy sensible que hace pararse a pensar en lo absurdo de muchas discusiones enyre padres e hijos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana.
      Me alegra saber que te ha gustado.
      No sólo las discusiones entre padres e hijos son absurdas. También las que se entablan entre hermanos, amigos, y en general cualquier tipo de disputa, carecen de sentido.
      Un beso

      Eliminar