Viajeros de Mundo Conocido

Este blog pretende poner al seguidor de El Heredero de los Seis Reinos en contacto con los personajes, territorios, historias y tramas que envuelven esta saga de fantasía. Con una periodicidad semanal se subirán relatos y leyendas que tendrán como protagonistas a personajes y hechos que irán apareciendo en las novelas de forma secundaria. Sin duda, el blog Historias de los Seis Reinos será siempre un punto de referencia al que acudir.

lunes, 3 de junio de 2013

Relato nº 16 Una engañosa realidad


Era noche cerrada cuando Dúrjen entró en su morada encontrando la calma y el silencio que tanto había añorado durante el día. El fuego ardía débil en la chimenea propiciando un cálido ambiente en la estancia, que contrastaba con el intenso frío del exterior. Su mujer dormía plácidamente tapada hasta la cintura con una manta hecha de piel de oso. En sus mejillas se reflejaban los colores de las llamas y una sonrisa de tranquilidad iluminaba su hermoso rostro. Dúrjen llevaba dos días fuera de su hogar cazando lobos al frente de un grupo de guerreros de su clan. Desde que fue nombrado caudillo de los Hásphid no perdía ocasión de dirigir a los suyos en cuantas expediciones y cacerías se organizaban. Consideraba que era su deber y su responsabilidad marchar siempre el primero dando ejemplo de valor y demostrando que era él quien dirigía los designios de su pueblo.
Sin hacer apenas ruido dejó las armas sobre la mesa de la sala y se quitó los ropajes que cubrían su cuerpo. Luego se tumbó al lado de su mujer y la abrazó arrimándose a su espalda buscando la calidez de su cuerpo. Dúrjen puso una mano alrededor de uno de los pechos de su esposa y cerró los ojos reconfortado por la tranquilidad que todo lo envolvía.



Un fuerte golpe lo hizo despertar. Sobresaltado, se incorporó y vio que la puerta de la casa estaba abierta. Se levantó de la cama y cogió una de sus espadas para dirigirse desnudo al exterior. Había empezado a nevar y la ventisca azotaba el poblado, pero por extraño que pudiera parecer, Dúrjen no sentía frío. El jefe del clan Hásphid pisaba descalzo una fina capa de nieve, mientras varios copos cubrían su largo cabello. La temperatura era gélida, aunque él no sentía temblor alguno en los músculos de su cuerpo. En la cabaña de enfrente, a través de una ventana, pudo vislumbrar a duras penas la silueta de una mujer que parecía estar fornicando con su pareja. Dúrjen se aproximó para ver de cerca aquella escena y no pudo evitar dar un grito de estupor al comprobar que aquella hembra estaba de pie apoyada sobre la repisa y quien la penetraba por detrás era un enorme lobo de pelaje gris, que se mantenía erguido sobre las dos patas traseras. El animal miró fijamente a Dúrjen con dos penetrantes ojos rojos como la sangre y soltó a la mujer para dirigirse con velocidad hacia la puerta. 
El caudillo de los Hásphid corrió lo más rápido que le permitían sus piernas hacia su casa. Una vez dentro, cerró la puerta y percibió un nauseabundo olor a pelo quemado. Con horror observó que dos brasas de leña habían resbalado de la chimenea prendiendo la alfombra de piel de oso blanco que cubría parte del suelo. Las llamas se avivaron con celeridad y formaron una cortina de fuego que impedía a Dúrjen llegar hasta su esposa, que permanecía inmóvil en la cama a pesar de los gritos desesperados de su marido. Pegado a una de las paredes y cubriéndose la cara con un paño mojado pudo atravesar aquel manto de llamas y acercarse hasta el lecho dónde se encontraba su mujer. Tiró de ella con fuerza y la cogió en brazos dirigiéndose hacia una ventana situada en la parte trasera de la cabaña. Dejó el cuerpo inerte sobre el suelo para abrir aquel portillo y cuando fue a cogerla de nuevo quedó petrificado al ver el rostro de aquella figura que había recobrado el sentido y comenzaba a levantarse. Sus ojos eran oscuros y profundos, sin vida. Su frente protuberante dejaba asomar las arrugas de alguien que ha vivido mil años. En su boca no había labios y sí unos dientes puntiagudos que sobresalían por debajo de una nariz grande y rugosa. Aquel ser monstruoso se puso en pie y alargó unos brazos esqueléticos para intentar agarrar el cuello del aterrado guerrero. Dúrjen reaccionó a tiempo de empujar a aquel ser espeluznante y lanzarlo contra el fuego que consumía ya más de la mitad de la casa. Luego saltó a través del ventanal y cayó sobre la nieve. 


Un gruñido justo encima de él le hizo levantar la mirada para comprobar que tenía delante al lobo de pelaje gris al que había visto fornicando momentos antes. Dúrjen gateó lentamente hacia atrás sin perder de vista los ojos rojos de aquella bestia que avanzaba despacio mostrando sus desgarradores colmillos. Finalmente, su cuerpo desnudo chocó contra la pared de su casa quedando desprotegido y sin posibilidad de huir.
El animal tenía la boca entreabierta y permanecía quieto esperando el momento de saltar sobre aquel humano indefenso. El rojo de sus ojos se hizo más intenso reflejando la rabia contenida. De repente, con un fuerte impulso de sus patas traseras, se abalanzó sobre Dúrjen clavando los colmillos en su cabeza.
El hombre gritó presa del pánico. El dolor era insoportable. Sentía cómo aquellos dientes resquebrajaban lentamente su cráneo. Justo cuando estaba a punto de perder el conocimiento escuchó la voz de su esposa:
- ¡Dúrjen! ¡Dúrjen! Despierta, esposo mío, has tenido una pesadilla-.
El jefe del clan Hásphid se incorporó sudoroso con las manos puestas en su rostro. Miró a su alrededor para asegurarse de que todo estaba en su lugar. Observó el hermoso rostro de su esposa y sin decir nada, con una sonrisa dibujada en su cara, la abrazó y volvió a tumbarse quedándose dormido al instante.
Fuera, en el exterior, la nieve había comenzado a caer y la ventisca azotaba todo el poblado. En la cabaña de enfrente, a través de  una ventana iluminada, se podía ver la silueta de un lobo acercándose a una mujer…

56 comentarios:

  1. Gosh! Pensé que Dúrjen iba a pasar a las historia!
    Genial, aún tengo el corazón latiendo a prisa :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagina como tendría el corazón el propio Dúrjen cuando se despertara ;)
      Gracias, Piix. Como siempre, es un placer tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Debo decir que me habeis engañado del todo, mi buen escribiente.
    Confieso que llgué a creer que ese lobo se iba a zampar al guerrero desnudo.
    Me ha gustado mucho
    Saludos templarios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sólo puedo añadir que esa era mi intención y que me alegra haberlo conseguido.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Uff yo también he pensado lo mismo, me alegro de que fuese un sueño.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte por aquí, Alicia.
      Seguimos en contacto.
      Un beso

      Eliminar
  4. eso es una pesadilla y o demas es mentira :)
    Genial!!!!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nacho.
      Sí, la verdad es que mejor no tener pesadillas de ese estilo.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Una vez más me dejas gratamente sorprendida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Escritor en paro3 de junio de 2013, 9:56

    Has sabido esconder la realidad del relato hasta el final llevando al lector a pensar que lo que leía ocurría de verdad. Es un recurso que no todos los escritores son capaces de dominar y, en tu caso, parece que te defiendes bien. Además, ese toque final en el cual das un giro a todo el escrito dejando abierta la posibilidad de que realemente no sea un sueño, es muy bueno.
    Sigo por aquí aunque no me deje ver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día de estos tendrás que decirme tu nombre para al menos dirigirme a ti de alguna manera ;)
      Gracias por tu comentario. Es un placer tenerte por aquí, aunque no te dejes ver.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias, Maribel. Me alegra que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  8. Vaya, esta vez no tengo comentarios sarcásticos ni suposiciones que hacer. No tengo ni idea de qué puede ser ese lobo, sólo se me ocurre que sea una especie de hombre-lobo, ni tampoco sé qué relación guardan el lobo con el bixo que se lleva los años de vida de la gente, porque, está claro que hay una relación... No puede ser coincidencia.
    Un beso! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejémoslo en un sueño, Sonia, un simple y horrendo sueño ;)
      Un beso

      Eliminar
  9. habia oido hablar de esta pagina pero no habia entrado hasta hoy. me e quedado flipado con las historias que he leido. ya tienes un seguidor mas.
    salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho de tenerte por aquí, Francisco, y me alegro de verdad que te haya gustado lo que has leido.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Por fin estoy por aquí. Llevaba tiempo queriendo abrirme un perfil de seguidora y ya lo tengo, aunque ya sabes que lo soy desde el principio. Llevo el heredero de los seis reinos en la sangre :)
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya era hora, Elena!
      Ahora ya puedo seguir escribiendo tranquilo ;)
      Un besazo

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Me gusta esa palabra para calificar el relato ;)
      Un saludo

      Eliminar
  12. Muy bueno.
    Si el ritmo de las novelas es igual al de los relatos te aseguro un gran éxito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso que no te quepa duda, Carlos. El ritmo de las novelas será vertiginoso. Apenas habrá tiempo para relajarse.
      Gracias por tus palabras.
      Un saludo

      Eliminar
  13. Como siempre me ha encantado y me ha enganchado ;) Muy bueno el final dejando abierta la posibilidad de que realmente suceda lo que ha visto en sueños... ¿Qué pasará?... Pronto lo descubriremos ;) 1 beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tenerte por aquí, Sonia.
      Bueno, ese final deja al lector la posibilidad de decidir si quiere que todo quede en una pesadilla o quiere que ésta se convierta en realidad ;)
      Un beso

      Eliminar
  14. Me temo Sunny que esa pregunta de ¿qué pasará? es la quenos hacemos todos y la que Miguel no nos responderá hasta que tengamos el libro en nuestras manos, y ni así las tengo todas conmigo.

    No sé por que me imaginé desde el principio que era un sueño, pero aun así es un relato formidable.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, vaya, así que te lo imaginaste, ¿eh?. Tendré que inventar algo más retorcido para pillarte la próxima vez.
      Un beso

      Eliminar
  15. pero seguro que es un sueño? porque ese lobito entrando al final en casa de la chica me deja desconcertado
    Una historia genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dejo a tu elección, Scooby.
      Gracias por tus palabras.
      Un saludo

      Eliminar
  16. jijiji, que bueno. No me lo imaginaba. Es fantastico.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras, Melisa. Me alegra que te haya gustado.
      Un beso

      Eliminar
  17. Cada vez más sorprendida por tu forma de escribir. Eres todo un descubrimiento. Lástima que haya que esperar todavía unos meses para poder tener tus libros. Sigue así.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes como me alegra oirte, bueno, leerte, que estás sorprendida por mi forma de escribir.
      Me temo que tienes razón en lo de los libros. El primero estará terminado en pocos meses, a ver si hay suerte y puede estar publicado para fin de año.
      Un saludo

      Eliminar
  18. Me has dejado sin palabras y sin aliento. Vaya final mas alucinante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado, Mari Cruz.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Una vez más lo has logrado. Dejarnos con la intriga y gratamente sorprendidos. Genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la idea, Sira ;)
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  20. Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado.
      Un placer tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  21. pues menos mal que era un sueño xq si no vaya panorama se le presentaba al pobre Durjen.
    Un flipe de relato!!!!!

    ResponderEliminar
  22. los relatos que llevas publicados hasta ahora estan relacionados?
    tienen algo en comun con los libros que estas escribiendo?
    enhorabona per aquest impressionant blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Roger.
      Bienvenido a los Seis Reinos.

      Los dieciséis relatos que llevo publicados son independientes, es decir, puedes leerlos en el orden que quieras que no tienen nada que ver los unos con los otros. Por supuesto tienen mucho en común con los libros. En algunos casos son historias sobre personajes que aparecerán en las novelas de forma secundaria y en otros se limitan a situarte en los diferentes territorios y familiarizarte así con sus paisajes, su fauna, sus lugares más interesantes, etc...
      Gracias por tus palabras.
      Un saludo

      Eliminar
  23. Dios que miedito he pasado. Ayer soñé con zombies y me pareció horrible y sin embargo fue un sueño dulce al lado de esta pesadilla :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si un sueño de zombies es preferible a éste, ya te tiene que haber impactado ;)
      Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  24. Muchas gracias por venir a mi blog y quedarte por allí, escribes genial. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tamara!!
      Un placer tenerte por aquí. Me alegra que te guste como escribo. Me iré pasando por tu blog para leer las entradas que vayas publicando.
      Un beso

      Eliminar
  25. Miguel, es magnífico!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Débora.
      Me alegra mucho que te haya gistado.

      Eliminar
  26. menos mal que era una pesadilla.. o esperemos que no fuera una premonición...
    me ha gustado mucho!! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Anyi.
      Me alegra que te haya gustado.
      Es un placer tenerte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  27. no me esperaba que fuera un sueño, muy bien escrito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan.
      Esa era la idea; sorprenderos con el final.
      Un saludo

      Eliminar